CAMBIO DE RUMBO, NO HAY DESARROLLO RURAL

Luis Ignacio Palacios 01/08/2013 Comentarios

En el siglo pasado, era “ad hoc” que todos los gobiernos de América latina se ocuparan por una égogla, promover el desarrollo rural dentro de nuestro sistema de formación capitalista, los gobiernos y sus bases sociales, ese enorme conglomerado de lumpen y favorecidos de los recursos públicos así lo entendieron como objetivo fundamental para la pervivencia del sistema, y, durante estas últimas décadas entendemos que mas allá de un discurso hegemónico era un derecho social en ejercicio pleno.

Empero, en México y ahora en Nayarit se sigue ofertando de una singular manera el desarrollo rural sustentable, con algunas connotaciones político jurídicas que buscan un balance entre el problema alimentario y la salvaguarda del medio ambiente, con problemas de la biotecnología y los transgénicos que en el caso local correspondiendo al maíz es de una trascendencia estratégica.

Desarrollar nuestros espacios rurales ha sido un gran dilema socioeconómico, ahora que tenemos todas las muestras de su inviabilidad en esta era capitalista, tenemos que verlo como un fenómeno que no expresa la planeación de un crecimiento ordenado que, debería ser un proceso democrático para distribuír de manera justa la riqueza que genera el agro, encontramos que nuestras economías regionales, son el sustrato de ese mito genial en el cual, la modernidad –europea o gringa-  como expresión aspiracional de nuestra sociedad era posible.

En el rumbo que le debe dar al desarrollo rural de la entidad el gobierno de Roberto Sandoval, se debe recuperar una diferente concepción de que la pobreza es un fenómeno estructural; sí, se trata de incidir en todo el tejido social y económico, con un conjunto de actividades diversas para incentivar la agricultura, las artesanías, pequeñas y medianas industrias, comercio, servicios, y desde luego que estos espacios pueden ser un esplendido lugar para vacacionar.

Ahora que constatamos que este modelo de andar buscando el desarrollo rural, como forma de crecimiento económico buscando brindar justicia y oportunidades para todos los pobladores de zonas rurales no ha funcionado, sí, que no ha funcionado porque significa andar financiando de forma prolongada una deuda que tienen que pagar todos, debemos explorar el cómo invertir recursos que no nos dejen deudas para seguir explotando las vocaciones productivas de la tierra generosa de la entidad.

La sociedad, el gobierno, debe reencauzar el concepto y la definición de formas de actuar, el sentido de una política económica en este modelo no debe incidir en proyectos inviables, el problema es la contradicción de la acumulación capitalista y su impacto en formas rurales no aptas para desarrollar estos modelos.

Hay que buscarle el modo pues…

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx           

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido