DESAYUNANDO; MAS ALLÁ DE LA ILUSIÓN

Luis Ignacio Palacios 27/01/2016 Comentarios

Fuimos testigos de los acontecimientos, Antonio Echevarría ex tesorero y ex secretario general de gobierno con los gobernadores Rogelio Flores; Emilio “eme” González y Rigoberto Ochoa, al igual que éste último, se adelantó a los tiempos pre electorales y en el mismo seno del Cde del Pri, dijo que buscaría la candidatura a la gubernatura de nuestro Estado; era el año 1998.

Rigoberto, con esa condición tan suya, autoritario y atrabiliario entonces, convocó al pleno del consejo político estatal, al cual acudió el bigotón y ahí fue apostrofado para que dijera si efectivamente quería ser candidato a gobernador del Pri; Antonio hizo mutis; se quedó callado en una incómoda situación, ante la rijosidad con que los hombres del gobernante pretendieron intimidarlo.

A las pocas semanas hizo lo que le recomendaron, un breve recorrido en algunos municipios en dónde se gestaba la inconformidad en contra del gobernante y de sus impresentables funcionarios, que pervirtieron la secretaría general de gobierno y la procuraduría general de justicia, en un auténtico despacho jurídico, puros negocios y torceduras de la ley es lo que llevaban sus titulares; el enriquecido funcionario intuyó que se le podría ganar al Pri con una candidatura de unidad, que llevara a todas las fuerzas políticas opositoras al binomio Pri-gobierno.

Empresa que parecía la mar de difícil; apenas se estaban dando la alternancia política en Baja California y en otras entidades, empero, una alianza del agua con el aceite, era entonces impensable.

El desayuno del 28 de enero de hace 27 años, fue el arranque bucólico de su pre campaña política, un escenario en dónde las exaltaciones anti gobiernistas llegaron a lo melodramático; cuando Antonio inició las negociaciones con la dizque izquierda del Prd y los chiqui partidos locales, le dije que esas alianzas eran difícil de capitalizar, sobre todo por su posición de clase; me dijo que “a los ricos ya los tengo, ocupamos a los desarrapados para ganarles a los votos cautivos que tiene el Pri..”

Las elecciones le dieron la razón; y por vez primera una alianza –electoral- de esta naturaleza operó; el “cachi” Vallarta no pudo culminar su larga carrera política sindical con la gubernatura; todos sabemos los desencuentros y la gestión de este gobierno; ahora, su hijo Antonio en otras condiciones socio políticas diametralmente distintas pretende una candidatura y hoy hace el remedo de aquel desayuno que su padre y amigos hicieron, como un mero acto simbólico de simbiosis histórica en donde el apellido convoca.

DIFÍCIL SEGUNDAS PARTES

El escenario actual es distinto; si bien la hegemonía autoritaria del gobierno de Roberto Sandoval, tiene divididos en dos a los ciudadanos de la entidad; es decir un poco más de la mitad de los nayaritas le aplauden su gestión y son sus fidelizados; mientras que la otra le vale madre el gobierno, su suerte y de los políticos y abomina todo aquello que huela a la administración y a su titular.

Organizaciones empresariales y amplios sectores de la gente bonita de Nayarit, no comulga con el estilo personal de gobernar de Roberto; Antonio hijo, está buscando capitalizar esta circunstancia con dualidades que a la fecha le son absolutamente contraproducentes.

Llegar a acuerdos y negociaciones pre electorales con Roberto Sandoval, es un enorme yerro del joven Echevarría; el gobernante ya tiene el colmillo retorcido y está construyendo una impensable pre candidatura con Margarita, la que al final, será moneda de cambio cuando el presidente Peña y el líder Manlio Fabio decidan quién de los políticos que hoy andan en chinga, será el candidato a gobernador.

Antonio hijo, debería estar luchando junto a sus padres para que el Pan lo tenga en primer lugar como alternativa para concretar la esperada alianza con el Prd, fórmula que será la única posibilidad de ganarle al tricolor, que ellos, el gobierno y las cúpulas nacionales van a concretar una alianza con el Merde, Nueva Alianza, PT y lo que se sume el próximo año.

El Pan y el Prd, saben perfectamente que solo unidos pueden ser competencia en la entidad en contra del tricolor y sus aliados; por muy desgastado que llegue al final de su sexenio este gobierno; dejará enclaves transexenales que le van a dar gobernabilidad al tránsito de sexenio.

Si en las elecciones se construye un escenario de tres o cuatro candidatos, (el de la alianza Pan-Prd, o cada cual por su lado; y dos independientes) el candidato ganador será sin duda el del Pri; y ellos y los otros ellos lo saben, por eso andan desatados en pos del imaginario electoral; sin embargo apreciamos en todos, una falta de comunicación política de excelencia, tanto Antonio hijo, como Cota y el infumable de Layín, al igual que Margarita han puerilizado en grado extremo la actividad política partidaria.

Más allá de –las cadenas- de la ilusión del joven Echevarría, la sociedad ve con azoro que a tanto tiempo de distancia, cuando se han reducido los tiempos electorales que establece el derecho que nos rige, que un proyecto de esta naturaleza debiera evolucionar, mejorar su código de comunicación política, cambiar diametralmente de discurso y construir su identidad política; hoy solo son buenas y aldeanas intenciones. Digo pues…    

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido