DÉFICIT EN PRENSA Y TURISMO

Luis Ignacio Palacios 31/03/2015 Comentarios

Ahora que tengo estos días de asueto, en el mero corazón de Nuevo Vallarta, entre los dos voraces fraccionadores de esta región ubérrima, Graciano Sovernigo y Chávez, analizo esta importante vertiente del gobierno de Roberto Sandoval; luego de la inopinada salida de Sec-Tur y la coordinación de prensa del secretario polifuncional Raúl Rodrigo Pérez, y aprecio –junto a otros cofrades- que para mala fortuna del gobierno estatal, estas dependencias han actuado en estos dos meses y días  en franco demérito para los intereses que deben cuidar y representar.

En efecto, no cualquier colaborador de los pocos eficientes que tiene Roberto puede darse el lujo de llevar bajo sus hombros estas dos importantes carteras; y además el “secretario de mármol” se dio el lujo de irse como coordinador del Pri en las campañas estatales del año pasado; y, pudo regresar sin desdoro alguno, con el añadido de que la estridente derrota de Tepic, no le impactó en su persona.

Las causas ya todos las sabemos.

El talante del gobernante, ya lo dijimos en este espacio, es de admirarse, al correr riesgos su administración de llevar a dependencias a gente inexperta y sin el perfil adecuado; y el caso más paradigmático es el de la nueva titular de Turismo; la joven que no habla inglés pero que dijo tiene la habilidad de saber tocar el violín; que llegó –como todos los primerizos que se sacan la lotería política- exultante, desdeñosa y despreciativa a todo lo que oliera su antecesor.

Como si se inventara toda la política de turismo a su circunstancial llegada, al cerrar todos los gastos y estímulos, promociones institucionales y atenciones a la gente VIP que normalmente atiene el gobierno de Roberto, dijo que: “no podemos hacer nada, pues Rodrigo desapareció tres millones de pesos del presupuesto de este año..” y como el aludido no se puede defender, ahí queda el dicho de la joven secretaria que ha dicho “no conoce..” a mucha gente que realizaba acciones de apoyo a esta secretaría.

Y es lamentable, dado el rico filón que representa para Roberto Sandoval y sus afanes trascendentes, que las funciones de promoción del sector y las atenciones que en estos días se prodigan a todo tipo de personajes del mundo empresarial y político del gobierno federal, ahora no se lleven a cabo por la actitud cicatera de la nueva titular de esta dependencia; quizás en la balanza que Roberto tiene para sopesar la actuación de sus funcionarios, existan razones de peso que ignoramos, que le indujeron a llevarla a tal sitial.

Por lo pronto, el escriba ahora en Bahía y sus centros de lujo registra la pésima impresión que tienen los turisteros y la oficina de atención a visitantes  que opera un mundo de cosas con los recursos del gobierno estatal; al alejar la mano del gobierno generando vacíos y desatenciones, se propician interferencias y agandalles de los tiburones aquí asentados, en perjuicio de los miles de visitantes en estos días.

LOS ARRESTROS DE RAFA VARGAS

No pudieran ser más diametralmente distintos; Raúl Rodrigo terso y eficiente, un estilo que le dio importantes dividendos para la política de Roberto Sandoval; Rafa Vargas, duro, ríspido con los periodistas menores de la entidad, acreditando que ahí lo pusieron para implementar la más cruel de las políticas públicas de la actual administración, hacer todo sin recursos; como si por un simple plumazo desapareciera la condición mercantil de que las empresas periodísticas, escritas, radio, televisivas y de la internet, son un negocio y ahora son organismos de caridad pública.

La astringencia presupuestal es obligada en los tiempos de crisis financiera que vive el país; empero, las contradicciones expósitas y del círculo rojo de este gobierno, echan abajo toda intencionalidad al respecto; eso genera encono, animadversión con quienes son periodistas de alto impacto, y con los empresarios de los medios, que trabajan bajo la condición de una conveniencia envenenada; la diatriba en “radio bemba” son lectura común en sus expresiones privadas.

Lo cual resulta inaudito y paradójico, en un gobierno como  el de Roberto Sandoval, tan cuidadoso con las formas y las relaciones con los medios y sus hacedores; si ahora se van a medir con dos varas la política de medios; Rafa Vargas Pasaye, es el hombre menos indicado para ello, su claridiosidad puede ser muy propia y eficaz en el manejo de medios de una secretaría de Estado y en el DF; empero, en un rancho grande como Tepic, en donde todo se sabe y todos nos conocemos, su formas de operación resultan burdas y atrabiliarias en la comparación inmediato con el estilo de su antecesor.

El uso de la inteligencia demostrativa de Rodrigo era la constante; cuando tenía que imponer decisiones draconianas –pérdida de contratos, disminución de convenios- sus formas de operación hacían viables los entendimientos; ahora, Rafa ante el imperativo del “no hay” solo aduce “¿y yo que puedo hacer.?.” “te digo, ese no es mi campo..” y contempla impávido, ignorando la manipulación –incluso presupuestal- que hace la trinca infernal del primer círculo de funcionarios con su patrón. Bueeno pues…, apenas llevan setenta y tantos días…

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido