PAVEL PLATA

Luis Ignacio Palacios 11/02/2015 Comentarios

Después de varios años, su amigo le reivindica en el puesto del gabinete estatal, al que siempre estuvo predestinado; el doctor Pavel Plata Jarero, un reconocido profesional de la medicina, con especialidad en traumatología llega a la Secretaría de Salud, y quienes lo conocemos no dudamos en afirmar que es uno de los hombres del gobernante Roberto Sandoval, que como pocos puede calificar con notas de excelencia para tal nombramiento; es el hombre con el perfil y los atributos adecuados para darle prez a este gobierno en esta importantísima dependencia.

Cuento un tema de salud del escriba; desde 1967 como consecuencia de unos golpes recibidos en mis lumbares, dados por unos granaderos de la policía municipal de Guanatos, en los prolegómenos a la revuelta estudiantil; el escriba siempre padeció de lo que denominé “mi cintura de cristal”, dependía de analgésicos y largas terapias para seguir mis actividades deportivas, tenis, triatlón.

En mis cuarenta, se me agudizaron los problemas y un buen amigo me recomendó que viera al joven doctor Pavel Plata que recién había llegado al Cree luego de una maestría en el extranjero; con su diagnóstico descubrimos que tenía unas vértebras metidas, producto de aquellos viejos golpes; pude de manera mecánica resolver para siempre tal padecimiento.

Luego, en mis siete años de triatleta, de continuo fui su paciente, mis excesos en los entrenamientos me dieron toda clase de lesiones y siempre encontré en Pavel, su dedicación y calificada capacidad para resolver mis padecimientos.

Platicamos de sus padres, a quienes conocí cuando eran solteros; su madre una hermosa santiaguense, y su padre un excelente deportista y amigo a carta cabal; en el hoy secretario de salud, confluyen dos excelentes personalidades que le distinguen por su excelente carácter y bonhomía.

Amigo y colaborador de Roberto Sandoval, sucumbió ante los avatares de la vida pública que le complicó su vida privada; fue objeto de envidias, malidicencias y excesos; su matrimonio se deshizo, desde entonces, le veo una mirada triste, que solo se alegra cuando está con la niña de sus ojos; quienes hemos tenido hijas sabrán de la enorme alegría que nos prodigan con su cariño y calidez, somos los héroes para esas pequeñitas, que vinieron a esta vida para demostrar que pese a nuestro fardo de defectos, somos capaces de dar la vida por ellas.

Pavel Plata Jarero, es el hombre que le faltaba al gabinete de Roberto, estoy cierto que sabrá cumplir con creces esta difícil responsabilidad; tiene el talento político para ello, lo aprendió en el territorio más difícil de su corta vida de funcionario público. Enhorabuena..!

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido