LEY SECA, ARCAISMO PATERNALISTA

Luis Ignacio Palacios 02/06/2015 Comentarios

Además de la monserga de haber soportado millones de estúpidos spots radiofónicos, el mexicano se enfrenta a una singular disposición que termina de jorobarlo, al final del proceso electoral, desde el sábado previo y hasta las 24 horas del domingo de elecciones, se aplica en casi toda la república la llamada “ley seca” que tiene variopintos criterios, según sea el grado de evolución del gobernante y de los ediles y el lugar geográfico de su aplicación.

Recordemos que en abril del 2005, los diputados federales aprobaron una reforma que elimina esta disposición en los procesos electorales y dejaba a las autoridades estatales la decisión de permitir o no la venta de bebidas alcohólicas. Un diputado del Pan fue el impulsor de la reforma, el dictamen de la comisión de gobernación señaló que “la sociedad mexicana tiene la madurez suficiente para que, en sus jornadas electorales se refleje el clima de civilidad y paz necesarios”.

En su aplicación, son más los factores en contra, que los supuestos beneficios que propicia su aplicación; puesto que, el sector más perjudicado es el del turismo; en Tepic, se pierden ingresos en los restaurantes de todo tipo, en hoteles de todos los niveles; e inclusive ahora con la cerrada mentalidad que tienen en el Ayuntamiento de Tepic, a los expendedores de mariscos, pretenden obligarlos a cerrar su giro, ellos aducen que pueden vender sus productos sin cerveza o vino, ofertan refrescos o aguas de sabores.

En algunos Ayuntamientos, como Mazatlán, Puerto Vallarta, Cancún, por señalar los emblemáticos del turismo de alto nivel, la prohibición es matizada por el buen juicio de los expendedores y de los grandes resort´s, porque ¿a qué turista extranjero o nacional le interesan las elecciones intermedias..? fueron muchas la épicas batallas que como asesor de la Asociación de hoteles, de la Cámara de comercio de Mazatlán y de la Coparmex del sur de Sinaloa, dimos en contra de gobiernos obtusos, para obtener limitantes a la aplicación generalizada de la odiosa “ley seca”.

LO QUE DICE EL TEXTO LEGAL

La nueva Ley general de instituciones y procedimientos electorales, señala en el numeral 300 fracción 2 “El día de la elección y el precedente, las autoridades competentes de acuerdo a la normatividad que exista en cada entidad federativa, podrán establecer medidas para limitar el horario de servicio de los establecimientos en los que se sirvan bebidas embriagantes.”

Y la ley electoral del Estado de Nayarit vigente establece en el  artículo 176, lo siguiente: “ El día de la elección y el anterior, se prohíbe la venta de bebidas embriagantes. Quien infrinja esta disposición será sancionado en los términos de la ley.”

De entrada tenemos que ver dos cuestiones, que dejan endeble el fundamento legal de aplicar esta manida disposición; la ley federal deja de manera optativa su aplicación, dado que el sexto señala “de acuerdo a la normatividad que exista en cada entidad federativa, podrán establecer medidas para limitar el horario de…etcétera!”

Y el texto legal estatal es absolutamente escueto..! señala la prohibición de vender bebidas embriagantes; no establece cierres de restaurantes; y en una interpretación in extremis podemos señalar que no se prohíbe la ingesta de este tipo de bebidas, porque la ley es clara al establecer que “se prohíbe la venta de bebidas embriagantes”.

A los comerciantes de esta ciudad, amenazados ya por esa banda de ladrones con credencial del Ayuntamiento de Tepic, les queda el largo camino de la legalidad para poner en su lugar a estos pillos, que con cuya conducta atentan en contra de la libertad de comercio; ordenar cerrar restaurantes que tienen permiso para venta de bebidas embriagantes es una soberana estupidez, que solo cabe en una autoridad alejada de la realidad que vive el comercio de la ciudad capital.

Recordemos el sexenio del tribuno, con su “ley seca” de fin de semana, el gobierno de Celso Delgado generó cientos, miles de negocios clandestinos de venta de cerveza y bebidas alcohólicas de mayor graduación, en detrimento de los negocios regulares que pagan impuestos, renta, salarios y demás añadidos fiscales.

Ahora, volviendo al texto legal estatal, al señalar que aquellos que infrinjan esta disposición será sancionado en los términos de la ley, uno se pregunta ¿¡cuál ley..?!

Porque la ley que regula los establecimientos dedicados a la producción, almacenamiento, distribución y enajenación de bebidas alcohólicas en el Estado de Nayarit, en sus 50 artículos y tres transitorios, no establece esta figura de “ley seca” ni tiene taxativa alguna en prohibiciones o sanciones.

Total, que los comerciantes y hoteleros de Nayarit, estarán a expensas del supino criterio de los Ayuntamientos para la implementación de la odiada “ley seca” del próximo sábado y domingo venideros.

Sin duda, comparando el proceso electoral, toda su parafernalia con otros pueblos de América, estamos en un franco arcaísmo, porque este tipo de disposiciones son una muestra palmaria de que los gobiernos y sus titulares municipales, siguen considerando a los ciudadanos como menores de edad, al pretender aplicar a ultranza esta méndiga y absurda disposición.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido