RIDÍCULO EN LA CANACINTRA

Luis Ignacio Palacios 23/01/2014 Comentarios

A tiempo, y cumpliendo todos los requisitos que establecen los estatutos y la Ley de la materia que rige su existencia, el arquitecto Fernando Sánchez Zatarain, hace un par de semanas llevó a cabo el anuncio de contender por la presidencia de la delegación estatal de la Canacintra; presentando un interesante documento como propuesta de trabajo, con líneas muy claras; refundar el organismo, mejor los servicios a sus afiliados; hacer sinergia con el Plan estatal de desarrollo del gobernador Roberto Sandoval y, promover una amplia alianza empresarial junto a las otras organizaciones empresariales y el gobierno del Estado.

Sánchez Zatarain hizo sus acciones a la luz de los medios, acudió a las televisoras, radiodifusoras y cumplió con los tiempos que su organización establece para el registro de su candidatura, empero oh sorpresa..! el actual presidente y un pequeño grupo de incondicionales, le negaron el registro, con argumentos baladíes, e inclusive coaccionándolo para que abandonara sus intenciones de ser candidato en las próximas elecciones que deben de realizarse a más tardar el próximo 15 de Febrero del presente año.

El  presidente César Miramontes Jaime y su secretario José Morales Fonseca, hicieron lo mismo que hace días sucedió en la delegación del Estado de Hidalgo; y el candidato rechazado hizo lo mismo que está haciendo Fernando Sánchez; acudió ayer a la ciudad de México a la sede de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación, dónde ya registraron su candidatura, ante la contumacia de la delegación de Nayarit, y de esta manera se inicia el procedimiento con la hegemonía del concejo directivo nacional, en  donde su departamento jurídico ya validó la documentación de Zatarain y vendrán en su oportunidad a organizar y vigilar el proceso de elecciones de donde surgirá el próximo dirigente de la delegación estatal.

Los dos precarios dirigentes, Miramontes y Morales con su actitud obtusa revelan que además de su incapacidad para ser dignos abanderados de esta importante organización empresarial, ante la petición de Sánchez Zatarain de abrir el proceso de elecciones para renovar el concejo delegacional, muestran una actitud cerril y aldeana, propia de caciquitos de rancho, no proclives al respeto de sus normas internas.

De facto, César Miramontes asumió hace más de un año, ante la presidencia nacional, un “pacto de caballeros” de que este sería su segundo ejercicio como tal, consensuado, obteniendo de ahí el apoyo del ahora candidato a sucederlo; sin embargo al “rajarse” de cumplir tal convenio empresarial, lo único que logra, además del ridículo social y ante sus pares, es que tome el asunto en sus manos el concejo nacional, para demostrarle a los nayaritas que, este tipo de dirigentes son incapaces de abrir de manera democrática el proceso de sucesión de su presidente.

LA ESPECTATIVA POSIBLE

En estos días, probablemente mañana, en una reunión con sus simpatizantes y demás afiliados a la delegación de esta cámara se convocará a una conferencia de prensa para dar a conocer el proceso ya iniciado por el concejo nacional de Canacintra y anunciar en unos cuantos días el registro de la candidatura del Arq. Fernando Sánchez Zatarain a la presidencia de la delegación Nayarit; en este anuncio, va implícita la condena a la acción deleznable de pretender impedir por parte de César y sus corifeos, la vigencia de los estatutos, su reglamento y los procesos sucesorios que señala la Ley de Cámara empresariales y sus confederaciones, en sus numerales 23, 24 y demás concordantes.

¿Cuál ha sido el rasgo distintivo de la conducción de la delegación Canacintra por parte de César Miramontes y sus pocos incondicionales…? anodinos y sin personalidad, responsables del deterioro de los servicios que debe prestar a sus afiliados; la actitud reptante en ocasiones y en otras provocadora para con el gobierno del Estado, demandando de pueril manera, que los contratos de compra de uniformes escolares debieran de dárselos a su empresa, lo que logró en parte, el año pasado, quedando mal como proveedor de tal servicio a la actual administración.

Este tipo de dirigentes empresariales de provincia, César Miramontes y José Morales, se conducen conforme a sus personales aflicciones y servidumbres políticas; incapaces de generar ideas trascendentes para ubicarse al ritmo de los tiempos que construye con dinamismo el gobierno estatal, incapaces de crear condiciones de adhesión y sentido de pertenencia de sus afiliados, marrulleros fallidos, quedarán aún más desprestigiados, ante la hegemonía de las acciones del concejo nacional que implementará el proceso de cambio estatutario.

Esperemos pues, que nos dice al Arq. Fernando Sánchez Zatarain en su próxima conferencia de prensa.

Con esta actitud ramplona de Miramontes y Morales, se explica y justifica la procedencia de un rostro nuevo, y del cómo se generó la simpatía y apoyos a la inteligente propuesta de renovación estatutaria del candidato Fernando Sánchez Zatarain; bueno, para vergüenzas no ganan los nayaritas, con este desaguisado protagonizado en la delegación de Canacintra, los dirigentes nacionales, seguro se van a ruborizar ante sus pares, dada la conducta pueril y torpe de estos dirigentes.

Contacto: luisi48@prodigy.net.mx

 

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido