GUARDIA CIVIL

Luis Ignacio Palacios 22/06/2015 Comentarios

Desde hace semanas supe del proyecto y le comentaba a personal de apoyo del fiscal de hierro Edgar Veytia, que sería visto como una respuesta del gobierno estatal a la inutilidad de la policía municipal del ayuntamiento de Tepic que preside Polo Domínguez, que pudiese traslaparse el ámbito de las competencias de los dos órdenes de gobierno; sin embargo, se tiene el sustento en las reformas constitucionales que conminan a los Estados a profesionalizar sus policías como parte primera de la secuela del nuevo proceso de justicia penal, de corte adversarial.

Me dijeron, que se previó adecuadamente el aspecto de legalidad de su existencia, y que sería un cuerpo de policía cercano a la ciudadanía con objetivos muy claros y precisos en su inter acción con la sociedad, cumpliendo el enfoque garantista de las reformas,  una singular interpretación de la filosofía de Estado que sustenta la existencia de la gendarmería nacional, parte del sistema de seguridad pública que establece el marco constitucional actual.

Este es, el aspecto que más impacta en la sociedad, el prestigio y el reconocimiento al gobierno del Estado que preside Roberto Sandoval, se basa en acciones contundentes en contra de la delincuencia que se había apropiado de nuestras ciudades, del territorio de la entidad; nada existe como tema sensible en las personas, en las familias, que la afectación que le imprime la delincuencia en perjuicio de su patrimonio, de su integridad personal, de la salvaguarda de su domicilio.

Y este gobierno, desterró la impunidad de la delincuencia organizada; la guardia civil que hoy se anuncia su vigencia, es una respuesta oportuna del gobernante, sus funciones de prevención delincuencial, harán de sus elementos, una forma de inter acción con la ciudadanía, que los conozcan en sus barrios y colonias, que sus rondines en zonas de potencial peligro delincuencial sean cotidianos, para generar la obvia seguridad que reclamamos todos en nuestros domicilios.

Esta policía, debe tener la credibilidad social en base a sus acciones y en el entorno en que se va a desenvolver; dado que la policía es una fuerza de seguridad encargada de velar por el mantenimiento del orden público y la seguridad de los ciudadanos y sometida a las órdenes de las autoridades; su función es la prevención de los delitos, y esclarecer los hechos cuando se cometan los ilícitos.

Resguardar la legalidad y el orden jurídico vigentes; porque la seguridad es la preocupación primera de la sociedad, este es el más grande desafío que tiene todo orden de gobierno, hoy Roberto Sandoval se adelanta a la vigencia de las reformas constitucionales y estamos en espera de la nueva legislatura para concretar el sistema nacional de seguridad, del mando único estatal de las policías municipales, que con hechos se demuestra en Nayarit, que es funcional, eficiente y tiene el más amplio reconocimiento de los ciudadanos.

Cuestiones como el nombre que puede resultar extraño a nuestra tradición de las fuerzas de seguridad, son menores, lo importante es la eficacia que tienen que desarrollar en la contención delincuencial y, en ese grande hoyo que tenemos en México, la justicia cotidiana, dónde todos los problemas se originan ahí, en la inmediatez del ciudadano, cuando se perturba y violenta el tejido social; ése es el espacio de la Guardia Civil; con estas acciones el gobierno de Roberto Sandoval y su fiscal de hierro Edgar Veytia, le responden a la ciudadanía ante la obsolescencia de la policía municipal del ayuntamiento de Tepic.

Ahora es tiempo de que los ciudadanos hagan lo propio…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido