CLIENTELISMO ELECTORAL VS REDES DE TIERRA

Luis Ignacio Palacios 24/06/2013 Comentarios

Una de las consecuencias de las pasadas elecciones federales, y ahora de cara a la renovación de los poderes en catorce entidades de la república, es el estudio del fenómeno singular de los apoyos de votantes que para algunos partidos son “cautivos”, y que para otro, son renovados mediante la compra de sus voluntades vía coordinadores cada elección en lo particular.

Se ha dicho en demasía que en Nayarit, la población mayoritariamente pobre o medianamente pobres, son la base electoral del Pri; sin embargo, merced a la creación de estructuras paralelas, movimientos ciudadanos con singulares nombres, formas de asociación política de los últimos candidatos nos indican la volatividad de la promesa del voto a cambio de dinero, bienes o servicios públicos.

Las movilizaciones electorales, la coacción o compra de votos, el sentido del mismo a cambio de programas humanitarios y sociales de los gobiernos, es el pantanoso tema de estudio de varias consultorías y politólogos que han tratado de estudiar el fenómeno, que, a juicio del escriba, no han considerado una variable sociológica que están inmersa en la condición social del mexicano.

Definen al clientelismo electoral como el reparto de favores gubernamentales, bienes o servicios o dinero en efectivo a cambio del voto; que no es lo mismo que la coacción sobre el votante, mediante la intimidación o los chantajes; y la compra del voto es, el intercambio voluntario del sufragio a cambio de una cantidad cierta y en dinero.

Y este es, el modus vivendi de muchos líderes de las organizaciones gremiales de los sectores de los partidos o independientes de ellos, que negocian los votos de sus agremiados con los intermediarios u operadores de los candidatos que andan en campaña.

La pregunta que trae de cabeza a los politólogos, es ¿de verdad funciona el clientelismo electoral..? el objetivo sustantivo es ganar las elecciones y entre los periodos en que no existen campañas, los partidos y los políticos triunfadores hechos gobierno, lo que buscan es, ganar la adhesión y la lealtad política de los ciudadanos, de aquí que en este lapso, la tarea de los partidos es reclutar el mayor número de simpatizantes y la gestión –y posterior provisión- de bienes materiales de los gobiernos, solo de esta manera se mantiene o se reproduce el clientelismo electoral.

Recapitulando esta parte, las estructuras piramidales de los partidos o sus estructuras paralelas, promueven el voto a cambio de acceder a programas sociales, becas, vales de despensa, materiales de construcción, y para los líderes dinero en efectivo y excepcionalmente posiciones partidarias o electorales.

LAS REDES DE TIERRA

Todos los estudiosos y operadores del marketing políticos lo saben, las elecciones se ganan con las redes de tierra; para ello es preciso el Plan estratégico, previo a los documentos de campaña, donde se diseñen los productos comunicacionales, primero, es más importante la comunicación con la gente que, la comunicación con medios; y aquella, es la que se ha estado llevando a cabo en dos o tres municipios en la entidad, por parte del esquema del poder local.

Para la operación de las redes de tierra, es menester una verdadera operación política, consolidando los amarres políticos, garantizando la estructura electoral, identificar las zonas de alta competencia con los otros partidos, conocer con exactitud cuáles secciones electorales te hacen ganar y revisar la lista de tus intermediarios y sobre todo, tener inventariado a gente real, nombres, domicilios y ocupaciones.

En la época en que nos encontramos, cuando estamos a meses de los prolegómenos de los próximos comicios, los aspirantes a puestos de elección popular, ya se aprestan a la organización de sus equipos y he aquí que vemos lo que nunca les falta a los debutantes en estas lides, ya han aparecido los genios que saben todo el intríngulis de las pre y campañas políticas, aquellos líderes que afirman tener miles de agremiados, cuyo coste, ya les asustó.

Y hoy, los nuevos precandidatos deben aprender que cada campaña es diferente, que cada historia tiene sus propios protagonistas, -ejemplos pasados solo sirven de referente- y cada victoria tiene su mérito y cada derrota debe enseñarles una lección.

Las redes de tierra, tienen que expresar la organización de una estructura eficaz, esto significa control de sus miembros, la coordinación de sus responsables regionales, garantizar la responsabilidad y autoridad de los coordinadores, regionales, distritales, municipales, de zona, seccionales y promotores.

Este tema, es inicial para el establecimiento del primer plan estratégico de pre campaña; cada escenario pre electoral tiene sus particulares connotaciones, en el caso de Nayarit, nos encontramos con el eficaz activismo político del gobernador Roberto Sandoval, el estilo de gobernar se parece mucho a las acciones de proselitismo electoral, empero, baste leer sus expresiones como el nuevo líder de los nayaritas para colegir el cómo le da valor agregado a su partido.

El clientelismo electoral ha sido parte inherente de la operación política del Pri, en este tiempo ha conjuntado los dos modos de operar las campañas de proselitismo, junto a la construcción de las redes, les ha dado en la entidad su triunfos electorales en las pasadas dos elecciones; los sufragios del año que entra, serán diferentes con los rostros de quienes hoy destacan como presuntos pre candidatos.

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx          

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido