RECIBEN AL MGDO BECERRA

Luis Ignacio Palacios 02/09/2015 Comentarios

Fuimos testigos de un acto que tuvo varias connotaciones, en la reunión de los plenos del TSJ y del consejo de la judicatura, que se llevó a cabo para darle la formal bienvenida al nuevo magistrado del poder judicial, José Alfredo Becerra Anzaldo, destacando en primer lugar que su presencia tuvo el beneplácito abrumador de todos los integrantes de estos cuerpos colegiados que de manera puntual expresaron este reconocimiento al recién llegado.

Con la presencia de los otros dos poderes, el diputado presidente Jorge Humberto Segura y el siempre presente, Pepe Espinoza, secretario general de gobierno cuya representación del gobernador Roberto Sandoval, ya lo ha hecho imprescindible en este tipo de actos; jueces, abogados litigantes y algo de prensa que cubrimos el foro, le dieron una atmósfera de fortalecimiento institucional al poder judicial.

Los magistrados Manuel Salinas, y Rocío Esther González, expresaron cálidas palabras de la persona, ponderaron las luces intelectuales y dejaron puntual reconocimiento al abogado litigante, catedrático universitario y funcionario público, cuyos atributos lo hicieron merecedor de la designación del Congreso para integrarse al pleno de TSJ; palabras merecidas y bien recibidas por la concurrencia.

Con el estilo de la casa, la sesión llevó el orden del día que leía Teresita, y que el magistrado presidente Pedro Antonio Enríquez, matizó con una excelente muestra de urbanidad, al hacerle un amplio reconocimiento a la juez Irma Leticia Bermúdez, quien cubriera un par de meses la magistratura titular que ahora ocupa Becerra Anzaldo.

El mensaje de Pedro Antonio Enríquez, funde la filosofía jurídica que alienta los trabajos colectivos del poder judicial, en el difícil momento de transformaciones que tiene el corpus iuris mexicano, y la responsabilidad del juzgador que se tiene de cara a la sociedad, habló de las responsabilidades particulares en el momento supremo de decidir el rumbo de una sentencia, en donde se decide la suerte del patrimonio, de la libertad personal de los justiciables.

BIENVENIDA DE POLENDAS

Las palabras de bienvenida de Pedro Antonio en nombre de sus pares, fueron una singular expresión de lo que suponemos debe campear al interior del TSJ, decoro, respeto a las opiniones y urbanidad en la interlocución en el diario quehacer jurisdiccional de todos quienes ahí laboran; ratificó los adjetivos que le dieron al recién llegado; tuvo la atingencia de ser un mensaje corto, elocuente y con excelentes asertos.

Pedro Antonio ratificó el reconocimiento a los poderes Ejecutivo y Legislativo por hacer uso con sensibilidad y compromiso social de sus facultades constitucionales relacionadas con la formación e integración del Tribunal Superior de Justicia.

Añadió que “al seno del Poder Judicial celebramos y respaldamos en toda su expresión” las designaciones de magistrados numerarios, realizadas “en el único propósito del tener y consolidar un mejor sistema de justicia para los nayaritas, y con motivo de esa voluntad de la soberanía popular es que expresamos nuestro beneplácito con la llegada del magistrado José Alfredo Becerra”.

Enríquez Soto manifestó su seguridad de que Becerra Anzaldo contribuirá junto con jueces, magistrados y todo el personal jurisdiccional y administrativo a brindar un servicio de justicia de calidad y fortalecer “una institución que todos los días hace su esfuerzo por ser un poder que represente el equilibrio social y el natural espacio para que los ciudadanos encuentren la solución a sus controversias de forma pacífica. Esa es la responsabilidad que tienen el juez y el magistrado no solo en Nayarit, sino en el mundo”.

Con peculiar delicadeza, guardando las formas, hizo un reconocimiento al gobernador Roberto Sandoval de su accionar para el fortalecimiento del poder judicial.

Con la emoción en el rostro, sin llegar a la que pudiese haber sido una exaltación emotiva, por la presencia de su esposa, sus hijos y hermanas, José Alfredo Becerra, agradeció el cobijo institucional con que fue recibido y las palabras laudatorias expresadas para su persona, señaló su compromiso con las instituciones, con el congreso del Estado y sus pares del tribunal; parco en expresiones, empero que fueron confirmatorias de la descripción que hicieron de él, un abogado talentoso y capaz que tuvo los merecimientos para estar en esta magistratura.

José Alfredo dijo que “la justicia constituye uno de los valores de mayor grado en la sociedad; tutelarla representa una gran responsabilidad y una gran distinción, y consciente estoy de ello. El ser juzgador conlleva también el trato humano, amigable, afable y es precisamente lo que me encontrado al ingresar al Poder Judicial”.

Al cierre de la sesión, fuera del protocolo y la formalidad de la ceremonia, se deslió el buen ambiente y el apapache para el magistrado Becerra Anzaldo.

Excelente sesión de los plenos, los letrados demuestran obsecuencia y urbanidad política.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido