PAROS LOCOS DEL SUTSEM; ARCAÍSMO PURO

Luis Ignacio Palacios 22/04/2014 Comentarios

Este tipo de acciones que rayan en el delirio, no tienen ni por asomo el beneplácito o la adhesión de la ciudadanía, por una simple y poderosa razón, saben que el personal sindicalizado es un cero a la izquierda en productividad, en atenciones al público que demanda bienes y servicios de los poderes públicos; y que a esta consustancial güeva se añade un grado superlativo de sinvergüenzonería y aprovechamiento estólido de los bienes y recursos del Estado; el sindicalismo oficial es un arcaísmo en el tiempo que vivimos.

Y arcaica es la visión patrimonialista que tiene Agueda Galicia y sus agremiados; no se han dado cuenta de que este país y sus estructuras jurídico-políticas evolucionaron, se terminaron (ojalá y sea para siempre) las absurdas y onerosas canonjías, de ésas que constituyen el estúpido catálogo de “prestaciones extras” que hoy le demandan a los gobiernos municipales y estatales.

Nadie puede dudar ya en estos tiempos, que el principio de libertad sindical, los trabajadores del Sutsem lo han desnaturalizado en grado extremo, al ejercer este diseño de estrategia chocante, por muy reivindicatoria que fuese, el hacer valer pretensiones que muy poco tienen de jurídicas, dado que, si lo fueren, se plantearía un conflicto de carácter económico para la revisión de salarios y prestaciones “legales”, y dado que no lo son, recurren al paro, al chantaje vil, en una de las vertientes que más daño le hacen a la sociedad, interrumpir el proceso legal de la vida pública de los poderes.

El objetivo del paro, es de naturaleza económica y política, evidentemente; en  lo económico, hacen las cuentas del gran capitán, que les arroja por supuestos “adeudos” la froilera de más de quinientos millones de pesos, dinero que ningún gobierno tiene para tirarlos a un sindicalismo absurdo, improductivo y obsoleto.

Este tipo de movilizaciones de facto, impactan más en la sociedad que en los gobiernos; y a eso se lo dedican con fruición los paristas del Sutsem; no es una resistencia  los excesos del gobierno, este movimiento carece de los valores para ser legitimado por cualquier instancia legal, ya no digamos por los destinatarios de la presión y los terceros perjudicados, la ciudadanía que aprecia lo inútil y molesto que son estos paros generales de actividades gubernamentales.

Dentro de nuestro régimen jurídico, este paro, que no es huelga ni por asomo, es ilícito y por lo tanto punible a sus protagonistas, de entrada, elemental es descontar el día no laborado y, además pensar en el ejercicio de acciones de otra índole para exigirles responsabilidades que le son inherentes a este tipo de acciones.

No nos encontramos  en este caso con el principio toral y objeto distintivo de la huelga lícita, consistente en concordar los afanes antagónicos de los trabajadores y los gobiernos, para conseguir la equidistancia y sana concertación de sus intereses profesionales y de clase, en aras de preservar, con la solución de sus conflictos, el bienestar general. Todo lo contrario, el paro loco es altamente perjudicial para las entidades públicas y para la sociedad.

DAÑOS PROCESALES EN EL TSJ

El quehacer judicial, de nueva cuenta se ve afectado, el personal sindicalizado abrumado por el cúmulo de trabajo que existe, dilaciones en los acuerdos, largas las fechas para fijar la hora de las audiencias, con el paro de ayer, se suspendieron la mayoría de las audiencias programadas para estas fechas y se dejaron de hacer un cúmulo indeterminado de diligencias judiciales, notificaciones, requerimientos, hasta embargos.

Lo anterior constituye no solo el daño y la perturbación inédita producto de la suspensión ilegal de las labores en los juzgados, sino que se puede dimensionar como un serio daño social que el personal del poder judicial sindicalizado le profiere a la sociedad en general y a los justiciables en lo particular.

Porque ¿qué cree caro lector..? el personal del sutsem que labora en los juzgados foráneos, no tenían una cabal información de la naturaleza del paro, y los angelitos de Agueda, se pusieron a tomar los edificios de los juzgados, impidiendo el acceso a los abogados y justiciables, detectada tamaña irregularidad dentro de la ilicitud del paro, se pudo desactivar este tipo de acciones que en serio chocan y recontra chocan a toda la sociedad.

En el Ayuntamiento de Tepic, se tomaron las oficinas de recaudación, impidieron la salida de los camiones de la basura y otras provocaciones más de este tipo estólido de actos con los cuales el desprestigio del sutsem, de su liderazgo y de sus agremiados de manera puntual se va al lugar en que pertenecen; a un pasado ya ido, en el cual, el sindicalismo de las entidades públicas eran el instrumento de terror de sus líderes en contra de autoridades blandengues.

Una de las “prestaciones” que reclaman, es el inexistente fondo de pensiones, un instrumento financiero que el sindicato desde un principio rechazaron; en el arranque del sexenio de Rogelio Flores Curiel, se hizo una adaptación del esquema del Ijas, el instituto jalisciense de asistencia social, creando así el Fondo de Pensiones del Estado de Nayarit.

El gobernador de entonces, se comprometió a iniciar las aportaciones del Estado y conseguir recursos de la federación, los cuales vendrían una vez que el sindicato aportara los suyos.., y pues ni madres..! como todo lo quieren dado y arrempujado (perdón por la corrientezcon el principio toral y objeto distintivo de la huelga lícita, consistente en concordar los afanes antagónicos de los trabajadores y la empresa, para conseguir la equidistancia y sana concertación de sus intereses profesionales y de clase, en aras de preservar, con la solución de sus conflictos, el bienestar general. discursiva…) no estuvieron de acuerdo en aportar la parte alícuota que les correspondería, y recuerdo bien, qué Armando Gómez Chávez, un excelente economista, nombrado su primer director, se tuvo que regresar a la oficialía mayor, ante la inutilidad del instituto.

El sátrapa gobernador anterior, les jugó el dedo en la boca con este y otros asuntos de locura sindical; hoy estos paros locos, son el resultado de los juegos perversos de una mente desquiciada que heredó al actual gobierno, tales desaguisados que solo joroban a la sociedad.

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido