LOOR A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN EL PODER JUDICIAL

Luis Ignacio Palacios 04/06/2013 Comentarios

Una de las agradables derivaciones que trajo consigo, el homenaje mensual a nuestra enseña patria que instauró el magistrado presidente Pedro Antonio Enríquez, desde su llegada a la titularidad del Poder Judicial, es que la sociedad, el foro y los  lectores beligerantes del acontecer público de los poderes, tenemos la oportunidad de escuchar voces y rostros nuevos, sobre temas de la liturgia política de nuestro sistema.

El día de ayer, la Juez de Ruiz, Marlene Gómez Pérez, demostró con su dictum que una agradable presencia femenina no riñe con la singularidad argumentativa en torno a uno de los tópicos más importantes de la vida pública nacional, la libertad de expresión, referido el tema a que por última ocasión el próximo siete de Junio, se festeja esta efemérides, nacida de las entrañas mismas de la simbiosis del poder político con los viejos empresarios de los grandes medios escritos.

Marlene Gómez, con su oratoria sencilla y convincente expresó que “sin la habilidad de opinar libremente, denunciar injusticias y clamar cambios, el hombre está condenado a la opresión”, un aserto de enorme significado, dicho sobre todo por una profesional del derecho, dedicada a la administración de justicia, ellos,  los jueces son los que tienen en sus manos, la delicada tarea de darle sentido al superior encargo del Estado, mantener de manera perfectible en su exacto nivel, que las demandas de justicia social no desborden el marco del estado de derecho.

Ante todos sus pares y los ubicuos magistrados integrantes del TSJ, la jueza Gómez López indicó que la libertad de expresión está comprendida en los artículos sexto y séptimo de nuestra Carta Magna, así como en diversos tratados internacionales, “donde se reconoce la libre manifestación y flujo de información, ideas y opiniones”.

Afirmó que es “un derecho central en un Estado constitucional y tiene una doble faceta: por una parte, asegura a las personas espacios esenciales para el despliegue de su autonomía y, por otra, goza de una vertiente pública, colectiva o institucional que los convierte en piezas básicas para el adecuado funcionamiento de la democracia representativa”.

Oteando un poco sobre la historia reciente de reivindicaciones sociales de los mexicanos, la Abogada Marlene Gómez resaltó que la lucha por la libertad de expresión ha sido larga y difícil, y añadió que “hoy se abren nuevos retos al aparecer novedosos medios de comunicación, que contribuyen de manera impresionante a la mayor revolución informativa de la humanidad”.

Ante la masificación de la información merced al impacto que general al internet, la funcionario judicial señaló que “debe hacerse todo cuanto esté a nuestro alcance para consolidar la libertad de expresión: por cuanto uno tiene una voz, todos debemos poder expresarnos con libertad y seguridad”.

Y conforme a las reglas de los discursos, supo hacer una excelente recapitulación de la disertación de su tema, al concluír su mensaje, recordando una frase de Benito Juárez: “La emisión de las ideas de la prensa debe ser tan libre como es libre en el hombre la facultad de pensar”.

Sin duda, tener la oportunidad de escuchar las capacidades y limitantes de quienes son los administradores de la justicia, de cara a la inminencia de la instauración del Nuevo Sistema de Justicia Penal, permite discernir, cuáles de los juzgadores serán los artífices del nuevo sistema en el Poder Judicial, en donde la oralidad es la norma y también saber de quienes se irán a la vitrinas de la historia.

Pedro Antonio puede sentirse íntimamente satisfecho, estos eventos, propician en los funcionarios judiciales, el estudio y la preparación para hacer digno papel en el tema que les corresponda, la agraciada abogada Marlene Gómez Pérez, cumplió con creces la encomienda, de esta manera se prestigia la administración de justicia en la entidad.

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido