OFS, GÉNESIS DE LA RENUNCIA; LA REAL POLITIK

Luis Ignacio Palacios 22/11/2013 Comentarios

La renuncia de Salvador Iñiguez Castillo, auditor general del órgano de fiscalización superior de la cámara de diputados reiteradamente anunciada por los filtros del poder, formalizada el día de ayer, es la culminación de una serie de actos, primero legislativos, luego administrativos, posteriormente de hegemonía política, e inmerso en este escenario las funciones sustantivas del OFS, la improvisación de quienes actúan a nombre del gobernador Roberto Sandoval, para compactar su mandato a niveles transexenales.

En efecto, -vamos por partes dijo Jack el destripador- todo este margallate se origina en el tramo final de sexenio anterior; las mentes calenturientas de quienes habían sido los beneficiarios de la prevaricación fiscalizadora; me explico, la entidad jurídica recibía jugosos recursos mensuales de los más pudientes ayuntamientos, para que los dictámenes de fiscalización fueses lenes; se privilegió lo jurídico sobre lo auditable, las resultas de los procesos de fiscalización fueron siempre adocenadas.

Encumbrados en el coto de poder, ensorbecidos por los delirios transexenales del sátrapa gobernante, aprovechando que el diputado presidente de la anterior legislatura andaba de luna de miel y estrenando joven efeba, le dieron el albazo legislativo para dotar al OFS local, de autonomía de gestión, y de otorgarle facultades a su titular para nombrar de manera autónoma –o ratificar en su caso- a los auditores especiales.

La llegada del gobierno de Roberto Sandoval, dejó el escenario listo para la primera de las acciones transexenales, a escasas semanas del arribo de este gobierno, correspondió el nombramiento o ratificación de los auditores especiales; y he ahí el yerro de Salvador, al parecer no tuvo la delicadeza de ir a presentar el escenario con el diputado presidente Armando Jiménez, ni mucho menos con el gobernador del Estado, Roberto Sandoval, para correrle la atención del proceso.

¿Qué pasó en la mente de nuestro viejo amigo Salvador Iñiguez..? un hombre talentoso y experimentado de larga experiencia en los dinteles del poder; me extrañó sobremanera, ratifica a los auditores especiales, que representaban la inutilidad de las corrientes políticas que ahí los pusieron, de Raúl Mejía, de su hermana y del sátrapa ex gobernante que ya era condenado en alocuciones públicas por Roberto Sandoval, merced al cochinero que le dejaron.

Le preguntó el diputado presidente, le preguntaron funcionarios del gobernante, y al parecer, -me dijeron- que respondió: “es mi facultad y la estoy ejerciendo…”

LARGOS PERIODOS VERSUS OPACIDAD

Es el modelo, se pretende que los gobiernos estatales, tengan la presencia de un organismo –autónomo políticamente- que fiscalice y realice acciones de cara a la sociedad, fuera del control sexenal del gobernante; de ahí el porqué sus periodos son de siete, ocho años, para que las auditorías sean realizadas por funcionarios que no obedecen al gobernante en turno; y este el quid, los nuevos gobernante del Pri, han llegado y han hecho desfiguro y medio para defenestrar a los auditores generales.

Los ridículos políticos, los yerros jurídicos de los casos de Tabasco y Morelos, son verdaderamente aleccionadores, en los cambios anticipados de sus auditores.

Luego de la ratificación por Iñiguez de los auditores especiales, la trinca maquiavélica de Roberto Sandoval compuesta por Pepe Espinoza, Gerardo Siller y Roy Rubio, le dieron un adelanto de su hegemonía, a nombre del gobernante, le impusieron incrementos salariales a dilectas servidoras del OFS; posteriormente operaron cambios en personal y les pidieron –dicen que de fea forma- la renuncia a los auditores especiales ratificados.

Explicable la reacción del poder ejecutivo; la clase política no tiene aún el nivel de desarrollo de cultura política para construir escenarios gubernamentales de transparencia y de procesos administrativos democráticos; el que llega manda, y aquel que no lo entienda y trate de hacerle al demócrata sin decoro o urbanidad política es defenestrado.

Eso le pasó a Salvador Iñiguez, y como consecuencia, estos espacios de poder evidenciaron las aflicciones y limitantes que tienen los hombres del gobernante; son improvisados, algunos con su primera experiencia administrativa, llegan con el talante autoritario y represor; y lo que es grave, tienen la conducta de acosadores sexuales a las propias amigas de este gobierno que llegan a un ansiado puesto; y a las anteriores empleadas que condicionan favores sexuales para su permanencia.

Este es el oprobio, y en este gobierno no lo han querido ver.

Y en este contexto, el diputado presidente Armando García, que en el cierre del año pasado, salvó a la trinca maquiavélica de una seria amonestación gubernamental, ha hecho su juego; le dijo a Iñiguez con alegórica admonición política: “la casa es chica, pero hay quien la atienda..” en la concreción de la más inteligente de las conductas de los hombres del poder de esta administración.

El no creyó en el canto de las sirenas de los excesos transexenales; el tartufo operador de las reformas inopinadas a la ley orgánica del OFS, fue el primero de los defenestrados, ahí está ahora atejonado en la sala del TSJ con el contador que es magistrado de los caciques magisteriales.

EL BLOQUE DEL PODER, SUS DEBILIDADES Y FORTALEZAS

Roberto Sandoval me lo comentó “off the record” hace como un año; cuando analizábamos la reproducción del poder para su primer trienio; le hemos dicho a nuestro amigo el gobernante, que echarse a cuestas la enorme tarea de desmantelar una clase administradora, no funciona como le ha funcionado en el escenario partidario en donde ha tenido hasta la fecha un exitoso desempeño.

En este momento se encuentra haciendo inventario de sus amigos, de sus compromisos para quienes le han acompañado en su proyecto desde hace dos lustros; y las cuentas no le salen, no tiene coroneles, generales que le cubran los puestos administrativos en los tres poderes y en las presidencias municipales; tiene demasiada tropa, y eso ha sido uno de los yerros de esta administración, llevar por ejemplo al OFS personal sin los mínimos perfiles para operar acciones tan especializadas de auditoría y fiscalización  gubernamental, provocando absurdos entorpecimientos en el trabajo sustantivo de esta dependencia.

Al no tener Némesis, Roberto Sandoval y los hombres de su gabinete que actúan en su nombre, no debieran tener problemas en la natural y obvia operación de fortalecer su hegemonía y tratar de construir escenarios de protección transexenal; sin embargo, no han acreditado eficacia, son eficientes porque la marcha de la administración pública, con tumbos, yerros e improvisaciones no se detiene; sin embargo en este ínterin dejan por acreditar temperancia, talento y cultura operacional en las entidades públicas.

Quedan dos escenarios para construir que deben hacerlo con pulcritud; primero, el famoso “Tony” Domínguez, que queda a cargo del despacho del OFS, debe acreditar con sus acciones al interior de esta dependencia, de que no es veraz todo lo malo que se dice de su personal conducta, dejar de lado esa propensión al autoritarismo irrespetuoso que le genera acres comentarios a sus espaldas, los cuales han llegado a la oficina de Roberto Sandoval.

Y para el diputado presidente, llevar a cabo con absoluta pulcritud y transparencia el proceso de designación del nuevo titular del OFS; le corresponde a nuestro amigo Roy Rubio el más difícil de los trabajos, enfrentar su obvia designación frente a una selectiva opinión pública, medio influyente de los emisarios del pasado, de que este ejercicio no es una muestra del patrimonialismo con que los neo priistas ejercitan el poder.

El chicharronerismo, el desdén a la sociedad y sus voces, es mala conseja; capitalizaron yerros políticos y los excesos transexenales erráticos del sátrapa ex gobernador; prudente es que visualicen que están a tiempo de concretar su hegemonía, sin caer en la misma patología del poder.

Contacto: luisi48@prodigy.net.mx

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido