ES JURÍDICAMENTE CORRECTO

Luis Ignacio Palacios 27/09/2016 Comentarios

Independientemente de mensurar los argumentos que sustentaron el fallo, la SCJN determinó que la reforma transitoria a la carta local es válida; es decir, que los próximos integrantes de cabildos, diputados y gobernador, serán de cuatro años, tal cual fue sustentado por la iniciativa del diputado Javier Mercado de Acción Nacional, que en la actual legislatura, se ha caracterizado por adelantarse a los hechos políticos y legislativos.

Ignorando el escriba los argumentos que Morena esgrimió en contra de la reforma, vale reflexionar cuál es el bien jurídico que buscaba proteger, si para todos es adecuado que se emparejen las elecciones locales con las federales, dado el gasto que trae consigo y la monserga para la gente que ve los sufragios como un mal necesario de nuestra sociedad.

Los procesos electorales han evolucionado en esta endeble democracia mexicana, su costo es altísimo, nuestro país tiene un eficiente sistema electoral, con el añadido que resulta oneroso en grado extremo, y el motivo recurrente de emparejar las fechas de las elecciones locales a la federal es, precisamente ese, que el Estado no gaste cada año millonarias cifras para renovar nuestras autoridades.

Ahora, con el resolutivo de la SCJN debe valorarse la atingencia del proyecto que hizo suyo el gobernador Roberto Sandoval, se trata de una acción legislativa que le dará a la población menos problemas en las elecciones que tendremos a partir del año próximo.

A través de estas reformas electorales, en México se logró la alternancia en el ejercicio del poder público y el Congreso de la Unión se convirtió en el centro de la representación nacional, donde convergen las diferentes corrientes políticas. En síntesis, se logró pasar de un sistema de partido hegemónico a un multipartidismo.

Sin embargo, con los procesos electorales federal y estatales que se realizaron desde el 2006, se evidenciaron las limitaciones de la actual ley electoral, como consecuencia, los actores políticos y sociales del país han incorporado dentro de la agenda de la reforma del Estado, lo concerniente a la reforma electoral.

Un aspecto importante que incluyó la reciente reforma electoral aprobada por el Congreso de la Unión y la mayoría de los Congresos de los Estados está relacionado con la homologación del calendario electoral de las Entidades Federativas.

ELECCIONES CONCURRENTES

Todas las expresiones políticas están de acuerdo, no solo en Nayarit, conforme a las reformas constitucionales de febrero del 2014 adaptó su carta local para homologar su calendario electoral; existen entidades cuya jornada electoral coincide con el día y el mes aunque no con el año de los comicios federales, es decir, son jornadas electorales que se celebran el primer domingo de julio de un año diferente a la celebración de las elecciones federales.

Las entidades federativas que caen en este supuesto son las siguientes: Chihuahua; Durango; Estado de México; Nayarit y Zacatecas para la elección de Gobernador, Diputados Locales y Ayuntamientos.

Un rasgo distintivo del Federalismo Electoral Mexicano está relacionado con el calendario electoral. Sobre este aspecto Jaqueline Peschard puntualiza:

“Con respecto a los calendarios electorales, la facultad soberana de los Congresos en los Estados para fijarlos libremente ha hecho que cada año se realicen en el país al menos siete contiendas políticas en diferentes fechas. Esto no solamente implica mayor erogación de recursos sino someter a los electores a constantes llamados a las urnas, lo que desgasta la capacidad de convocatoria de los partidos y las líneas de comunicación entre ellos y los ciudadanos…”.

La dispersión del calendario electoral en las entidades federativas también impacta negativamente la relación entre el Poder Legislativo y el Ejecutivo, haciéndolas más complejas, e incluso, pudiendo generar un clima de tensión que impide la negociación y los acuerdos parlamentarios.

Con Roberto Sandoval se ha logrado mantener un gobierno consolidado, de esta manera, en el legislativo se negocia exitosamente con las fracciones parlamentarias y no se ha llegado al extremo de oponer demandas de contradicciones constitucionales; empero, para los partidos políticos nacionales la frecuencia con que se organizan elecciones afecta a los trabajos de negociación entre éstos, que son indispensables para la aprobación de reformas estratégicas pendientes, esto es, los cálculos electorales se convierten en un factor condicionante de la posición que cada partido adopta.

Sin duda al homologar los calendarios electorales de las entidades federativas puede ser un instrumento para distender la relación entre el Legislativo y el Ejecutivo, y se genera un ambiente más propicio para alcanzar acuerdos entre ambos poderes, aprobar reformas y consolidar las políticas públicas del país.

Nayarit y su gobierno, ya hizo la parte que le corresponde.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido