GIANNI, EL SOBERBIO

Luis Ignacio Palacios 17/02/2015 Comentarios

El diputado con licencia, Gianni Ramírez hoy llega a su nivel de incompetencia; un profesional de la construcción enriquecido a la vera del servicio público y con la extraordinaria ventura de tener a Roberto Sandoval como su amigo y compadre; con un pasado de pobreza, con todo lo que eso significa en espíritus trémulos, en su nueva aventura política, las respuestas que la gente  le han dado a sus esquivas acciones son evidencia de que no todo lo que cuenta en sus boletines es veraz.

Expliquémonos; si vamos a explorar la personalidad singular y hasta curiosa del hombre que hoy aspira a ser diputado federal y a ser el heredero de su amigo y compadre en la gubernatura de la entidad, señalemos que lo que se conoce por “personalidad” es “el conjunto de rasgos del comportamiento, pensamientos y sentimientos, que le caracterizan a cada individuo y que persisten a lo largo de su existencia” ¿estamos..?

Ahora, si tratamos los transtornos de la personalidad del egocéntrico personaje, aspirante a dirigir el destino de los náyaros, debemos de atendernos al librito del sicólogo; “son una red compleja de perturbaciones emocionales, afectivas, motivacionales y sociales, originados por factores biológicos, psicológicos y sociales”

Se sabe que todos los hombres en su momento tienen frente a sí, un obstáculo que se llama frustración, que impide que la personalidad se desarrolle adecuadamente. Surge cuando no se satisfacen ciertas necesidades o cuando las metas no han sido alcanzadas. Esto trae como consecuencia que las personas sufran un desajuste social, una inadaptación que impone ansiedades y tensiones en lo cotidiano; en ésas anda el ingeniero Ramírez.

Como político de nuevo cuño, con los recursos del gobierno estatal, llevó a cabo de manera exitosa la campaña presidencial en la capital del Estado, el lumpen se entusiasmó, regalar dinero ajeno (el suyo nunca lo toca para estos menesteres) le dio un singular posicionamiento; y dicen que por un mal reparto, le dieron baje a su aspiración de competir por el ayuntamiento de Tepic.

Diputado local, la coyuntura política de los partidos se le pone a modo al gobernante y le manda a competir por el segundo distrito electoral federal, le ponen una “mona” como abanderado del panismo para hacerle muelle la campaña y sus perfiles se evidencian, desdén, impago a quienes le apoyan y le alimentan de documentos sustantivos para acreditar que es un político que ejerce el oficio de pensar.

El Pri, con su dirigencia estatal y sus candidatos, de nuevo se cuelga del patrimonio político del gobernador Sandoval para  estas nuevas elecciones.

LA RESPUESTA DE LA GENTE

Volviendo al personaje que nos ocupa, tal cual se me narraron, expongo dos hechos que se generaron en el entorno cercano de la gente con que a diario trata el diputado local con licencia.

En el mes de diciembre, a los trabajadores de la construcción que son empleados de la empresa de Gianni Ramírez que ahora maneja su hermano, a la hora de recibir su quincena junto a su aguinaldo, les hicieron una taquiza, todos los trabajadores cobraron su emolumentos y ninguno se quedó a los tacos de carne asada; le dieron la espalda a la empresa, por la forma estólida, despreciativa con que los tratan.

Hace unos días, en el barrio de dónde surgió el ingeniero Ramírez, luego de semanas sin el abasto de agua potable, mandó una pipa para la casa de su progenitora y de su hermano; la gente se apelotonó con el chofer y sabiendo que era de Gianni, le pidieron que repartiera un poco del vital líquido a sus vecinos; el chofer al parecer se comunicó con su patrón y la respuesta fue tajante. Ni madres, nada de agua para esos pediches.

No pasaron muchos días para que conociera la respuesta de tal negativa; en ocasión del manido festejo del día del amor y la amistad, por medio de sus gentes hizo una invitación masiva a sus vecinos, para que fueran a unos tacos; la gente le pidió que mejor les llevara agua, que no querían tacos; no les hizo caso y preparó el festejo vecinal…, al cual nadie de sus vecinos se le paró a degustar el ofrecimiento.

La soberbia es mala consejera, y en política es terriblemente cruel y contundente; hace unos cuantos meses el gobernador Roberto Sandoval, lo sufrió de manera intempestiva, la derrota de su candidato al ayuntamiento de Tepic, fue una sorpresa para el grupo compacto del poder; y sorpresa mayúscula para el candidato triunfador, no solo por la victoria electoral impensada, sino por el número de votos nunca dimensionados que lo llevaron al poder municipal.

Explorando las causas del fenómeno, el gobernador se percató de ello, el voto de castigo, el “voto del odio” tal cual me dijo un ex gobernador, fue el motivo recurrente de la derrota.

Pese a ello, Gianni Ramírez no aprende, no tiene vocación para prepararse en algo que desconoce, la generosidad y la benevolencia de un proyecto político; el resultado electoral le dará cabal respuesta a su conducta.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido