LOS HOMBRES DE VEYTIA

Luis Ignacio Palacios 16/08/2015 Comentarios

Una dependencia del gobierno estatal, cuyo delicado funcionamiento reclama liderazgo y temple, es la Fiscalía General del Estado, su titular Edgar Veytia, un funcionario muy pro activo, muy echado pa´delate, cuenta con un equipo administrativo eficaz, es un grupo humano conformado por cuatro personas que poseen pensamientos diferentes, que discuten, interactúan y persiguen un objetivo común, cumplir con la transformación del sistema de procuración de justicia, sin descuidar sus diarias tareas.

José Manuel Delgadillo, José Alfredo Becerra, Oscar Manuel Maldonado y Orlando Jiménez, titulares de la dirección de investigación ministerial, de la jurídica, de la policía Nayarit y de la administración de la FGE y del SESP; tres excelentes abogados y uno a punto de serlo; gente de un perfil adecuado para cumplir sin desdoro de la personalidad del “Güero” en su ámbito de responsabilidades.

Un equipo de trabajo que poseen diferentes habilidades que en conjunto y bajo la dirección de Veytia, han logrado un excelente desempeño para mantener la procuración de justicia, la investigación ministerial, el combate a la delincuencia y el control administrativo en excelentes niveles, de un modo tal que con su contribución al trabajo diario y este periodo de transición  hacia el NSJP, la entidad ya se ubica en niveles medios a 306 días de implementar el nuevo sistema en todo el país.

Existen otros empleados, que poseen post grados, maestrías e incluso doctorados en derecho, empero, su ubicación en el esquema de la FGE no los pone en el escenario del ojo crítico del sistema; un buen grupo de hombres y mujeres, que, como agentes del ministerio público, mediadores y conciliadores en la unidad de soluciones alternas penales, y con nuevos roles de la policía investigadora, así como la novedad de la puesta en práctica de los procedimientos ante el juzgado de oralidad.

Edgar Veytia me ha dicho que todos ellos, llevan a cabo sus jornadas de trabajo de ocho a diez horas; y enseguida tienen que asistir a los permanentes cursos de capacitación que tienen en la fiscalía y los que promueve Miguel Ahumada y Julio Romero, responsables en la comisión inter institucional para la implementación del NSJP en Nayarit; un proceso difícil para todos, tratando que la atención al justiciable no se diluya en los espacios de la burocracia menor de la dependencia.

Y conforme a los tiempos que vive la administración pública, específicamente en la renovación de tres magistraturas del TSJ, ¿existe futuro para alguno de los cuatro señalados..?, desde este espacio creemos que sí, que de entre Delgadillo, Becerra o Jiménez saldrá un componente de las tres ternas que tiene que enviar en diez o más días el gobernador al Congreso del Estado.

LAS ANSIADAS MAGISTRATURAS

Conforme al mandato de la constitución local, es el gobernador quién propone a la legislatura, la terna de abogados para que sean designados magistrados del tribunal superior de justicia por el nada despreciable periodo de diez años; por los tiempos de la salida de uno de ellos, el congreso nombró a la licenciada Irma Leticia Bermúdez –que era magistrada supernumeraria- como suplente de Armando Gómez Arias, su periodo se cumple inexorablemente en unos días, se cumplen los sesenta para los que fue designada.

En este caso deberá de hacer una singular suplencia, porque es de estimarse que el gobernador va a esperar para que en un solo paquete para el nombramiento de tres magistrados, que serán los que lleguen al TSJ cuando Manuel Salinas y Oscar Saúl Cortéz, finalicen su periodo el próximo mes de septiembre. Veremos sin duda la imaginería del hacedor de milagros en la secretaría general del congreso, el distinguido letrado Javier Rivera; de seguro que para estas alturas ya tiene dos alternativas para que Roberto Sandoval decida el cómo enviará tres ternas.

De los nueve letrados que deben integrar las tres ternas que enviará el gobernante para renovar tres magistraturas, solo tres serán los designados, y es el tiempo de que se mencionen varios nombres, de dentro de la Fiscalía general, del poder judicial e incluso del congreso del Estado, y de fuera de la administración pública, de la academia y de abogados litigantes; gente capaz que tiene merecimientos para esta delicada función de administrar justicia.

Y como en este espacio hacemos prospección política, citamos a algunos de quienes han sido previstos en el foro local, como quienes estarán en las ternas para las ansiadas magistraturas: el juez penal Oswaldo Delgado; el catedrático y destacado litigante, Juan Antonio Echeagaray; la talentosa abogada Rocío Flores; el ya nombrado José Alfredo Becerra; una no muy conocida abogada que está en la subsecretaría de gobierno Yesca Cárdenas; el siempre eficaz secretario general del congreso Javier Rivera; y el discreto doctor en derecho Julio César Romero.

Sin duda, en el amplio abanico que ya está mensurando Roberto Sandoval, existen otros letrados más; empero, como poco se conoce el método que utiliza el gobernante para su toma de decisiones, se desconocen quienes serán aquellos que vayan solo de relleno en las ternas. La difícil tarea de un gobernante, él, -que no es abogado- con su toma de decisiones puede sin duda enaltecer la función jurisdiccional del TSJ.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido