UAN, RESISTENCIAS AL CAMBIO

Luis Ignacio Palacios 11/09/2016 Comentarios

En alguna ocasión me dijeron que, el poder de los Narváez en la UAN, que se inicia desde la escuela Preparatoria de Santiago Ixc. representaba más de trescientos docentes y trabajadores; nunca pude o quise constatarlo, el asunto de este dato me salta al saber el sábado temprano, que en esta unidad académica, al perder el comité estudiantil, sus incondicionales han tomado el edificio de este recinto universitario.

Tal lance, es la expresión de los intereses caciquiles que se oponen a los aires de renovación y democratización que han llegado con la rectoría de Jorge Ignacio Peña; helos ahí, en la vieja conseja, alterar el orden, recurrir a la violencia de las formas y cerrarse ante el resultado de un proceso que les ha sido adverso.

Dije en este espacio, que la mayor de las pruebas y la mayor dificultad que tendría el nuevo rector, será, la eutanasia de los sindicatos, de sus intereses espurios que se enclavaron en el patrimonio y cotos de poder en espacios universitarios; este “buen morir” es lo recomendable; hoy con lo que sucede en la preparatoria de Santiago, se confirma que la resistencia de lo peor que ha tenido la UAN va a poner muchas dificultades para erradicarse.

Y para aceptar la remodelación de la universidad, donde campee el orden, la civilidad y el respeto a las decisiones de la comunidad, se requiere altura de miras, generosidad con la comunidad, para que el sentimiento de pertenencia se exprese con generosidad y alejado de las viejas y consabidas prácticas del caciquismo.

Manuel Narváez, hizo un ofrecimiento al entonces candidato Nacho Peña, y sin embargo votó en su contra en la sesión del consejo general; luego, quiso violentar el proceso de elección de director de esa unidad académica, ignorando la legislación universitaria, y ahí está el experimentado Juan Carlos Plascencia como director, un docente que junto con Fernando González, son los creadores del actual modelo de preparatoria que tiene la UAN.

Interrogado por el escriba, el dirigente de la FEUAN Angel Aldrete, me dijo que ellos van a exigir que se respete la legalidad del proceso de elección estudiantil, y que no se violente la vida académica de esta UA. Bien por ellos y por lo que representan.

Por su parte, el director Plascencia, a primera hora del lunes, llevará al jurídico de la UAN junto con un Notario público para dar fe de los hechos, de quienes son los que tomaron el edificio e impiden el acceso a docentes y estudiantes, para deslindar responsabilidades e iniciar el proceso administrativo en su contra.

PADRES DE FAMILIA INCONFORMES

Y por si fuera poco, también tenemos conocimiento que un numeroso grupo de padres de familia de los estudiantes de esta preparatoria, este día lunes a primera hora, estarán en el edificio para exigir sea liberado y no exista grupos de poder que intentan violentar la educación de sus hijos.

Son respuestas que este grupo de poder regional, debería de entender a cabalidad, y que el viejo dicho de que la “UAN es la universidad autónoma de los Narváez..” ya tiene que irse a las vitrinas del oprobio histórico de la universidad de todos los nayaritas; su desgaste es mayúsculo, deben entenderlo.

Toda la comunidad, incluyendo a los feuanos, trabajadores y docentes, deben asumir que el rectorado de Jorge Ignacio Peña, tarde que temprano les va a afectar sus intereses, la acumulación de canojías, beneficios indebidos del patrimonio universitario; el reordenamiento de la vida universitaria, es un todo estructural, administrativo y normativo; lo cotidiano será la construcción -ladrillo a ladrillo- de este nuevo edificio, donde impere el esfuerzo, la confraternidad y el respeto a la excelencia académica.

Bajo la óptica de claridad y transparencia en todos sus procesos; rectificar en el manejo de los odiosos privilegios es difícil y he aquí uno de sus ejemplos, son muchas e integradoras las acciones que emprendió el rector Peña; las resistencias a esta política de renovación, solo exhiben a los viejos privilegios; todos los universitarios y la sociedad, deben exigir que se cumpla, por el bien superior y el futuro de la UAN.

Manipular unos cuantos muchachos, menores de edad, azuzados para cambiar la voluntad de la comunidad estudiantil en la escuela preparatoria de Santiago Ixc., es la muestra palmaria de un concepto añejo de poder caciquil; que nunca debió de existir en las viejas componendas.

Difícil la tarea para Jorge Ignacio Peña, empero, mientras se mantenga en consecuencia en todas sus acciones con el ambicioso proyecto que le hizo ganar la rectoría, tendrá el apoyo mayoritario de la comunidad universitaria y de la sociedad que está expectante a su desarrollo; el desprestigio seguirá siendo de los emisarios del pasado..

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido