PRECARIA OPERACIÓN POLITICA

Luis Ignacio Palacios 28/06/2013 Comentarios

Mientras el discurrir institucional de la constante del poder no se altera, es decir, mientras el titular del poder ejecutivo, sigue en la cresta de la ola en la concreción de su ambiciosa agenda política y de desarrollo de los asuntos que considera prioritarios para esta etapa de su sexenio, las derivaciones que hoy se aprecian en las voces discordantes, sobre aconteceres menores, es consecuencia de falta de operadores eficaces tanto en medios como en los gremios que están con la piel tan sensible, cuya capacidad contestataria puede medirse en la misma proporción de las desatenciones.

En efecto, en la necesaria interlocución con los peticionarios del gobierno, con los representantes de sindicatos y la cauda de pedigüeños que trajo consigo esta administración, hemos visto que se han abierto muchos frentes, que en lugar de soluciones, trae consigo omisiones y la clásica “operación mamalonche”; esta condición puede explicar la virulencia que ayer se sucitó al autorizar los diputados la venta del terreno del antiguo estadio de beis bol.

Es, una fractura de la gobernabilidad, tanto de las acciones del Congreso del Estado, como en la autenticidad argumentativa de la solicitud que el gobernante hizo y que fue obsequiada por los legisladores, en un ejercicio de participación de los representantes de los partidos de oposición, que en la sesión de comisiones unidas y ante los medios hicieron sus apuntamientos críticos sin la necesaria solidez para impactar en los objetivos superiores de la venta en ciernes.

El quid del asunto es claro; la capacidad de maniobra financiera está acotada, el rector Juan López Salazar, ha venido actuando con una enorme prudencia y responsabilidad política para no abrir un innecesario frente en lo público sobre el inaudito endeudamiento que le heredaron a esta administración, Juan López sabía que tarde que temprano se encontraría una solución alterna a la falta de liquidez en las finanzas estatales, que siguen en astringencia, por las causas de todos conocidas.

Y este es, precisamente el pinche problema..! que el gobierno de Roberto tiene que hacer desfiguros y pasar las de Caín, por su inacción judicial y administrativa contra el sátrapa de la Mololoa y pillos que le acompañaron; ¿cuáles han sido los motivos de la lentitud extrema con que el secretario de la contraloría Roy Rubio actúa para la exigencia de las responsabilidades resarcitorias de los cómplices y operadores de la depredación de las finanzas estatales..?

Y luego, con el fiscal de hierro, cuya eficacia en el cumplimiento de sus delicadas responsabilidades es una realidad tangible que lo ha posicionado ya en los cuernos de la luna en el imaginario colectivo pre electoral;  que tiene en sus manos las averiguaciones previas de las primeras consignaciones de funcionarios menores, y cuya integración sigue el ritmo lento, no con la expeditez que demanda el pópulo.

LA DIMENSION POLÍTICA VERSUS JUDICIAL

En la entidad, tenemos una precaria cultura política, todo se hipercentraliza en la politiquería, muy dados a las expresiones livianas, exageradas y sin sustento, “radio bemba” solo refleja que esta administración no le ha podido hallar la cuadratura al círculo para entrar e incidir en los contenidos comunicacionales que se generan con toda la aviesa intención de jorobar de una y mil formas el acontecer de este gobierno, en escenarios que no le son propios, las redes sociales, es un territorio pantanoso de lene impacto, empero para los miles de internautas que tienen voz, esto es el paroxismo de la irresponsabilidad.

Se requiere de una nueva visión de este universo, y determinar si es prudente incidir, o si con mejor sentido político, se orientan los afanes de los hombres y mujeres del gobernante, en legitimar sus acciones de cara a una sociedad puerilizada con las actitudes de anti gobierno.

Por las causas que sean, si se carece de intenciones de seguir el camino judicial, la obviedad nos indica que es la operación política la que está haciendo falta en el equipo de Roberto; Pepe Espinoza, Roy Rubio, Rodrigo Pérez, Armando García y Edgar Veytia, (y pongo a Veytia porque ya se metió a la contienda) tienen la obligación de acreditar que son un equipo eficaz, con lealtades a toda prueba.

Es impensable que Roberto tenga que atender las cuestiones nimias de su administración, son variopintas las broncas que se generan por inexperiencia o el desdén de funcionarios que ya han llegado hasta la intrusión en áreas delicadas con gente torpe, inexperta, y sin el mínimo sentido de respeto al entorno político; la divisa del agandalle ya permea, y no tarda en abrirse otro frente que tiene que atender de inmediato el “destroyer” de la contraloría.

Seguridad pública, acciones jurídicas trascendentes, obra pública innegable diseminada por todos los municipios; paz social, promociones para el desarrollo social, armonización en los programas humanitarios para paliar la pobreza y la carencia alimentaria, búsqueda novedosa para identificar y elevar la canasta de necesidades básicas insatisfechas de la población; son activos que nadie osa discutir, la diatriba y la descalificación se genera en espacios menores, que han sido descuidados.

¿Qué hacer..? no se le pueden pedir peras al olmo, es un asunto de capacitación profesional y de vocación política en  un ambiente de pluralidad y de contienda.

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx          

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido