LO QUE DEJA LA GLOSA

Luis Ignacio Palacios 06/11/2014 Comentarios

Cualquiera que sea la posición política o filia partidaria, cualquiera que haya seguido el decurso de estos tres días de lo que se hizo y de lo que se dejó de hacer en la glosa del tercer informe del gobernador Roberto Sandoval, este ejercicio deja muchas lecciones para la clase política, para la administración pública, para los partidos y, si ellos se percatan, también se dejan mensajes muy claros para los actuales integrantes de la XXXI legislatura.

En la bancada del Pan, se acredita lo sibilino que son  sus mensajes, en ocasiones el juego de dos aguas al que le apuesta Ramón Cambero, a quien sus correligionarios ya le califican como “el mejor diputado priísta”; la singular proyectiva contestataria que tiene Ivideliza Reyes, quien mal entiende su propia función de opositora, como si tal circunstancia fuese algo tan pueril como todo lo que expresa produce enojo o encono en la fracción del Pri o en los funcionarios del poder ejecutivo.

El talante de la señora Reyes, es de un ritmo acelerado, pareciera como que no tiene sosiego en los molinos de su mente, se constriñe en la descalificación extrema, buscando ser objetiva en la crítica destructiva por antonomasia, se mete en berenjenales llegando a la subjetividad extrema, la crítica feroz por la crítica misma; si de esta manera ella mal entiende que es al función de un diputado de oposición, caraxxo..! pues que jodida oposición tienen los panistas en estos legisladores estatales.

Felícitas Parra que encabeza su propia fracción panista, se conduce sin aspavientos y si bien condena la política gubernamental no llega a los extremos de su correligionaria; la sorpresa para muchos, la dio el joven Javier Mercado, que, en su primer documento de la glosa, fue el único que se circunscribió a los términos de acuerdo parlamentario, llevó agua para su molino desde luego, pero cumplió en la medida en que se puso a investigar los interiores del documento que les fuera presentado como el texto del Tercer informe del gobernador Sandoval.

En los delirantes perredianos, tenemos la más clara y genuina fotografía –sin retoque- de lo que son sus tribus y sus políticos; dados a la subjetividad, a la exageración, a la falta de veracidad en sus asertos, en su coordinadora, la esposa del jefe de la banda del morral se aprecia que tienen el callo de la ambición, del ejercicio patrimonialista del poder en grado extremo; hablan con fruición y desmesura; el mensaje de sus personas es “el poder sirve para hacernos ricos, poderosos e impunes..”

La política que practica doña Sonia Ibarra, y el boquiflojo Pavel Jarero; la que viven día a día, tiene muy poco que ver con las ideas, los valores y la imaginación, vaya! ni con las visiones teleológicas –esa sociedad que se quisiera sea menos injusta-  ellos, su política nada tiene que ver con la solidaridad, el altruismo, el idealismo democrático.

Todo en ellos es intrigas, maniobras, conspiraciones, pactos para apropiarse de dineros de sus cofrades, traiciones, mucho cálculo, malabarismo histriónico y mucho cinismo; para ellos, eso es el poder, y bajo esta maniquea visión descalificaron el todo por el todo del texto del tercer informe;  hicieron un inventario de contradicciones, hablaron de la nada existencial y no aportaron una sola idea trascendente al juicio histórico del gobierno de Roberto Sandoval.

LOS DEBUTANTES TRICOLORES

En la bancada del Pri, los diputados que tienen la obligación de defender al régimen y a su titular, a su jefe político, el gobernante Roberto Sandoval, pasaron las de Caín, cuando los atacaron; las féminas priístas con más voluntad que talento, hicieron el intento de ser adalides del gobierno de Roberto, con mala fortuna cayeron en yerros y equívocos propios de quienes no dominan el escenario jurídico político en el cual nos encontramos; los documentos que leyeron, fueron densos, profusos y sin  lucidez política.

De sus correligionarios, se apreció el intento de ser trascendente en Héctor Santana, empero, alguien tiene que decirle a este novel diputado, que tiene que ponerse a estudiar, argumentación, retórica y los rudimentos de la oratoria política; en su persona subyacen las virtudes de un buen orador; tiene que hacerlo a la voz de ya, toda vez que, el que ahí lo puso, está esperando que evolucione y pueda llegar a escaño mayores en la política electoral.

Javier Monroy, estuvo sobrio, mesurado y su documento estuvo bien redactado, le falta un poco de voz y de técnica de expresión corporal y gesticulaciones, pero, podemos decir que tiene madera para crecer, buena voz y adecuada presencia en la tribuna; hay que fijarse en él un poco más, si se dedica a estudiar lo que le hace falta; junto a Carlos Carrillo junior, fueron las voces del tricolor, que se apreciaron claras, asertivas y con capacidad argumentativa.

Este es el quid del asunto, es menester estudiar, leer mucho de lo que se va a hablar en la tribuna, porque desde Sócrates sabemos, que se habla bién de lo que se conoce, la exposición de ayer de joven Carrillo, tuvo la virtud de no perder el hilo conductor de sus argumentaciones, hizo loas al gobierno y a su titular, sin llegar a lo reptante ni cursi; quizás, un poco de esfuerzo en el manejo de la respiración para tener mejor entonación en la voz, pero lo que vimos es que, el de Jala, tiene la capacidad para auto contenerse y no dejarse llevar por la pasión del momento.

El que parece será el chicotito de la oposición, el diputado Gianni Ramírez, se le aprecia que tiene ya seguridades en la tribuna; vemos que tiene  ganas de decir muchas cosas, y por tanto, sabe ya ponerse calmo y puntualizar los argumentos que como dardos tira a las oposiciones, sabe hacer “bridge” en los temas delicados, generaliza las definiciones de políticas públicas; y cuando entra en su tema –obras públicas- es demoledor, maneja y argumenta con texto legales y programáticos.

Finalmente, Jorge Segura, el diputado presidente y pastor de la grey priísta, acredita que le ha seguido funcionando el estilo sobrio, tolerante que puede ser exigente y ejecutivo llegado el caso; supo salir avante de este episodio, con buenas calificaciones.

Así los vemos, ellos son en sus trincheras, el reflejo de su formación partidaria y de sus singulares percepciones de la política que desde el Congreso se practica.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido