REGULANDO LA SOCIEDAD

Luis Ignacio Palacios 13/05/2015 Comentarios

En nuestro país, cada semana surge una nueva ley, un nuevo reglamento, en las entidades federativas y en el gobierno de la federación; los sociólogos se preguntan si los gobiernos y específicamente los congresos estatales y el federal, ¿no estarán sobre regulando el vivir en una sociedad como la nuestra..?

Este es, sin duda una de las más claras aflicciones que tenemos los mexicanos, a fuerza de leyes, decretos, reglamentos, pretendemos que se mejore la vida en sociedad; ¿los gobernantes son corruptos..? Ah..! entonces hagamos una ley, nó, mejor todo un sistema de anti corrupción. ¿Que los funcionarios no cumplen con sus obligaciones de informar clara y de manera transparente sobre los asuntos públicos.? pues entonces hagamos un Instituto nacional y estatales para que la información y la transparencia sea veraz.

¿Que los gobiernos no saben planificar sus acciones y programas de gobierno..?  bueno, pues hay que hacer todo un sistema nacional y estatales de planeación, obligatoria, con términos perennes para que los gobiernos trabajen.

Estos y otros tópicos son los que a diario tenemos en las instituciones de gobierno, sin contar desde luego con la multiplicidad de las acciones que se tienen que llevar a cabo para el funcionamiento de los tres órdenes de gobierno; con esto se demuestra que en la medida en que avanza la pluralidad de la sociedad, la función pública está cada día más sofisticada.

El sistema nacional de participación, por medio del cual, los recursos públicos que devienen del gobierno federal a los Estados y Municipios, es toda una especialización, nada para legos; en la medida en que los gobiernos estatales y municipales cobran adecuadamente sus impuestos locales, como el predial y los derechos por el uso del agua potable, en sentido inverso, la federación “premia” a los Estados y Ayuntamientos que sean eficientes en este cobro, aumenta las participaciones federales.

Normar el todo de la sociedad, ha complicado el quehacer gubernamental y la ciudadanía solo desea que las cosas públicas marchen bién; que los hombres y mujeres que nos gobiernan, asuman el primer compromiso de todo gobierno, ser útiles y generar las condiciones para el desarrollo de las fuerzas productivas; ir a lo elemental, volver a las premisas del contrato social.

Si, que el gobierno haga sus funciones y los ciudadanos cumplan con las suyas, con las pautas de comportamiento que ahora, casi todo mundo olvida y solo ve para su santo. Digo pues… Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido