DESPOJO

Luis Ignacio Palacios 07/04/2016 Comentarios

Y pues, en el seguimiento de los desencuentros políticos del Ayuntamiento de Tepic y el gobierno del Estado, el escenario de la contienda tuvo ahora un ingrediente de juridicidad, lo cual, es obviamente perjudicial para el edil Polo Domínguez, merced a la incompetencia de su cuerpo de asesores y directores jurídicos, que han dado tumbos y bandazos en varios asuntos en los que debieron de cumplir con el marco legal de manera escrupulosa.

El no respetar los derechos fundamentales de los comerciantes y aplicar un catálogo de giros inexistente en el derecho administrativo; el no actuar conforme al procedimiento administrativo de ejecución que establecen los códigos fiscales local y estatal, resulta nimiedades ante las consecuencias de una acción irresponsable en que metieron al alcalde Domínguez.

Un camino vecinal, una carretera o su ampliación, al afectar bienes inmuebles, sean de naturaleza ejidal, comunitario, o pequeña propiedad implica un acto de autoridad que forzosa y necesariamente se tiene que ceñir a dos formas legales; uno, se expropia y se paga su valor conforme a las normas federales vigentes, más los bienes diferentes a la tierra, o dos; se conviene con el afectado y se le indemniza con una cantidad que resulte del precio alzado del predio afectado.

Desgraciadamente, el equipo de funcionarios del Ayuntamiento de Tepic, no se han caracterizado por ser obsecuentes con sus obligaciones, una de ellas, que es elemental, consiste en saber comunicar adecuadamente y a tiempo de las acciones de obra pública; el titular de obras públicas actúa con entusiasmo pero sin respetar los derechos de los ciudadanos.

En las causas penales que les han instruido a siete funcionarios del Ayuntamiento de Polo, la figura del despojo se materializa con la característica más importante de este delito es que el objeto material; constituido por la desposesión de cualquier tipo de bien inmueble, así como derechos reales, y que según algunos autores se deben añadir como característica el “propósito lucrativo”.

EL DELITO EXISTE DESDE EL 2015

Con las trascendentales reformas constitucionales del 2008 el delito ya no solo es un acto u omisión que sancionan las leyes penales, hoy se impone una definición más completa, jurídico sustancial, y se le considera como la conducta típica, antijurídica y culpable; sus elementos característicos del tipo son el sujeto activo, (los funcionarios del Ayuntamiento) la acción (la desposesión) y el objeto material del delito sobre el que recae la acción típica. (la parte material de la parcela cercenada).

Y con el añadido del párrafo final del numeral 373 del código penal vigente, se le considera “tumultuario” del modo tal que la pena privativa de libertad se agrava a de cinco a ocho años.

El presidente municipal, dijo en conferencia de prensa que el asunto se trata de un “árbol de mango y unos pedazos de tierra”; lo cierto es que Edgar Veytia con ese estilo vitriólico que tan bien maneja dijo en su propia conferencia ante los medios, “¿entonces la justicia se va a medir por centímetros..? en todo acto de gobierno se deben respetar los derechos de posesión de los ciudadanos..”

El escriba tiene conocimiento de que las causas penales se originaron por actos de los funcionarios del Ayuntamiento de Tepic, desde el año pasado; lo cual, resulta una verdadera irresponsabilidad de los titulares del jurídico municipal y del Ing. Guillermo Méndez singular director de Obras Públicas.

Cualquier lerdo estudiante de derecho sabe, que si los ejidatarios se encabronan cuando se les invaden sus terrenos o se les despojan de parte de ellos, reaccionan en chinga, al hacer uso de un inmueble ajeno y ejecutar actos de dominio que lesionen los derechos legítimos del poseedor; los imputados actuaron sin derecho, y hoy el brazo de la ley va por ellos.

Se cumplieron los requisitos del debido proceso.

¿Es un asunto político que se judicializa..? estimo que es al revés, un asunto de juridicidad simple, producto de la incompetencia y el descuido irresponsable de la dirección jurídica y del titular de obras públicas, que hoy para mala fortuna de Polo pretenden politizarlo; y el dicho del edil, de que no existe una averiguación previa o unas órdenes de aprehensión que están en ciernes de ejecutar, no es veraz, le faltó información y lo metieron en berenjenales.

Por muy cabrón que sea el fiscal de hierro, no se iba aventar un lance judicial sin el debido sustento probatorio, SED LEX DURA LEX -la ley es dura por eso es la ley-

Grave, no contar con verdaderos asesores jurídicos y tener funcionarios que desconocen el marco elemental del derecho que nos rige; ahora, a ver como convencen a los de Atonalisco para que se desistan de las denuncias.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido