PODER JUDICIAL, ESCUCHA Y RESUELVE

Luis Ignacio Palacios 17/11/2015 Comentarios

En la dinámica del derecho judicial, en este tiempo dinámico de cambios de paradigmas jurídicos, de ordenamientos y de prácticas jurisdiccionales, los protagonistas de darle vida a la voluntad de la ley, son quienes a diario se enfrentan con la aplicación general de la norma al caso concreto; y es ahí en este contexto en que el derecho evidencia sus luces y sus obsolescencias.

Pedro Antonio Enríquez Soto, el magistrado presidente del TSJ, que en estos días anda con el Jesús en la boca dado el exiguo presupuesto que le asignan los diputados para el gasto corriente del poder judicial, sostuvo este fin de semana anterior un encuentro con representantes de los directivos de la Asociación de Abogados, que resultó altamente aleccionador para todos, foro y funcionarios judiciales.

La agenda que llevaron los letrados, fueron veinte temas específicos de todas las materias que se ventilan en los tribunales locales, destacando desde luego, ese quebradero de cabeza en que se ha convertido la central de notificaciones, que nació con los mejores pronósticos y que se ha convertido en el cuello obsoleto de botella de las prácticas judiciales, sobre todo por la constante irregularidad que tienen las notificadoras en no cumplir con los extremos legales e inclusive a dejar constancia en los expedientes de notificaciones que nunca hicieron en los domicilios señalados para el efecto.

Otro punto neurálgico de los trámites judiciales, lo constituye la oficialía de partes común que tiene su horario extendido hasta las 24 horas; en dónde sus empleados se niegan a recibir escritos que no sean para substancias los términos, desconociendo estos empleados las diversas formas de litigar de los abogados, y que, no tienen que dar explicaciones sobre la naturaleza de las promociones.

Un tema trascendente al cual los profesionales de la Abogacía insistieron ante Pedro Antonio, lo constituye la iniciativa de hacer obligatoria la etapa de la conciliación en los juicios civiles de toda naturaleza, en materia penal, ya algunos jueces lo están haciendo, lo mismo la titular del juzgado de oralidad mercantil; el presidente del tribunal se comprometió a promover junto con sus pares del Consejo de la judicatura, ante el congreso del Estado las adiciones que las normas adjetivas requieren.

Temas específicos que posteriormente serán planteados ante los integrantes de las salas civil y penal quedaron en la alforja de los litigantes que hicieron un excelente ejercicio de interlocución con el magistrado presidente, quien una vez más mostró su disposición para resolver las ineficacias que surgen en lo cotidiano del quehacer jurisdiccional; por lo pronto, la primera de las reuniones programadas, será en esta misma semana con la titular de la central de notificaciones y sus empleadas desleales que no cumplen con los extremos del procedimiento establecido en el código adjetivo civil.

En esta reunión estuvieron los  experimentados abogados José Luis Becerra Ballesteros, Ana Bertha Díaz Navarrete, Juan Antonio Echeagaray Becerra y Miguel Soltero García; las vacas sagradas del litigio local, de ahí la trascendencia del encuentro y la obsecuencia de Pedro Antonio.

Enhorabuena..!

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido