FÉLIX TORRES, EL “CAMPEÓN”

Luis Ignacio Palacios 29/08/2015 Comentarios

El mote, el “Campeón” se lo escuché por vez primera a Héctor Velázquez Rodríguez, cuando como secretario general de gobierno (eran direcciones, pero fungían como secretarios) me pidió proyectar algunos documentos para llevarlos a la CNOP que por entonces presidía; luego a Don Emilio eme González, en la pre campaña para la llegada a la candidatura de Don Rogelio Flores Curiel, le dispensaba el caudillo un especial afecto a nuestro amigo que hoy cumplió ochenta años.

Junto con Adrián Jiménez, líder estatal de los pequeños propietarios y doña Carmen Sánchez lideresa indiscutible de la federación de molineros, constituyó el equipo indispensable para la operación política del Pri en cada elección desde los años sesentas del siglo pasado; Acaspen, la organización sindical de los concesionarios del transporte constituyó un indiscutible bastión del “Campeón” cuya eficacia en las alianzas con el gobierno en turno le permitió su permanencia y que con inteligencia, pudo ampliar sus acciones a permisos de transporte federal y exitosas empresas constructoras.

Escogió a sus amigos y colaboradores, a todos ellos y a sus familias les ayudó, les prodigó permisos de transporte, los colocó en las instancias del poder, ahora ahí están sus hijas, hijos y yernos de todo este grupo  de amigos que se reunieron para testimoniarle el rito de la amistad de un hombre que ha sido consecuente con su manera de pensar y de ser.

Con los años, se ha dedicado a leer, y hacer esfuerzos editoriales sobre sus experiencias en el quehacer político; se mantiene entero por que le bajó muchos grados a la adoración de Baco, la edad le ha dado temperanza para escoger los momentos para disfrutar su exitosa existencia con sus viejos amigos; aún recuerdo al última larga borrachera que me puse con él.

TESTIMONIO DE AMISTAD

Era el primer año del gobierno de Rigoberto Ochoa, y éste, con la soberbia que da el poder me había desplazado de mis convenios de prensa; me invitó para hablar por mí; le hacían una comida al gobernador en Coamiles, con el gran amigo el Güero Peña, y Félix llevaba en su vehículo unas cajas de un –me dijo- excelente tequila marca “Mil Agaves” que le regalaría a Rigoberto.

Llegamos solo con dos amigos de la Acaspen a la casa del Güero Peña, y ahí en el solariego patio estaban unos treinta comisariados ejidales que esperaban la llegada del gobernante; Félix saco las famosas botellas que resultó un chingado brebaje muy pegador, el escriba ya andaba en esos tiempos cambiando de rones y tequilas por wuisquis; pero invitado que era, hice de tripas corazón y tomé como siempre al parejo de los comensales ahí reunidos.

Al rato llegó Rigoberto acompañado de una impresionante mujer, de cuerpo escultural y pelo crespo, típica belleza de la región de las Haciendas; al pasar por mi sitio, orgulloso y presumiendo me dijo en corto: “pa´que veas.., cabrón…” y llegó la música y aquello fue un jolgorio de los buenos. Félix le dijo a Rigoberto mi situación y le solicitó su apoyo; el gobernador exultante de poder, con cara de benevolente, dijo “ah cabrón, no sabía nada.., pero le arreglamos al chulo su convenio..”

Asunto arreglado, lo que siguió de la tarde traté de coyotearle al fuerte tequila que llevó el “campeón”, pero el impacto fue contundente, me fui a dormir a la suburban y desperté cuando llegamos a Peñas para cargar gasolina y buscar al “Peludo” uno de su equipo que tenía un restaurancito y un expendio de vinos, donde cenamos y seguimos la borrachera; al llegar a Tepic, me dejaron en mi casa después de la media noche.

Excuso decir que la ingesta de aquel méndigo tequila “Mil agaves” me dejó una pavorosa cruda de dos días; así se las gastaba el “Campeón”, buen amigo a carta cabal; hoy por la mañana reunió a toda la clase política del Pri de los años setentas y ochentas del siglo pasado; y los años han impactado en algunos de ellos, fue un gusto saludar a los viejos amigos  y constatar que Félix Torres está pleno y como buen político que es, al agradecer la presencia de todos los ahí reunidos dijo un corto mensaje.

Y de sus palabras rescato esta frase: “yo quisiera que el próximo gobernador tuviera la honradez de Julián Gascón Mercado; la sensibilidad política de Emilio González, y las excelentes relaciones con el gobierno federal que tiene Roberto Sandoval…”

Já..! tal es el dictum del “Campeón”…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido