NIÑOS TRABAJANDO

Luis Ignacio Palacios 29/04/2014 Comentarios

El día de ayer, en la Universidad Autónoma de Nayarit, con la presencia del rector C.P. Juan López Salazar, el subsecretario de Inclusión Laboral de la Secretaría del Trabajo y Prevención Social, Ignacio Rubí Salazar, se instaló la «Comisión Para la Erradicación del Trabajo Infantil y la Protección de los Adolescentes Trabajadores en Edad Permitida del Estado de Nayarit», en cuyo acto, se dio a conocer la cruda realidad que prevalece en la entidad, tenemos el mayor número de niños que trabajan en actividades agrícolas, de todo el país.

Existe una lógica que nos lo explica, somos una entidad cuyas actividades en las planicies costeras reclama la mano de obra de migrantes nacionales, que vienen de otras entidades deprimidas, con pobreza ambulatoria y de las etnias que tenemos en la sierra, todos ellos, trabajadores que llegan con sus familias, acreditando que, como la inmensa mayoría de los mexicanos pobres, tienen muchos hijos; ese extraño responso contra la inequitativa distribución de la riqueza que tenemos.

Este acto, fue el inicio del Foro Estatal para la Inclusión Laboral, dónde se dio a conocer que nuestro país registra tres millones 35 mil menores trabajando, de los cuales el 40 por ciento ya abandonó los estudios, lo que permite establecer que a mayor cantidad registrada de trabajo infantil, pervive la pobreza, esto es, la mano de obra infantil no resuelve el problema, al contrario, lo agrava, el ingreso del trabajo de los menores es de un magro 10% con lo contribuyen a la economía familiar.

Rubí Salazar exhortó a la Universidad Autónoma de Nayarit para que asuma el reto que implica este enorme reto social, lo que fue inmediatamente recogido por el rector Juan López Salazar, contando como testigos al secretario general de Gobierno, José Trinidad Espinoza Vargas; al secretario del Trabajo en Nayarit, Federico Gutiérrez Villalobos y al delegado de la STyPS, Carlos Rubén López Dado.

El Estado mexicano, ha retomado las obligaciones que le impone los protocolos firmados en la Organización Internacional del Trabajo, para propiciar el trabajo digno de los adolescentes y ha elevado la edad mínima a 15 años para que se incluya la terminación de la educación básica; este gobierno implementa una estrategia para promover los derechos laborales e informar del marco jurídico nacional y convencional que prohíbe y sanciona la explotación de niñas y niños.

Para la ONU, los menores de 18 años, son niños, y como tales tienen derechos fundamentales; por convenios, protocolos y leyes para la protección de los derechos de los niños en nuestro país, no faltan; lo grave es la pervivencia de la explotación de los menores; en Nayarit, este gobierno ha habilitado comedores y estancias para los hijos de los trabajadores agrícolas que cada temporada de zafra vienen a la entidad; sin embargo muchas familias se han quedado, contribuyendo a engrosar la pobreza patrimonial receptiva.

De ahí que es trascendental que comisiones como la que ayer se instituyó trabajen en serio y no sea un mero acto burocrático; nuestra sociedad de consumo posibilita que las manos de los niños, frágiles, con sus cuerpos pequeños, asuman grandes responsabilidades; por eso, las normas del trabajo deben equilibrar los factores de la producción y establecer la justicia social, se debe propiciar el trabajo digno y decente, que es aquél donde se respeta la dignidad del trabajador sin discriminación alguna y se tiene acceso a la seguridad social y se reciben salarios remuneradores.

Se vale soñar con estos supuestos legales; mientras tanto, tenemos más 40 mil niños trabajando en Nayarit, siendo un millón y feria de habitantes, este no debe ser un honor ni rasgo distintivo; la tarea sin duda es de todos, gobierno, UAN y sociedad.

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido