PRESUPUESTO DE LA UAN

Luis Ignacio Palacios 14/01/2016 Comentarios

En la segunda quincena del mes de diciembre, del año pasado, el Consejo General Universitario, -el órgano deliberativo de la Universidad Autónoma de Nayarit- aprobó en una singular asamblea el documento que se presentó, discutió y aprobó por unanimidad el dictamen de la comisión permanente de hacienda, presupuesto y fiscalización del CGU con proyecto de acuerdo a la aprobación de los presupuestos de ingresos y egresos de la UAN, para el ejercicio fiscal 2016.

Asistieron 111 consejeros de un total de 118 registrados, fue sesión pública extraordinaria del Honorable Consejo General Universitario, encabezada por Juan López Salazar, rector de la Universidad Autónoma de Nayarit, en su calidad de presidente del CGU, y por el secretario general y del consejo Cecilio Flores Soto, en las instalaciones del auditorio de la Unidad Académica de Contaduría y Administración.

Las fuentes de financiación de la máxima casa de estudios, para el ejercicio fiscal 2016, la institución percibirá un total del mil 763 millones 006 mil 090 pesos de ingresos, de los cuales, mil 253 millones 757 mil 916 pesos corresponden al recurso federal; 222 millones 748 mil 174 pesos al subsidio estatal; 73 millones de ingresos propios; 3 millones 500 mil pesos de productos financieros; 40 millones de aportaciones del patronato y 15 millones por parte de proyectos y convenios.

Los servicios personales son los que se llevan el mayor porcentaje del gasto universitario, el 83.28 por ciento; materiales y suministros 1.27 por ciento; servicios generales 5.98 por ciento; transferencias, asignaciones, subsidios y otras ayudas 0.72 por ciento; bienes, inmuebles e intangibles 0.25 por ciento; inversión pública 1.21 por ciento y deuda pública 7.37 por ciento, estableciendo un total de mil 763 millones 006 mil 090 pesos, recursos que resultan equilibrados, puesto que no se contempla déficit o solicitar empréstitos en corto plazo.

La UAN, se encamina a la consolidación de sus finanzas, si bien es cierto que prevalecen aún inercias de un pasado reciente que se niega a irse a las vitrinas de la historia, bajo el rectorado del contador Juan López Salazar, la estabilidad financiera ha sido la constante, salvo aquel problema de cambios en la SEP que trajo retrasos en los pagos a todo el personal en el invierno del 2014.

La universidad de todos los nayaritas, reclama fluidez en la generación de sus recursos, las adiciones a la Ley del impuesto especial para la UAN y las nuevas obligaciones para ediles y el gobierno estatal, deben dinamizar los enteros del recurso, aunque en ello, el titular del patronato administrador no contribuya a ello, merced al vedetismo a que ha sido afecto el señor Haro, que disfruta de ostentarse como el gran amigo del gobernador Roberto Sandoval.

A lo mejor por eso tiene ingresos personales extraordinarios y sus incondicionales disfrutan de excelentes sueldos en calidad de “asesores” que son absolutamente innecesarios para los fines primarios del patronato. A propósito del responsable ¿ya resolvieron las observaciones que les hizo el OFS en la auditoría que les practicaron..?

En fin, a la UAN le urge desembarazarse de este tipo de lastres…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido