EL FALSO DEBATE SOBRE EL MANDO ÚNICO

Luis Ignacio Palacios 07/01/2016 Comentarios

Alguien tiene que decirlo, la enorme irresponsabilidad política que tienen todos los integrantes del Senado de la república; merced a su pachorra y desdén por entrarle al estudio y ulterior aprobación de la reforma constitucional que desde hace más de un año envió el ejecutivo federal, para establecer en la carta magna la figura del mando único policial en las entidades estatales, y que ha generado graves espacios políticos y de entorpecimiento en la operación policiáca.

Ellos que tienen su propio tiempo, muy distintos de la grave dinámica que prevale en algunos Estados del país, han dejado un enorme hoyo legislativo que posibilita la prevalencia de un estado de excepción en muchas regiones de México, y, también una serie de estira y afloja en algunas ciudades cuyos alcaldes coludidos con la delincuencia organizada o necios y torpes por la lucha del aprovechamiento de los recursos que para seguridad pública se establecen en la ley de egresos de la federación.

El tema ha logrado relevancia nacional merced a la rijosa y primitiva respuesta del alcalde Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco el exitoso futbolista profesional, ídolo de muchos mexicanos, cuyos titiriteros lo hicieron incurrir en graves pifias en la necesaria interlocución que debe tener todo alcalde de ciudad capital con el gobernador del Estado; expresiones de “yo si traigo pantalones” y “les voy a partir la madre” fueron el preludio de un estira y afloja, que cuando fueron exhibidos los dueños de la franquicia partidaria que tiene en su poder tal ayuntamiento, matizaron la contradicción.

Ya ayer el torpe alcalde reculó y dijo que “si estaba dispuesto de reunirse a platicar con el señor gobernador”, luego de tal reunión, finalmente aceptó el mando único en la ciudad que debe gobernar, la otrora bella Cuernavaca.

EL CASO NAYARIT

En Tepic, desde la toma de posesión del edil Leopoldo Domínguez, se demostró que la intención subyacente al no aceptar el mando único, no es otra que la lucha por el manejo de los 68 millones y pico que es el presupuesto para la seguridad pública municipal; al empecinarse en no estar coordinada la policía municipal, bajo el esquema que estuvo funcionando adecuadamente durante los tres años precedentes, con la exitosa gestión encabezada por Edgar Veytia, el fiscal de hierro que a sangre y fuego pacificó la entidad, erradicando la densidad delincuencial.

Ahora, el tema es tema de los expertos opinadores de todos los medios y las organizaciones no gubernamentales, en el sentido de que el establecimiento del mando único estatal, tiene muchos bemoles porque no se han establecido las modalidades que deben establecerse de acuerdo a las características de cada entidad federativa; sin considerar que este asunto es materia de la ley reglamentaria que sería subsiguiente a la aprobación de la reforma constitucional.

Toda esta especulación es un falso debate, lo dice el comisionado de la Comisión Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, quién ratificó la necesidad de implementar el mando único en el país.

Puesto que es mejor contar con 32 cuerpos policiacos estatales que tener más de mil cuerpos a nivel municipal, sin control y sin la adecuada capacitación.

Se tiene que transitar rumbo a una policía unificada, también significa transitar  del modelo de una policía municipal armada, dispersa, poco profesionalizada, poco capacitada a policías vinculadas, a una eficaz y eficiente policía centralizada como lo hizo el gobierno del Estado con la férrea conducción de Veytia.

Recordemos que uno de los principales objetivos de esta figura, además de evitar la contaminación de los polimunicipales con la delincuencia,  el mando único es el de vincular a la policía con la ciudadanía; puesto que solo de esta manera de fortalecen las policías municipales.

Actualmente la mayor parte de las entidades ya han implementado el mando único por medio de convenios; Tepic seguirá siendo una excepción, merced al empecinamiento y contumacia de nuestro edil, el doctor Domínguez; de ahí la prudencia de las declaraciones del fiscal de hierro, no engordarle el caldo al alcalde, y que demuestre con trabajo lo que la ciudadanía aún no tiene testimonio del cumplimiento de sus responsabilidades.

Y mientras tanto, a lo mejor los güevones senadores de la república hacen su trabajo; digo..! el horno no está para bollos y ellos con sus dilaciones.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

 

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido