2016 LOS NECESARIOS LIDERAZGOS 1

Luis Ignacio Palacios 04/01/2016 Comentarios

Amanece el nuevo año, y conforme a nuestras vocaciones de permanente especulación política, en la contienda por la apropiación de los productos gubernamentales y sociales, los nayaritas aprecian con cierta expectación todo tipo de expresiones –algunas rocambolescas- de parte de la fauna política, los de dentro del grupo del poder, los de fuera de los diferentes partidos y franquicias que son usufructuarias en la entidad.

Para que la entidad pueda salir de su marasmo, para que tengamos más sociedad y esta sea menos dependiente del Estado, necesitamos a los mejores y mujeres que puedan y sepan abanderar las elementales necesidades de darle forma a los imperativos colectivos; como siempre que se acercan cambios en los poderes locales, renace la esperanza en decenas de miles de náyaros, en espera que los partidos no le generen la reiterada desesperanza y la frustración que implica el llevar a los poderes a personajes de baja ralea.

Gente que no tiene la mínima preparación y atributos de moral pública para comportarse a la altura de los retos sociales y, que evite las engañifas al hacer uso del ejercicio patrimonialista del poder; los nuevos liderazgos implican limpieza de miras, altura de objetivos para salir del estercolero en que se tiene metido el quehacer público; el poder de los cambios lo tenemos los electores, empero, está en función de la clase de personajes que nos proponen los partidos y el gobierno.

Del actual bloque del poder, lo que antes era monolítico, con un partido hegemónico, con un gobernador fuerte y respaldado por el centro nacional, con los legisladores federales haciendo sinergia política ante la sociedad, hoy, se aprecian las fisuras y disociaciones, de manera singular por ese pragmatismo político con que actúa el gobernador Roberto Sandoval Castañeda.

La clase política que le era funcional al viejo Pri, se cimentaba en los liderazgos campesinos regionales y en los sindicatos de sus centrales, y alguno que otro personaje de los organismos empresariales, actuaban articulados y existía el obvio control para que los gobiernos transitaran sin problema hasta el fin de su quinto año de administración; en este contexto, al gobernador se le han anticipado los tiempos, merced a la falta de coordinación política de su partido local y los acelerados de siempre; hoy cualquier imbécil quiere ser gobernador del Estado.

LOS DE DENTRO

La figura de Roberto Sandoval, con su eclecticismo político partidario, será única en el devenir de la historia reciente de la entidad; y algunos de los suyos, los del círculo rojo, que estaban predestinados para ser los abanderados de los procesos de sucesión, incurrieron en el error de pretender ser la calca de su amigo el gobernante; nada más alejado de las reglas que implica el librito del marketing –esta ciencia hoy indispensable en todo proceso político electoral- de ahí los fracasos electorales de mitad del sexenio.

Y Roberto, empecinado en crear una nueva camada de políticos llevó a las candidaturas a ediles y a la cámara de diputados a personajes sin la necesaria preparación para ser los alfiles del grupo del poder; presidentes municipales grises, ineficientes y dependientes permanentes del gobernador.

Desde hace un año o más, del propio bloque del poder, conforme a sus visiones y diseño, se instrumentaron programas y acciones gubernamentales con la obvia intención de posicionar personajes a futuro en el imaginario colectivo electoral.

Pese a su descalabro de las elecciones intermedias, sigo sosteniendo que Roy Gómez es un político que si se decide a hacer los cambios en su personalidad que requiere, puede ser una opción para una diputación local; Rocío Victoria Flores, es una mujer preparada y talentosa –requiere afinar un par de cosas en su modelo de comunicación política- me parece muy calificada para construír su base electoral solo en una demarcación de la capital, para ir en pos de una regiduría; ella debe ir en pos de un distrito de Tepic.

Y con la nueva redistritación que nos endilgaron los genios que ahora dirigen el INE, tenemos a Orlando Jiménez, un joven político que ha probado las mieles y las hieles en esta administración, demostrando capacidad y honestidad a toda prueba, y sobre todo institucionalidad al gobernante, pese a la maledicencia de que ha sido objeto.

Sin embargo, al carecer de un verdadero partido político en la entidad, con una presidencia y secretariado que solo es un huero cascarón al mande usted de Roberto, estos excelentes prospectos víctimas de las envidias e infundios que le hacen llegar al jefe político, tienen limitados sus espacios de operación política, maniatados por la mediocridad con la que se conduce el CDE del tricolor, que carece de liderazgo y entienden la política como la abyección e incondicionalidad extrema.

La segunda legislatura de cada régimen, tiene como fines políticos también, ser el crisol de dónde surjan los nuevos cuadros que pueden ir a la contienda por las presidencias municipales; hoy, sin embargo nadie de los diputados tricolores ha dado el estirón que se reclama para estos menesteres; el único que se salva ha sido el coordinador de la bancada Jorge Humberto Segura, quien ante la rijosa y estridente oposición, abandonó las inseguridades iniciales y demostró que puede con el paquete de llevar a buen fin esta legislatura.

Mañana la segunda entrega.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

 

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido