Y LA UAN VIVA Y ACTUANTE

Luis Ignacio Palacios 30/05/2016 Comentarios

Estas dos semanas previas a la elección del rector de Universidad Autónoma de Nayarit, fueron aleccionadoras, nos permitieron conocer la pasta de la que están hechos los universitarios, sobre todo los dirigentes de los sectores, y del cómo los aspirantes a la rectoría supieron expresar sus convicciones, su programa de trabajo y de qué manera esto ha permeado en el imaginario colectivo de los concejales y de la sociedad.

Descubrimos que la UAN es una entidad, viva, actuante, que tiene soterrada un número importante de asuntos que se tiene que discutir, airear, para que toda la comunidad universitaria y la sociedad constate del porqué reformar, modernizar la institución superior de todos los nayaritas.

Y se conoció la ecuanimidad y el talento discursivo de Jorge Ignacio Peña, el candidato que en esta gira de proselitismo confirmó las adhesiones mayoritarias de los concejales; incluso el tema difícil de modificar las estructuras normativas actuales para modernizar procesos internos, nunca los eludió, ejemplo de ello, fue la reunión en el campus de Ixtlán de Río.

Donde nuevamente le preguntó un estudiante: «¿cree justo que no se nos tome en cuenta para tomar tan importante decisión de elegir rector?». «No -respondió categórico el maestro Nacho Peña- no lo creo justo, por eso es necesario impulsar una reforma normativa integral que contemple nuevas formas de participación, más incluyentes, en la toma de decisiones de la vida universitaria, no sólo en la elección de rector, sino de elegir directores, coordinadores, y aprobar cosas tan importantes como el uso y aplicación del presupuesto universitario cada año».

Los cierres de campaña fueron con tintes de apoteosis y se desplegó el entusiasmo estudiantil, las dos semanas de campaña, permitió a la sociedad conocer de qué están hechos los universitarios, y quienes se aferran a enclaves caciquiles con aviesas intenciones de pervivencia de privilegios y canojías.

EL PELO EN LA SOPA

La división de los intereses de poder de los feuanos, con Humberto Lomelí como una de las opciones, se heredó del rompimiento de su hegemonía cuando deja de ser dirigente y Héctor López asume el mando, rompiendo con el ahora fallido aspirante a rector; luego se consolida esta corriente con Daniel Maldonado. Resultando que con Angel Aldrete el doctor en derecho no tenía nada que hacer para lograr el decisivo apoyo de los concejales estudiantiles, esta nueva Feuan, emerge poderosa en favor de Jorge Ignacio Peña.

Una de las expresiones que más sorprendieron a todos en el campus, fue el ditirámbico discurso de Luis Manuel Hernández, en el cierre de campaña de Lomelí en la facultad de Derecho, sabedor de real representatividad en el consejo, presentando una actitud beligerante, rompió de manera desagradable con el actual rector y posicionándose como el gran elector que ya nunca será, dijo que “vamos a sacar a estos advenedizos, vamos a recuperar nuestra universidad..”

Impotencia, provocación y vileza fueron las agrias palabras de líder de los trabajadores universitarios, quedó en la picota del descrédito, su arcaísmo lo ha sepultado anticipadamente, Luis Manuel ya nada tiene que hacer en los procesos de reforma que emprenderá el próximo rectorado.

El actual rector y los demás candidatos fueron prudentes, nadie cayó en la provocación del sempiterno líder del Setuan; resaltando la ecuanimidad, urbanidad política y talento con que se condujo Ignacio Peña; el día de mañana debe ser una sesión civilizada del CGU, los barruntos de violencia verbal ya no caben y no existen pretextos en nadie para tratar de violentar el proceso.

Eso es lo que esperan la inmensa mayoría de los universitarios y la sociedad y medios que estamos atentos al nombramiento del próximo rector.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido