MIGUEL ÁNGEL: RENOVACIÓN DE LA POLÍTICA

Luis Ignacio Palacios 16/10/2016 Comentarios

El tejido social está enervado; las condiciones jurídico políticas están precarias; por doquier se aprecia una disminución de los valores tradicionales de la política, que, antes se admitía que era la más elaborada de los quehaceres humanos; hoy, según Latino barómetro, en sus registros del 2015, solo el 19% de nuestra población encuentra satisfacción con nuestro sistema, del cual debemos decirlo no es una democracia en plenitud.

En cuanto a la aprobación de sus gobiernos, los mexicanos andamos en un 35%; la gente quiere aprobar la democracia política; sin embargo solo el 17% se siente realmente representado en el congreso federal con los actuales legisladores que lo integran. Respecto de nuestro procesos electorales, solo el 26% estima que son limpios y no fraudulentos, porcentaje que es el más bajo de américa latina.

Si en México su población estima que la distribución de la riqueza solo el 17% dice que es justa su estado actual, mal andamos en todos los rubros de la sociedad, de ahí se explica el por qué el mensaje sereno y no contestatario de Miguel Ángel Navarro Quintero, esté permeando en los estratos más numerosos de nuestra sociedad.

El doctor le apuesta al nacimiento de los sentimientos más íntimos de la población, su mensaje es mesurado y no excitativo a las venganzas políticas; muy lejos está su lenguaje del que tienen los gobernadores electos de Veracrúz, de  Quintana Roo; porque ha dicho que, pese a todo, debemos conservar la gobernabilidad no solo en el proceso electoral que se avecina, sino que esta debe ser la responsabilidad primera del próximo gobierno al cual aspira encabezar.

El concepto “gobernabilidad” lo entiende y lo maneja Miguel Ángel no solo como la aquiescencia de la población a todo acto de gobierno; sino al ambiente de adhesiones y sentido de pertenencia que los ciudadanos tienen con su gobernante; es en esta vertiente por donde construye su patrimonio político Navarro Quintero.

La frase que nos ha dicho: “yo no creo en el ajuste de cuentas, pero sí en el rendimiento puntual de las cuentas del gobernante que se va..” es decir, se debe aplicar la ley sin favor, sin distingos, sin discriminación; lo que nos indica una madurez política alcanzada de años de experiencia en el servicio público, en el adentrarse en la filosofía política de nuestro sistema, para considerar con mesura que si se puede transformar el actual estado de cosas que tiene la entidad.

Y se puede transformar con la enorme capacidad política que tiene nuestro pueblo, al que Miguel Ángel está convocando para que tenga memoria histórica y recuerde que el momento es, definitorio para lograr civilizadamente una nueva etapa de Nayarit, dónde sus instituciones limpien el panorama y estén al servicio de los intereses más sentidos de la población.

EL IDEARIO

El conjunto de ideas que Navarro Quintero ha venido desliando en las reuniones de su periplo por todas las comunidades de la entidad, apelan a los sentimientos más sentidos de la gente; el escriba constata que el mensaje sencillo, emotivo, llega a sus escuchas, penetra en la sique del ciudadano, hemos constatado que la gente en ocasiones llora al escuchar el mensaje esperanzador y optimista del galeno, pero sobre bases reales, entendibles, no le apuesta a la demagogia barata de la oposición sistemática sin la propuesta de ideas que pueden ser factibles.

Ha dicho: “con sensibilidad, humildad, pero mucha fortaleza y la firmeza necesaria para poder sacar adelante las propuestas nacionales y estatales para el beneficio de todos”.

Navarro Quintero a referirse a la situación que prevalece en la mayoría de los municipios, indicó que a pesar de la gran riqueza natural y su valiosa gente “veo en los nayaritas rostros que reflejan insatisfacción, desesperanza, hartazgo, desilusión, gente que ha perdido su sonrisa y solo se le ve una mueca por la falta de oportunidades, pero lo más preocupante es que parte de este estado anímico, es provocado por quienes los humillan, los explotan, los engañan y pisotean sus derechos”

Esto, es simple justicialismo; es, la construcción con los valores primarios del quehacer político, en dónde esta disciplina reclama que vuelva a ser la más elaborada de las profesiones de nuestra sociedad. Hoy, dice Miguel Ángel, nadie debe tener la sensación colectiva de horfandad, por que hoy se debe exigir el cumplimiento de derechos y la igualdad social, porque la injusticia social no debe estar presente en la construcción de una democracia política.

Porque la democracia política implica la vigencia de un Estado democrático de derecho, y para lograrlo, nos dice el abanderado de “Juntos por Nayarit” y representante de Morena, se debe tener una buena política, que ayude a la transformación de nuestros conciudadanos, la pieza fundamental son los jóvenes, quienes no deben tomar posturas radicales ni dejarse utilizar por los políticos, que sólo ven por su beneficio.

Éstos deben ser guiados por los buenos políticos, cuyas ideas, a la postre, cambiarán el rumbo de los pueblos, pues tienen el compromiso de marcar la pauta para impedir que la política sea un coto cerrado; todo lo contrario, la política debe servir para mejorar la sociedad en su conjunto.

Contacto.-cronicaslip@gmail.com

 

 

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido