LLUVIAS, DESASTRES, RESPUESTAS

Luis Ignacio Palacios 18/03/2015 Comentarios

Desde tiempo inmemorial, cuando los primeros pobladores de esta ubérrima región que hoy es el territorio de nuestro Estado, la naturaleza ha sido pródiga con sus dones; y, en ocasiones deja caer su furia con excesos de precipitaciones pluviales; cuentan los registros del primer contacto con el hispano invasor, que en la región de lo que hoy es San Felipe Aztatán y zonas aledañas, a los expedicionarios les sorprendió un ciclón que inundó aquellos lares y se les ahogaron los caballos y tuvieron que pasar días enteros trepados en árboles.

Tanto Francisco Cortés de San Buenaventura, sobrino de Don Hernando el conquistador, que fue el primero que llegó por nuestras tierras luego de someter a los pueblos de lo que hoy es Colima y se estableció en lo que hoy es Ixtlán del Río, como el sanguinario Nuño Beltrán de Guzmán que arrasó con todas las poblaciones de lo que hoy es Nayarit, y fundó Santiago de Compostela como primera capital de este reino; ellos sufrieron en ocasiones los embates de la naturaleza.

Por ahí quedan los testimonios en las primeras crónicas; de cuando en cuando de un lustro o dos, pero siempre tenemos lluvias y heladas atípicas en nuestro territorio, son el resultado de los cambios atmosféricos del océano pacífico que impacta nuestro territorio, actualmente “la niña” es considerado como un fenómeno ocasional, irregular, aperiódico y de grandes repercusiones socioeconómicas en el mundo. Se presenta con variada intensidad, siendo los episodios de 1982 -1983 y 1997-1998 los de más impacto en el siglo XX.

En otras ocasiones ocurre el fenómeno opuesto, los vientos alisios del sur se intensifican frente a las costas suramericanas y provocan un mayor afloramiento de aguas frías, las cuales cubren la superficie del Pacífico desde Suramérica hasta un poco más allá del centro del océano, llegan hasta las californias. Por sus características contrarias a “el niño”, este fenómeno es conocido como “la niña”. Se destacan los episodios de 1988-1989 y 1998-2000 por su intensidad, duración y efecto climático.

Hoy, hace unas semanas y esta semana pasada, las lluvias han destrozado parte de las siembras e inundado poblaciones que se han asentado en sus cauces naturales, causando pérdidas a miles de productores rurales; los fenómenos involucrados se transforman en amenazas por incremento de las lluvias y en consecuencia generan inundaciones y movimientos en masa; déficit de lluvias que conducen a sequías e incendios forestales, cielos despejados y heladas.

RESPUESTAS DEL GOBIERNO DE ROBERTO SANDOVAL

El Estado mexicano, ha creado instituciones para que las viejas formas de seguros agrícolas que pertenecieron a ese contrato de supeditación de las masas campesinas como fue Anagsa; hoy los seguros agrícolas ya no tienen el corporativismo que usaba el Banrural para la cooptación de los campesinos y sus organizaciones; existen más requisitos, más responsabilidad en las empresas aseguradoras.

Y aun así, al no tener la suficiente cultura de la previsión, es el gobierno de Estado es quién tiene que entrar en subsidiaridad para bucear en las entrañas administrativas de las entidades del gobierno de la república para encontrar los denominados “seguros catastróficos” del modo tal que Roberto Sandoval y su administración han paliado el grado extremo de pérdidas de los sembradíos de nuestros campiranos.

Recordemos, los cambios en las condiciones climáticas regionales se traducen en amenazas, según el tipo de fenómeno, para la agricultura y ganadería industrializadas y de supervivencia (seguridad alimentaria), la infraestructura vial, la disposición de agua potable y la capacidad de generación de energía hidroeléctrica, además que proliferan vectores de enfermedades asociadas con cambios ambientales temporales.

Lo destacable de la capacidad de respuesta de Roberto Sandoval es que los recursos de este “seguro catastófrico” no los han politizado –hasta la fecha- sobre todo considerando la inminencia del inicio de las campañas electorales para renovar los diputados federales.

Son respuestas institucionales, esa es la función del gobernante, prodigar los recursos públicos sin color y sin distingos partidarios, y este es el mejor mensaje que el gobernante le puede dar a la sociedad, de cara a la evolución de la producción agrícola local  y nacional, frente a la producción agrícola mundial que crecerá un 1,5 por ciento al año de promedio durante la próxima década, en comparación con un crecimiento anual del 2,1 por ciento entre 2003 y 2012, según las previsiones de un nuevo informe dado a conocer hoy por la OCDE y la FAO.

Una reducida expansión de las tierras agrícolas, el alza de los costes de producción, la creciente escasez de recursos y el aumento de las presiones ambientales son los principales factores detrás de esta tendencia. Sin embargo, el informe sostiene que la oferta de productos básicos agrícolas crecerá al ritmo de la demanda mundial; y esta es la divisa que alienta al gobierno de Nayarit, su internacionalización que trae consigo la capitalización de sus originarios productores, eso esperamos pues la agricultura se ha convertido en un sector cada vez más orientado hacia el mercado, en contraposición a la orientación política que tuvo en el pasado, ofreciendo así a los países en desarrollo importantes oportunidades de inversión y de beneficios económicos, dada su creciente demanda de alimentos, el potencial de expansión de la producción y las ventajas comparativas en muchos mercados mundiales.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido