EL “TORO” EN EL LIMBO POLÍTICO

Luis Ignacio Palacios 19/06/2013 Comentarios

Realmente singular y excepcionalmente inédita es la actual condición del presidente municipal de Tepic; en las tareas de gobernar ciudades que son capitales de los Estados, se aplicó en lo que sabe; y lo ha hecho perfectible, morderse un güevo y la mitad del otro para no ejercer el derecho de pataleo, cuando financieramente las resultas de la herencia le ahogaron el cogote, que de facto le impedía la viabilidad del funcionamiento de la comuna.

Ha transcurrido ya la mitad de su mandato; y ya aflora lo mejor y lo peor de esta administración; nunca en la historia reciente de las administraciones municipales, existen tantos claros aciertos y asignaturas aprobadas con calificativos de excelencia, junto a oscuros aspectos absolutamente inexplicables, la prevalencia de la corrupción en la obra pública y el tráfico de influencias que ya tienen nombre, Jhony Vera González y María José Valdéz Ochoa.

Tepic, una ciudad que creció expotencialmente a la inercia de movimiento de colonos y arbitrarias concesiones políticas, es hoy una capital de enormes problemas urbanos, cuya necesidad de servicios ha sido cumplida de manera intermitente, por la carencia de recursos, por la inepcia de los servidores municipales y por la grave condición de un  sindicato que trabaja en contra de la administración municipal.

Y el Ing. Héctor Gon-Curi, que se defendió de manera aceptable de la ignominia sindical, operó bien con la instancia política superior la corresponsabilidad de la reordenación financiera y descuidó la operación administrativa de la exacción fiscal; sus féminas en la tesorería, en la asesoría jurídica y en funcionamiento de negocios, no solo no funcionan, sino que su desdén al incumplir las normas ha llevado peligrosamente al edil a un inútil e innecesario enfrentamiento con las cúpulas empresariales.

En la lectura del momentum por el que atraviesa el “Toro” y su administración, es de un grisáceo limbo político, toda vez que cada día son fuertes y veraces los trascendidos desde la cúpula del poder que se analiza la posibilidad de ser defenestrado; y ante esta incómoda circunstancia, afloran las muestras del enriquecimiento muy explicable de la gente que tiene en la secretaría particular, y en obras públicas, donde los choferes y ayudantes aparecen como burdos prestanombres de nuevos negocios.

Con el añadido grotesco de que gente como Jhony Vera, sin pudor alguno exhibe las deliciosas debutantes como secretarias privadas, muy al ejemplo del jefe que al menos ha tenido la delicadeza de vagabundear por la Riviera Nayarit; inusual condición, pero al menos la disfrutan de la mejor manera…

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido