DECRETAN IMPLANTAR EL NUEVO SISTEMA PENAL

Luis Ignacio Palacios 05/08/2014 Comentarios

Será sin duda, la cereza del pastel para el “hacedor de milagros” el letrado Javier Rivera, imaginativo y eficaz secretario general del congreso del Estado; quién hizo una excelente mancuerna con el diputado presidente Armando Jiménez, para cerrar con broche de oro el término de su legislatura; ayer, decretaron una serie de reformas a varias leyes afines, un nuevo código penal y la implementación del nuevo sistema de justicia penal, de corte acusatorio, la más grande reforma en la procuración y administración de justicia que veremos los nayaritas.

Tiempos inéditos, ahí en el seno de congreso confluyen una serie de acciones legislativas, con un mucho de trabajo de Pedro Antonio Enríquez, del fiscal de hierro Edgar Veytia, y del responsable de la comisión para implementar el NSJP, el ahora magistrado “con futuro” Miguel Ahumada y de sus respectivos equipos de trabajo; el que se dio con la determinación política del gobernador Roberto Sandoval, para que a finales de este año, ya esté funcionando el nuevo sistema en la entidad.

La culminación de este trabajo, podemos señalar que ha sido una excelente acción concertada de las tres instituciones, incluyendo al titular de la escuela judicial, Julio Romero; con sus propios y naturales altibajos, mucho trabajo de gabinete, demasiado sigilo en el ejercicio de los recursos que la Setec manda a la entidad para implementar el NSJP, y el llegar a acuerdos impulsados por la exigencia de los tiempos que la Setec impone a las entidades que, como la nuestra se encuentran en el proceso de culminar en el 2016 toda su implementación.

Estos decretos, pueden justificadamente hacer que se sientan satisfechos los responsables de las instituciones señaladas, le pueden rendir buenas cuentas a la titular de la Setec María de los Angeles Fromow y al gobernador Roberto Sandoval; según su bitácora de trabajo, en el TSJ, en la Fiscalía general, en la comisión tripartita, todo se ha cumplido, se llevaron a cabo los programas que se asumieron como un reto, a marchas forzadas, cursos para esto, cursos para esto otro, y ahí con los téoricos y expertos que la Setec ha mandado, la gente que han invitado, de Michoacán, del DF, de Nuevo León, encontramos una realidad, la realidad que prevalece en el país en este delicado tema.

Hemos tenido instructores de Jalisco, de Nuevo León, contratados por la USAID, de varias otras latitudes, se han llevado conferencias de todo tipo, de la amplia gama de tópicos que el NSJP posibilita; y ahí, hemos visto que hay de dulce, de chile y de manteca, es el universo de expertos y otros no tanto, que han evidenciado su falta de consistencia en los temas que expusieron, otros, solo leyeron los términos de las nuevas leyes, y muy pocos acreditaron que deveras saben lo que dicen y que tienen la experiencia suficiente que les respalda.

En este camino, el fiscal de hierro y el “magistrado con futuro” agarraron de todo, y ya tienen el cuerpo de jueces, agentes del MP, defensores de oficio, y operadores de la unidades de soluciones alternas penales, las USAP, que sólo ellos conocen; hay un gran vacío en todo lo que han hecho, no lo  han sabido socializarlo en el foro, ni en el tejido social.

LOS CLAROSCUROS

El nuevo sistema de justicia penal, tiene en primera instancia definidas tres etapas; la primera que es la averiguación previa, a partir de la denuncia o querella, de la noticia criminis, se inicia un largo procedimiento que tiene forzosa y necesariamente cumplir con sus fases para no regarla; ahí intervienen policías municipales, policías ministeriales, peritos, y agentes del ministerio público.

Una vez armada la carpeta de investigación, se inicia la etapa intermedia, donde el MP, el ofendido, el imputado y su defensor, realizan una serie de acciones ante el Juez de control o de garantía, es dónde se llevan a cabo acuerdo pre procesales, y, en caso de no proceder ninguna de formas alternativas de resolución de conflictos derivados del hecho delictivo, se lleva a cabo la audiencia de imputación.

La cual nos remite a la tercera etapa, la de juicio, que en paridad procesal y con las características de concentración, contradicción, continuidad, inmediación y publicidad, el MP, el imputado, su defensor, el ofendido y su asesor jurídico, ante el juez de juicio llevan a cabo el desahogo de pruebas y los alegatos para acreditar cada cual, su teoría del caso.

Parece sencillo, pero todo este proceso, es la mar de difícil, según lo que hemos conocido, todos los involucrados se han dedicado a capacitar a  sus gentes en la segunda y tercera etapa; descuidando peligrosamente la primera, que es la capacitación del personal policiáco y técnico para la integración de la carpeta de investigación; ahí existe el santo grial que es la “cadena de custodia” todos los registros que deben de acreditar que se ha seguido el debido proceso, que engloba desde la lectura de derechos del imputado, y la absoluta continuidad con las probanzas que se acumulan sin desconocimiento alguno del ofendido y su asesor jurídico.

Si falta algo, una mínima falla, el MP, el juez de control, está conminado a dejar en libertad al imputado por yerros en la integración de la carpeta de la investigación; no todo es la oralidad desde luego, ésta será necesaria solo en la audiencia de imputación del caso y en la tercera etapa. Un sector ausente en todo este proceso de implementación lo han sido los abogados postulantes, que no han actuado en consecuencia, le tienen demasiados temores a la oralidad y ya con la vigencia de los juicios orales mercantiles, se confirma, las precariedades que tienen.

Y si esta omisión de las instituciones y personajes involucrados es grave al desdeñar la capacitación a los operadores en la primera etapa del NSJP, existe aún otra igual o más grave, no se ha sabido socializar las bondades del sistema en la sociedad, en Juan Pueblo, para que, de entrada conozca la filosofía garantista que lo anima, que la gente aprenda a perdonar a sus ofensores; puesto que los acuerdos pre procesales para resolver los conflictos derivados de los delitos, deberán ser el 90% de menos,  de los más de cinco mil delitos que se cometen al año en la entidad.

A partir del 15 de diciembre en Tepic, Xalisco y Santa María del Oro tendremos juicios orales, en cinco delitos, violencia familiar, abandono de familia, daño a las cosas (lo que hoy se conoce como daño en propiedad ajena), de tránsito,  y robo simple; tendremos la vacatio legis para implementar el nuevo código nacional de procedimientos penales en estos municipios y el tránsito para la implementación paulatina en toda la entidad, hasta el 2016 de todo el nuevo sistema.

¿Debemos de aceptar la admonición del fiscal de hierro del lunes pasado? “Nayarit está preparado para los juicios orales..” puede que haya sido una expresión de entusiasmo, quizás como ayer mismo en el congreso me reconoció uno de sus letrados cercanos, le digo de las omisiones y medio acepta; pero coincidimos, veremos desfiguros de todo tipo, a lo mejor “echando a perder se enseñan”.

Mucho se tiene que trabajar para equilibrar todo lo no capacitado y no socializado en los municipios; en breve tendremos ootra nueva ley nacional, la de “mecanismos alternativos de solución de controversias en materia penal”, que es otra densa legislación que trae consigo un mundo de cuestiones por adaptar, precisamente en la etapa inicial del NSJP en la que han sido omisos en Nayarit.

Démosle pues, el beneficio de la duda, aunque algunos de circunspectos funcionarios involucrados, no lo merezcan…, dada la opacidad con la que se han conducido.

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido