5 BUCÓLICOS AÑOS DE ROBERTO

Luis Ignacio Palacios 21/09/2016 Comentarios

Se empeñó en adentrarse en el personaje que le crearon; la ciencia experimental del marketing político redefinió los perfiles de un joven citadino de clase media; que se inicia en la política partidaria como auxiliar del malogrado senador de la república Marco Antonio Fernández; su inteligencia natural le permitió avisorar que en su persona había material para generar eso que hoy llaman “empatía” en la gleba.

Solo quería ser regidor, ésa fue su primera intención al incursionar en la política, con dirigentes del Pri ciegos y torpes para avizorar su futuro, creó su incipiente grupo de apoyo y asumió los retos de irse de candidato a diputado en un distrito que tradicionalmente lo ganaba la oposición al tricolor; desde entonces se perfiló su más ambicioso proyecto, ser gobernador de Nayarit, apoyado por factores reales de poder.

En poco más de diez años, ha transformado su existencia, y, en parte su paso por la presidencia de Tepic y ahora como gobernante, concomitantemente ha transformado parte de nuestro entorno, vías de comunicación e importante obra pública urbana.

Tiene un singular código de comunicación, obedece al pie de la letra, algunas de las reglas del poder, que tanto se publicitaron en el libro de Robert Greene, de entre otras, es el uso de su presencia y ausencia como titular del poder ejecutivo; la revista “Campañas y Elecciones” lo llamó “El Guerrero Electoral de Nayarit”, a quienes les narró su historia.

Beatriz Paredes, al triunfo de su campaña para presidente municipal, me dijo a media noche del día de las elecciones que, “este muchacho es un fenómeno de eficacia electoral, vas a ver, cómo tiene que crecer..” aunque dos años después con el acoso del entonces gobernante le puso todas las piedras en su camino que pudo, la dirigente nacional no lo apoyó.

Llegando Humberto Moreira al CEN del Pri, con la operación de Enrique Peña Nieto, Roberto Sandoval, logró la candidatura; y fue el diputado del bloque panista local, Juan Antonio Echeagaray Becerra, que ante el TEPJF echó abajo las inopinadas reformas que el sátrapa gobernador había implementado para dificultar su candidatura.

Al igual que al anterior gobernante, Roberto utilizó al Pri, como membrete, como instrumento electoral, para cobijar sus propias huestes, orientado a la clase más pauperizada de la entidad, supo despertar el sentimiento de adhesiones del elector, al crear en el imaginario colectivo, los atributos de los que carecen los desclasados; en ellos se basó sus victorias electorales.

LA HIBRIDEZ DE LA ADMINISTRACIÓN

El gobernador Sandoval, bajo su particular óptica tuvo el valor de llevar a los puestos públicos de la administración estatal, sobre todo los segundo y tercer nivel a una nueva ¿podemos llamarla “clase administradora”..? que no tenía ni la mínima idea o experiencia de lo que es la administración pública; su modelo de gobierno es, absolutamente centralizado, en los primeros años, nada se movía sin su voluntad o autorización, ni la compra de papelería para oficina.

Y hoy se aprecian las consecuencias de este inopinado proceder; los graves problemas administrativos que se han tenido en dependencias que son vitales para la marcha del gobierno, se debieron a la impericia, la dejadez y el miedo de sus titulares, que no supieron modificar decisiones autoritarias, ni se atrevieron a contradecirlas.

En lo cotidiano Roberto no tiene agenda, no tiene rutina como gobernador, no da audiencias públicas, salvo las que por cientos se le presentan en los pocos actos públicos a los que asiste en la ciudad capital y en las cabeceras municipales; en las giras de trabajo que instrumenta, su numeroso grupo de apoyo, son los responsables de operar a la gente que se entrevista con el gobernante.

Y algo que ha desnaturalizado la figura del gobernante, no asiste a los actos de la liturgia cívica del Estado mexicano; ha preferido hacer cabalgatas en caminos serranos llevando como estandarte la virgen de Guadalupe; que inclusive una de ellas le mereció un atento recado de la secretaría de gobernación. Su religiosidad es manifiesta, su catolicismo obedece al imaginario colectivo de su base social; y sin embargo, no ha dudado en ir a bautizo de evangelistas.

¿Roberto Sandoval, ha sido el gobernante que aglutina los intereses generales de la población..?

Nó, desde luego, le han faltado operadores para tender puentes con la clase política, con empresarios e intelectuales; su gobierno es popular, con tintes populistas; y sin embargo es menester reconocer que ha acreditado las más importantes asignaturas de todo gobernante, el reordenamiento de la enorme deuda pública que irresponsablemente le heredó el sátrapa de la Mololoa, dejando la administración estatal prácticamente en quiebra técnica.

Y el haber pacificado la entidad, desterrado a los grupos delincuenciales que se disputaban las carreteras, los poblados y las avenidas de la ciudad capital; manteniendo la paz y la seguridad pública a un alto costo, con Edgar Veytia al frente, quien como fiscal de hierro, ha cumplido a cabalidad la responsabilidad encomendada; son dos activos que nadie se los quita ni le pueden discutir su eficacia.

Mañana, segunda entrega; luces y sombras del gobierno de Roberto Sandoval y los escenarios posibles de su propia sucesión.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido