INÚTILES LAMENTOS EN MORENA

Luis Ignacio Palacios 01/11/2016 Comentarios

Desde la llegada de Miguel Ángel Navarro al seno del nuevo partido Morena, que en lo local aglutinó a personajes de toda ralea; entre otros, sectarios e intransigentes, en la mejor versión de la rijosidad y radicalismo de las tribus del PRD, hubo mucha condena, mucho ruido y oposición a su presencia como el hombre providencial que al conjuro de su nombre, como defensor de la soberanía nacional, la medianía y ambiciones unipersonales de los que se sienten dueños de este partido, -dicen ser sus fundadores- pasaron a segundo plano.

En efecto, hasta el momento, en Juan Pueblo, nadie osa poner en tela de duda la legitimidad de las propuestas de Miguel Ángel en pos de un proyecto ciudadano, fuera de colores egoístas que caracterizan a los partidos políticos tradicionales y los de nuevo cuño; salvo los fundadores iniciales de Morena, que vista su trayectoria, poco o nada significativo ha representado el ser iniciadores en la entidad de esta opción partidaria.

Para ser un líder, un buen candidato, no basta haber salido del Prd o Pri o de dónde usted quiera o guste y se apersonen como los únicos que tienen legitimidad de origen para ser los abanderados de Morena en los próximos comicios; para ser un buen candidato se requieren varios importantes y trascendentales atributos, que muchos de ellos no tienen, y que el galeno está acreditando, muy a su estilo que si los tiene, que no les impone y que demuestra que la política que propone, es una disciplina que requiere paciencia, talento, y eficaz convencimiento.

La aspiración más alta para cualquier pueblo, es poder contar con un candidato político ideal  que promueva un gobierno solidario, progresista e incluyente, el librito de marketing dice que “detrás de los grandes candidatos, hay grandes equipos».

Morena, al proponer a Navarro Quintero cuenta ya con un líder con experiencia, creíble, honesto y confiable, y ahora que está tratando de rodearse de un equipo de personas unidas, trabajadoras, que con esfuerzo y dedicación están logrando que miles de personas simpaticen y se adhieran al proyecto de los morenos; con Miguel Ángel se vislumbra que en Nayarit si se puede lograr cambios y logros contundentes cuando se trabaja con honestidad, humildad y transparencia.

Solo que oh..! esto no lo aceptan ni lo visualizan, la gente sectaria de los morenos que hoy se oponen a lo que desarrolla este nuevo liderazgo que rompe con los esquemas tradicionales, en formas, actitudes y métodos para lograr adhesiones en amplios sectores de nuestro imaginario electoral.

CONSTRUIR EL ESPECTÁCULO POLÍTICO

Hoy, en Nayarit con MANQ se vislumbra un candidato político ideal, construye un equipo de trabajo con el que aspiran a ocupar cargos públicos de elección popular; su bagaje es que ya cuentan con el liderazgo y las virtudes que reclaman grandes estratos de nuestra población.

Para el Nayarit de los comicios del 2017, el pueblo busca un candidato político ideal; debe ser honesto, tener compromisos con la verdad, ser sensible a la justicia y que su bandera sea, promover un gobierno incluyente. Miguel Ángel está demostrando que puede ser conciliador, respetuoso, amable, sincero, tiene un enorme sentido de justicia y de control emocional.

Tiene el pugueño confianza en sí mismo, una excelente comunicación afectiva, opiniones unificadas, y una oceánica facilidad para acercarse a los ciudadanos, sobre todo con aquellos que son el enorme conglomerado que menos tienen y que han sido pasto de políticos falaces.

El escenario de fin de año no pinta del todo bien para el bloque del poder, la división de entre los auto denominados “priístas históricos” y la organización paralela que supuestamente dirige el profesor Carlos Ríos, es más que evidente, a muchos militantes no les pareció nada bien, la secreta reunión que el gobernador Roberto Sandoval y los legisladores federales tuvieron en el CEN con Ricardo Ochoa Reza.

El escenario no le será muelle a Manuel Cota, cuando llegue –si no sucede un imprevisto- con la candidatura bajo el brazo.

Y en la esperanzadora alianza que espera la familia Echevarría García para entronizar a su cachorro, se ve un camino con altos grados de dificultad, el Pan que representa Polo Domínguez, se ha trocado en la más intransigente facción perrediana; condiciones que nadie osa definir cómo se presentarán a la hora de las designaciones a las candidaturas electorales.

Miguel Ángel no tiene que rendirle cuentas a nadie, no tiene compromisos espúreos con el pasado reciente; el mesías tropical es uno de sus adeptos, al grado tal, que cuando se refiere al doctor, siempre parte de la expresión de que “es un hombre bueno, es un hombre justo…, al que le han robado sus triunfos electorales anteriores…”

En la política electoral congruente, al final, siempre se encuentran caminos para llegar, con la voluntad de los votantes, que será la respuesta estridente en el rostro de los novatos, necios e imperitos..

Contacto.-cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido