HUAJIMIC, UN EMBROLLO JUDICIAL

Luis Ignacio Palacios 28/09/2016 Comentarios

La ocupación tradicional de los territorios de los pueblos indígenas, es, en sí misma, fuente de derechos; por ende, toda reivindicación de derechos sobre la tierra debe demostrar la ocupación tradicional; en el caso de los títulos de los bienes comunales de la comunidad de San Sebastián, del colindante territorio de Jalisco, con el poblado de Huajimic, no se da esta ocupación; y además la legitimidad de un título virreinal, queda en entre dicho por dos hechos jurídico políticos contundentes.

El acta de independencia del naciente Estado Mexicano en 1821; y la Constitución de 1917; se ha hecho algo de jurisprudencia al respecto, sin embargo en el caso de esta comunidad, existen varios factores que ponen en tela de duda la legitimidad del resolutivo del Tribunal Agrario que les otorga la posesión.

Hoy, el escenario está a un tris de explotar, los ganaderos están decididos a no quitar su plantón y los huicholes a hacer valer el resolutivo agrario; y para acabarla, el gobierno del Estado de Jalisco envió un helicóptero con alimentos para los huicholes que están ahí; azuzados por quién sabe quiénes, que los han armado a un grupo pequeño con armas que cuestan decenas de miles de pesos.

Nadie osa decirlo, pero ahí en la zona del conflicto, en la hondonadas y cañadas de la sierra, se cultiva la amapola y no precisamente por la flor, sino por la bellota que proporciona la goma de opio, la base se extrae realizando incisiones superficiales en las cabezas, todavía verdes, de la adormidera unos días después de caerse los pétalos de las flores.

Los cortes exudan un látex blanco y lechoso, que al secarse se convierte en una resina pegajosa marrón. Esta resina se raspa de las cabezas obteniéndose así el opio en bruto. Al dejar secar este durante más tiempo, se convierte en una piedra más oscura y cristalina a la vez que pierde agua y se concentran los alcaloides.

Ante la demanda desde hace un par de años que se ha incrementado de heroína, los cárteles mexicanos han incrementado su producción para satisfacer el enorme mercado de narco adicto gringos; heroína, cocaína, son las vitaminas que reclaman del cultivo mexicano; en América, solo nuestro país y Colombia son los productores de la goma; así que, hay que ver un poco más allá de un justi reclamo de una comunidad indígena, ahora apoyada por izquierdistas y periodistas contestatarios.

UN NUDO GORDIANO

Los ganaderos afirman que no van a levantar su plantón; y el gobierno de los jalisquillos ha anunciado la construcción de “paradores turísticos” en la zona que quieren recuperar, toda vez que ahí nunca han tenido asentamiento alguno los huicholes de la comunidad de San Sebastián; de parte del gobierno de Nayarit, se está proponiendo la instalación de una mesa de negociación de primer nivel, en donde participe el gobierno federal, para indemnizar debidamente a los ganaderos de Huajimic.

Ignoramos los motivos del alejamiento que existe entre los dos gobernadores, que coloquialmente se llamaban “mi hermano”; ahora es el tiempo de acreditar su visión de estadistas y ya que regrese de su gira por Japón, Aristóteles Sandoval debe reunirse con Roberto Sandoval para evitar un estallido de violencia.

Con los movimientos de los profes insurrectos, y otros movimientos, indígenas y de los padres de los estudiantes desaparecidos, en Guerrero y Chiapas, el gobierno federal ha regalado más de 3 mil millones de pesos para contener la violencia, y sin embargo ahí están en sus inacabados apetitos; la indemnización a los ganaderos de Huajimic, son 600 millones de pesos, puesto que se trata de 10,500 hectáreas; empero, aquí no se ha apersonado la secretaría de gobernación para proponer el pago de tierras.

El gobernador de los nayaritas, ya lo dijo en la semana pasada, que mientras esté en el poder ejecutivo nadie será desalojado de sus tierras; sin embargo, ya fue desalojado el rancho de Enriqueta Montoya y la familia quedó al garete; hasta hoy, el escenario es de un pronóstico reservado, si el gobierno de la república entiende que es imperiosa su presencia, debe enviar fuerzas armadas para mantener el orden.

Y desde luego aceptar la petición del gobierno náyaro, que quiere establecer una mesa de diálogo de primer nivel, cosa que los ganaderos lo estuvieron pidiendo desde hace diez años.

Sin embargo, en esta égogla huichola, subyace la (im)procedencia jurídica de algo que se ha denominado “títulos primordiales de los pueblos indígenas”, el despojo fue con la conquista, en 1591 con los decretos de Felipe II; luego, la historia nos enseña la creación de una nación, la mexicana, que en un crisol candente se mezcla el indígena con el mestizo; hoy, este asunto de la comunidad de San Sebastián con los ganaderos de Huajimic, sigue siendo un embrollo jurídico-político..

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido