UN “TORO” QUE RESULTO SERLO!

Luis Ignacio Palacios 10/06/2013 Comentarios

¿Cuándo comenzó el problema financiero del Ayuntamiento de Tepic..? ¿Cuándo entre Félix Torres y Raúl Mejía se repartieron el millonario préstamo de Banobras..? ¿luego que les dejó Justino Avila números negros en la caja e hizo limpia y saneamiento del Siapa..?  ¿o cuando el enajenado ney gonzález llevó al límite posible el endeudamiento de la comuna? ¿o con los negocios de manuel cota..? ¿o lo que pudo hacer Roberto Sandoval con el margen de acción que le dejaron..? ¿o con el desastre que hizo en pocos meses Georgina López que heredó el Ayuntamiento..?

El cuento al final es que, a la llegada de Héctor González Curiel, la debacle financiera, el endeudamiento máximo posible y una obesa nómina de cientos de basificados en la anterior administración, el problema complejo explotó; con el clásico actuar de todos sus predecesores, de endeudarse  y endeudarse, “que pague el próximo que llegue” al “Toro” le tocó bailar con la más fea, la peor circunstancia política y financiera que pudo haberse dado en la historia del Ayuntamiento de Tepic, ahí la tenemos desde el año pasado, y ha sido el mayor reto político a que tuvo que enfrentarse edil alguno.

Acosado por las limitantes que impone la pertenencia del mismo partido de sus predecesores y con la condición importante de que el gobernador del Estado sabe del tamaño del reto dejado, el “Toro” Gon-Curi, tuvo que echarle imaginación e inteligencia para sacar el barco a flote, y con el añadido de que el factor sindicato y sus  apetitos, se trocaron en la monserga de todos los días, las acciones delirantes del Sutsem y las permanentes provocaciones harían desatinar al más pintado.

Sin embargo, el “Toro” resultó que si lo es, ha sabido mantener la ecuanimidad y la estabilidad emocional a un precio alto, con la férrea disciplina que se impuso, amén de haberse quitado más de cuarenta kilos de su persona, ha dinamizado como nunca el quehacer político sustantivo de la comuna, cargando con el lastre que significa la poca capacidad de respuesta de los sindicalizados, y con un cabildo que se adhiere pero que trabaja poco fuera del escritorio, un síndico voluble por sus hormonas, el equipo de servidores ha dejado constancia de que se trabaja en sincronía y se fortalece el liderazgo del “Toro” pese al contexto de adversidades.

Recordemos, la ciudad capital siempre se encuentra subordinada a la estructura política del gobierno estatal, y nuestra ciudad desempeña funciones políticas de enorme importancia, esto ha sido desde la polis antigua y el municipio del Medioevo; nos encontramos pues con la impronta de consolidar el proceso de democratización de nuestro sistema, desde que la alternancia le dio un jalón histórico a los gobiernos estatal y municipales.

TEMPLANZA Y AUTOCONTINENCIA

Dos son las virtudes que ha demostrado el “Toro” que tiene en este tiempo de crisis financiera y sindical, a la que se refería de continuo el caudillo Emilio “eme” González, la templanza para aguantar todo el lodo y las provocaciones de que es objeto; y la autocontinencia, esa sabia decisión de saber morderse un güevo y la mitad del otro para no reaccionar de manera legítima ante los dislates y la desmesura de los sindicalizados que no tienen urbanidad ni decoro político.

El “Toro” Gon-Curi ha demostrado que ha podido con el desafío, ha logrado estabilidad política y social, al darle gobernabilidad a la comuna, esa capacidad de gobernar es uno de los componentes centrales; es en este nivel de gobierno donde se gestiona todo lo relacionado con el uso y la apropiación del espacio urbano, el suministro de los servicios públicos y en donde se instalan las relaciones más próximas entre el gobierno y la ciudadanía.

El gobierno local debe cumplir con las funciones y competencias que legalmente le corresponden, representar a la ciudadanía ante los otros niveles de gobierno, administrar los recursos públicos, alentar la participación ciudadana, ejercer el gobierno democráticamente, imaginación creativa ante la carencia de recursos e implícita va la participación de la ciudadanía en el gobierno de sus propios destinos.

En las ciudades, la burocracia local que cumple funciones de gestión del territorio utiliza instrumentos técnicos como el catastro, infraestructura material y equipamiento para la recolección y depósito de basura, infraestructuras de agua y drenaje, recursos económicos directamente asignados para proveer bienes y servicios urbanos básicos agua, drenaje, seguridad pública, etcétera.

En este sentido, las preocupaciones en relación con el buen gobierno local suelen ubicarse más en el campo del desempeño administrativo que en el ejercicio del poder político. Pero junto con la eficiencia, que se asocia a la disponibilidad de recursos técnicos y humanos, existen criterios sociales y políticos que otorgan legitimidad y consenso a la actuación gubernamental, esto es, en síntesis lo que ha hecho a la fecha el “Toro”, porque su desempeño ha sido exitoso, salvo el tema de la regularización de sus normas, reglamentos y sustento para la exacción fiscal, este es el gran tema pendiente .

Si el “Toro” se apresta a resolverlo, dejará de una vez y para el futuro, la mejor herencia para los tepicenses, que el municipio de nuestra ciudad capital, reestructure de manera eficaz, la legalidad de su reducida capacidad recaudatoria, se impone el reto, deseable que lo atienda con la misma capacidad ya demostrada.

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido