LA ESCUELA DE LOS MAGISTRADOS

Luis Ignacio Palacios 22/08/2013 Comentarios

Agosto 22

Estos son los eventos en los cuales, el magistrado presidente, el togado Pedro Antonio Enríquez acredita la pasta de la que está hecho, su vocación intelectual se potencia, se siente inmerso en su condición de jurista, su lenguaje corporal, sus expresiones faciales, su dictum contundente -no ajeno a uno que otro tropo- lo confirma, es el todo de un abogado consagrado a su pasión por la preparación académica de quienes bajo su mando, administran justicia.

Ayer, en el auditorio del TSJ, se dio inicio al “Taller de argumentación y elaboración de sentencias” merced a la conjunción de esfuerzos de la sala regional del tribunal federal electoral, que en Guadalajara preside una gran amiga de los magistrados nayaritas, la magistrada Mónica Aralí  Soto Fregoso, quien recibió el más cálido reconocimiento que le endilgó el presidente del TSJ náyaro, por su vocación de jurista, y por la generosidad de traer a Tepic, al ponente, el doctor Francisco Javier Esquiaga Ganuzas.

Le dieron un rango protocolario  demasiado formal, asistió Pepe Espinoza como representante del gobernador y el diputado presidente de la comisión de gobierno de la actual legislatura, Armando García Jiménez; la inauguración tuvo variopintas expresiones, entre otras, la del secretario general de gobierno, quien tuvo una expresión que pretendió ser lene, cuando un tanto festivo dijo que “En Nayarit, no tenemos división de poderes, aquí, tenemos unidad de los tres poderes…” y luego con su singular estilo propositivo les dijo a todos los letrados ahí reunidos el porqué de su simpática expresión.

Los tópicos a tratar de este “Taller..” se refieren al ámbito del derecho electoral, al estudio de las sentencias, las que según el ponente es necesario estudiarlas para entender el proceso cognitivo que llevan a cabo los jueces, dado que, “una buena resolución judicial tiene que ser una resolución bien motivada..” el doctorado español acreditó desde el inicio de su charla, que efectivamente es un jurista de altos reconocimientos en Latinoamérica, que ha explorado la sique de los jueces con rigor académico.

SENTENCIAS, LARGAS Y MAL SUSTENTADAS

Su ponencia partió del marco referencial de que el poder judicial y sus resoluciones no solo se las deben a las partes sub júdice; sino al pueblo de donde dimana su existencia, referido este ejercicio como parte del estudio de la realidad de la democracia mexicana; para entender que la función jurisdiccional de los tribunales, reproducen el hábitat en que han estado creciendo.

De manera prolija estructuró su disertación, fijando los puntos precarios de las resoluciones, su falta de fundamentación y motivación, y los vicios de construcción argumentativa, lo denso de las sentencias en dónde es inútil la reproducción textual de códigos, jurisprudencia y doctrina.

Singular los apuntamientos del conferenciante español; al señalar que hay un rechazo de las actuaciones tradicionales de los magistrados electorales, que, por la evolución de la sociedad, ya no es el método adecuado para una democracia –en construcción- como la mexicana; dado que, el proceso de democratización en el poder judicial, va muy lento en relación con la democratización de los otros poderes.

Se refirió –incluso de manera festiva- al proceso cognitivo de los jueces y magistrados, federales y estatales, sobre las percepciones teóricas de las motivaciones prácticas del proceso para dictar sentencias. Dejando en claro que una motivación es igual para las sentencias largas y prolijas, como para las sentencias que no lo son.

Señaló que el ámbito del derecho electoral es lo novedoso, que tiene una “dinámica infernal” de los procesos electorales, y que en esta materia siempre van a existir nuevos problemas de confronta de sus protagonistas.

Sugiere que la estructura de las sentencias deben reducir su tamaño, dejar muy claros sus razonamientos, los motivos, sustentados en una argumentación probatoria y propositiva.

Dijo de manera contundente, que en toda sentencia no existe una certidumbre total de la aplicación exacta del derecho; desglosó cuáles son las cuestiones formales del modo de argumentar de los jueces, que algunos se van por esquemas que no existen, e insistió en que el éxito de la argumentación radica en la condición de a quién va dirigido.

Y entre otras perlas les dijo a los magistrados, secretarios de estudio y jueces ahí presentes, que en España y en los otros países latinoamericanos no existen los dos factores que aquí son catedrales, “fundar y motivar es propio de los tribunales mexicanos”.

Y otra noticia, en España no existen institutos ni tribunales electorales; y los jueces o magistrados no tienen secretarios de estudio y cuenta que les preparen los proyectos de sentencia, solitos, es un ejercicio solitario e individual.

Hubo muchos temas desglosados, conferencia muy propia para el nivel que –se supone- deben tener los magistrados de la sala constitucional local y cofrades que les acompañaron, este ejercicio de escuela para jueces y togados, es de esperarse que sea productivo para el poder judicial de Nayarit.

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx           

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido