UN AYUNTAMIENTO A PRUEBA DE SÍ MISMO

Luis Ignacio Palacios 22/07/2013 Comentarios

En la tarea de gobernar capitales de los Estados, se han hecho un sinfín de cosas; los gobiernos locales son puestos apetitosos cualquiera que sea el estado de las finanzas, los reglamentos o la administración deficitaria que tengan, ser presidente municipal, es casi siempre la antesala de otra posición electoral, en el caso de Tepic, la edición más codiciada es el segundo trieno del gobierno estatal, es la antesala para la candidatura a gobernador del Estado.

En el caso de la actual administración, que preside el Ing. Héctor González Curiel, su presencia ha sido sin  duda una épica batalla en contra de la adversidad, la que la final de este medio trienio, al parecer ha salido avante; luego de que hace unos meses, la crisis financiera, el lance político de la dirigencia del Sutsem y la consideración de que en la jefatura política de la entidad, se considerara procedente su defenestración, el edil, “El Toro” como se le conoce en el argot local, se puso a trabajar como nunca un edil lo había registrado.

Primero con su equipo de trabajo, atendiendo lo prioritario de los reclamos sociales, obras públicas, seguridad que se apoya en la estructura estatal, una coordinación de prensa, constante, abundante, prolija y trascedente; las acciones de política social comunitaria y las humanitarias del sistema DIF municipal,  han permeado como nunca en las colonias periféricas marginadas y el liderazgo del “Toro” pese a ir en contra de la opinión publicada, registra un hándicap a favor.

Luego, los güevones y convenencieros regidores, se dieron cuenta del peligro político que enfrentaban y se pusieron algunos las pilas para atender los reclamos sociales de sus demarcaciones, en las cotidianas reuniones con los comités ciudadanos, se expusieron al reclamo rijoso de la ciudadanía, algunas de ellas tuvieron que perder el glamour con que se conducen para asumir una actitud humilde, tal cual el presidente municipal, para estar encabezando los reclamos populares.

Hoy, Tepic tiene un escenario de voces encontradas, y en este contexto, se aprecia que el talante del “Toro” está a prueba de sí mismo, no cayó en la provocación autoritaria a dónde lo han querido llevar mil veces los trabajadores de base, cuyo número es ostensiblemente mayor al que requiere la comuna.

Tepic es el territorio dónde el gobernador Roberto Sandoval pasó sus mejores y peores días como edil; hoy, con enorme responsabilidad política contribuye con su capacidad de convocatoria para invertir recursos para el desarrollo municipal, infraestructura que debe reorientarse a población de pobreza extrema y marginalidad; cuestión que vista con la lógica de urbanización basada en la expansión de las periferias, al no tener desarrollo industrial, tenemos una ciudad inclusiva, basada en una revalorización del espacio público y la promoción de los derechos ciudadanos.

LOS NUEVOS DESAFÍOS

Tenemos una iniciativa privada escuálida, los excedentes de la renta financiera que tienen los bancos locales no se invierten en proyectos productivos en la entidad, como capital del Estado, Tepic exporta capitales cuyos rendimientos se invierten en otras ciudades del país; no tenemos quién le invierta –salvo el gobierno estatal- al mercado para inyectarle eficiencia a la gestión urbana; los grupos de pobreza patrimonial periférica no aportan más que la constante de sus peticiones, en la permanencia del viejo modelo de ser recipendiarios de la subsidariedad estatal.

Un corporativismo arcaico, que se niega irse a las vitrinas del oprobioso pasado del Estado como el Ogro filantrópico del dorado milenio priísta, es hoy inadmisible; recordemos, el origen de las ciudades –al menos nuestro modelo occidental- nace en Grecia, la Polis fundada en la democracia, integraba al ciudadano, que asumía como propia su ciudad, con pleno sentido de pertenencia, hoy, pocos sectores asumen como propia la ciudad de Tepic, en su inmensa mayoría todos los grupos, contestatarios o nó, son sus acreedores, todos son peticionarios, y por el despilfarro financiero anterior, algunos aún creen que es el Ayuntamiento el proveedor inacabable de bienes, recursos financieros y servicios para una fauna urbana estéril, parasitaria e improductiva.

La ciudad, es el territorio de toda forma de participación política, aquí se conjuga el Estado con la ciudadanía; nuestro sistema político y de los partidos que se niegan a evolucionar, luego de la alternancia de la alternancia, los desafíos para gobernar capitales estatales, se han multiplicado, apareciendo como una gama inmensa de reclamos políticos, sin que se hayan modificado los viejos modelos de administración interior, ni de la generación de los recursos financieros para solventar el gasto de la existencia de la burocracia y la provisión de los bienes y servicios públicos a los que está obligado constitucionalmente el Ayuntamiento.

Es importante destacar que nuestro edil, ha tenido que sacar fortaleza política y una enorme capacidad de adaptación al ingente clima que priva en el interior de la comuna; frente a la crisis de los partidos políticos, a la alta fragmentación urbana y ante la emergencia de otros medios de socialización que impulsan las redes sociales, hoy, movimientos auténticamente ciudadanos –lúdicos por excelencia- como los bicicleteros, están remodelando el perfil ciudadano de Tepic.

Y a este ciudadano, inconforme, crítico, que apenas comienza su proceso de consciencia social y su posición de clase, es al que tiene que ver el “Toro” para confronta de su política pública; tiene con que salir avante, cuestión de reordenar su matriz de comunicación política, para cerrar de excelente manera su segundo año de gobierno.

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx           

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido