LAS –no creíbles- CIFRAS DEL CONEVAL

Luis Ignacio Palacios 23/07/2015 Comentarios

Con un mucho de escepticismo fueron recibidos por los hacedores de la prensa contestataria del gobierno de Roberto Sandoval, de las cifras que publica Coneval, las tomamos sin adjetivos: “Nayarit reduce índices de pobreza”

“Del 2012 al 2014 la población de Nayarit en condiciones pobreza moderada y extrema disminuyó considerablemente.., El consejo nacional de evaluación de la política social CONEVAL dio a conocer los resultados de la Medición Multidimensional de la Pobreza 2014, en donde Nayarit se posicionó entre los estados que disminuyeron sus índices de pobreza. Las entidades que registraron un mayor descenso en niveles de pobreza fueron Nayarit con 11.7%, Durango con 11.3%, Nuevo León 9.7% y Jalisco con 8.9%”

“De acuerdo con la medición, Nayarit disminuyó el porcentaje de personas en pobreza de 47.6 a40.5 en dos años, es decir que en el 2012 había 5553 mil 550 personas en esa condición, mientras que en el 2014 disminuyó a 488 mil 830..”

“La medición del Coneval tomó en cuenta los indicadores o carencias sociales relativas al ingreso, rezago educativo, servicios de salud, seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos y acceso a la alimentación, y se basó en los datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares, recolectados entre agosto y noviembre del año pasado por el Instiuto Nacional de Estadística y Geografía INEGI..”

Este documento revela también que la pobreza extrema en Nayarit era de 11.2 por ciento de la población en 2012 y disminuyó a 8.5 por ciento en 2014, en números esto significa que en 2012 había 138 mil 700 personas viviendo en pobreza extrema, mientras que en el 2014 la cifra disminuyó a 102 mil 100, de acuerdo con el Coneval…”

Dos cuestiones es menester considerar; uno, el artífice y ejecutor de la política social del gobierno de Roberto se llama Orlando Jimenez, un joven talentoso que supo rodearse de gente capaz y se atrevió a investigar y preguntar el cómo destrabar los círculos viciosos de la pobreza multidimensional en Nayarit; arriesgando en modificar el método para medir la pobreza en municipios y regiones que no estaban considerados por la Sedesol federal.

Y segundo, que la política social del gobernador Sandoval ha sido eficaz sin haber sido considerado un rublo de vital importancia; porque no todo se agota en la entrega de bienes y servicios con programas humanitarios como el “Prosa”, sino que se reorientaron los flujos de recursos para el combate a la pobreza en municipios rurales y en la periferia de la ciudad capital; imbricando un nuevo concepto a sus mediciones “pobreza patrimonial” sobre un patrón de una canasta de satisfactores mínimos de bienestar.

LA APORTACION DE ORLANDO JIMÉNEZ

El gobierno de la república mide la pobreza y marginalidad social, bajo una visión unidimensional por las entidades federales; lo cual en su momento se consideró desfasado, toda vez que debe ser considerada la pobreza desde una óptica multidimensional, tal cual lo ha recomendado la ONU, dado que son múltiples factores que la generan en países como el nuestro.

Orlando Jiménez como responsable de la Sedesol local, se atrevió a aplicar los programas para combatir la pobreza y marginalidad social con acciones más flexibles, logrando una mejor redistribución de los recursos públicos; ante la inutilidad de seguir usando métodos que no impactan directamente en sus beneficiarios.

Presentó al gobernador Roberto Sandoval, un método diferente para que el gobierno del Estado contara con su propio diagnóstico del desarrollo social y así pudiera establecer su política doméstica de aplicar los recursos públicos para revertir a niveles superiores de convivencia y desarrollo de la población.

La metodología que estaba aplicando Orlando –antes de salir de manera intempestiva, por causas aún desconocidas para el pópulo- era flexible en la aplicación de los recursos públicos, que impactaran realmente en el combate a la marginalidad; propuso el establecimiento de un Índice de Desarrollo Social IDS propio, que vendría a ser algo así como el canon aspiracional del gobierno de Roberto, fijarse una meta para el descenso de la pobreza y la marginalidad social al fin del sexenio.

El proyecto que le pararon a Orlando –en el círculo rojo del gobernante- concebía el Desarrollo Social “como un proceso de mejoramiento e igualación de las condiciones generales de bienestar de la población, que permite una mejor calidad de vida y la reducción significativa en las brechas existentes en las dimensiones económica, social, ambiental, político y cultural, en particular en aspectos como alimentación, salud, educación, vivienda, empleo, salarios y seguridad social.”

A la luz de los resultados de la medición que se publica, se puede apreciar la calidad del trabajo que llevó a cabo el que fuera su mejor secretario de desarrollo social del gobierno estatal, comprometido y leal como pocos en cumplir sus responsabilidades, recibió una puñalada por la espalda, fue difamado y calumniado con el gobernante.

Con esta publicación, en la satisfacción que legítimamente puede tener Roberto, alguien de su círculo rojo, debe estar haciendo bilis; el joven abogado, como el Cid Campeador, ganó batallas después de ser defenestrado…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido