LA GLOSA Y LOS DESFIGUROS

Luis Ignacio Palacios 04/11/2014 Comentarios

Bueno, el día esperado llegó, y las voces irredentas de las oposiciones se hicieron escuchar en el recinto legislativo, con motivo del primer día de glosa y análisis del tercer informe del gobernador Roberto Sandoval; y pues conforme a su talante hubo estridentes declaraciones, simulaciones, exageraciones y uno que otro lance que pretendió ser burlesco que se quedó en una mueca estólida, congelada en el regodeo ramplón cuyos mejores exponentes ayer, los tuvimos con los perredistas Sonia Ibarra y Pavel Jarero.

En efecto, son los diputados perredianos, sectarios, torpes y obtusos que les vale auténticamente un soberano comino, el cumplir medianamente con los acuerdos y normas internas que rigen el trabajo parlamentario; vimos a la esposa del jefe de la banda del morral, desatada, con una verbalización acelerada, con el rictus de la angustia existencial en su rostro, haciendo un recuento de las descalificaciones sobre la actual administración gubernamental; y luego, el riesgo, escupir para arriba, descalificando el trabajo de sus pares

Incluso, sin el más mínimo recato o pudor, habló mordiéndose la lengua con temas como honestidad, transparencia y rendición de cuentas; quizás pensaba que estos jóvenes diputados del Pri, no tienen conocimiento de la fama pública que ella tiene, adquirida con justificación entre las tribus de su partido, el de haber dispuesto o desviado cientos de millones de pesos de su propia bancada en el congreso federal.

He aquí la nota de agosto 26 de 2009  de una sesión de su bancada en Los Cabos cuando se le reclamó información puntual y transparencia del manejo de 800 millones de pesos que les correspondía a la bancada del PRD en aquella legislatura: “La esposa de Guadalupe Acosta Naranjo, la diputada perredista Sonia Ibarra, se negó a entregar a sus compañeros los números de cuentas bancarias, sus saldos actuales, el manejo de las chequeras y los nombres de las personas autorizadas para retiros del grupo parlamentario del PRD, lo cual acrecentó las dudas sobre el manejo de 800 millones de pesos de subvenciones que recibió la bancada durante tres años.”

En fin, he ahí los impolutos perredianos, que hoy sacan el espantajo de la honestidad valiente y son estridentes, subjetivos contestatarios de un régimen que espera el juicio crítico de la ciudadanía y que  con estas voces descalificadoras, no contribuyen a los fines del informe gubernamental, el análisis trascendente para que la sociedad vea y conozca el por qué existen los diputados y de qué pasta están hechos.

En su oportunidad, el ex alcalde Santiago, con su espontaneísmo que pretendió ser culturizante utilizó la tribuna para exhibir su crasa ignorancia en el manejo del derecho constitucional, aplicado a los perfiles de un gobierno; con su oratoria de pueblo, aldeano y boquiflojo, no cumplió las expectativas de referirse al documento del tercer informe, confirmó su existencia como diputado, está ahí en el triste papel de apantalla pendejos;  y qué pobre oposición que recurre a la descalificación insustancial para justificarse.

ASERTIVOS

Quizás, el único diputado que estuvo dentro del contexto del formato acordado para el análisis del tercer informe, sesiones que tienen por objeto hacer la confronta en los objetivos del Plan estatal de desarrollo, y si con lo informado ha actuado el titular del poder ejecutivo estatal en la misma frecuencia; y sí,  fue el panista Javier Mercado que en la tribuna hizo algunas puntualizaciones que, como se apreció, no le gustaron al secretario general de gobierno ahí presente; dado que señaló informaciones inverosímiles que le pusieron en el texto del tercer informe.

Jassive Durán, llegó a la tribuna para leer un denso, profuso y difuso documento; no me gustó el tono de argumentaciones, un tanto melifluo, dada la intención de enaltecer y defender ante la diatriba la administración de su amigo Roberto Sandoval; sin embargo es agradecerle el esfuerzo que trató de estar en el formato previsto por el acuerdo parlamentario y dejó en claro su fidelidad al jefe político, aunque le faltaron un tanto recursos argumentativos.

La mera verdad no entiendo, porque Héctor Santana, teniendo todos los atributos que requiere un buen orador y un político en ciernes, llegue a la tribuna y al querer ser trascendente, cometa el peor error de los oradores novatos, engola la voz; es el yerro más recurrido de los principiantes en la oratoria política; perdiendo casi la mitad de su tiempo en saludos y reconocimientos innecesarios, leyó un documento mal redactado, difuso en sus asertos, y con el tiempo encima, no pudo terminar y desconocemos la tesis que pretendió exponer en favor del régimen al cual sirve.

Este joven político, tiene voz, le falta educarla;, tiene presencia, le falta manejo de lenguaje corporal y facial; se pone nervioso, es porque no tiene todos los rudimentos culturales e información que le de sustento a sus intervenciones.

Pareciera que Luis Manuel rompió un acuerdo previo entre los líderes de las bancadas, su segunda intervención fue la mar de confusa y le puso moralina al final; de inmediato, Gianni Ramírez, para “hechos” sube a la tribuna para medio equilibrar la balanza mediática por lo excesivo de las representaciones opositoras que hicieron un rosario de descalificaciones estólidas; los breves minutos en que estuvo ante el micrófono, acreditó que ya sabe dominar sus emociones; hablo calmo y se fue por el ejercicio de las comparaciones con el estado actual que padecen otras entidades federativas, para ponderar todo lo que se ha logrado en este gobierno.

No cayó en la provocación de alusiones personales, sin embargo, más o menos aludió al dogmatismo de los perredianos y panistas que exageraron la nota contestataria, se redujo al principio de objetividad que debe prevalecer en todo juicio crítico a gobierno alguno, y por eso, sin fuegos ni pirotecnia verbal, salió bién librado en su improvisación.

Bueno, pues veremos hoy, si todos los representantes van mejor preparados para glosar el tema que corresponde, “Calidad de vida”, habrá tela de conde contar; y ojalá las oposiciones y los priístas estén a la altura de lo que significa una glosa de informe gubernamental.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido