EL DESPILFARRO, LA PESCA EN NAYARIT

Luis Ignacio Palacios 03/06/2013 Comentarios

En los primeros meses del gobierno de Roberto Sandoval, a instancia de parte me reuní con el Sub secretario jurídico Lucas Vallarta Chan y con el Diputado Carlos Carrillo Santana; me pidieron ambos un estudio –en tiempo récord- para modificar de manera sustantiva la precaria Ley de Pesca del Estado, que meses antes había aprobado la anterior legislatura, producto de la alocada gestión que uno de los diputines incondicional del sátrapa gobernador anterior, cuyas limitaciones operativas prácticamente la hace inviable.

Siendo profesional de la consultoría, les entregué un documento de análisis sobre la realidad de la situación de la Pesca en Nayarit, la estuarina, la ribereña y la de alta mar; sus potencialidades, sus actuales deficiencias, las conflictivas eternas de la organización para la producción y los desperdicios inveterados que el Estado mexicano hace para este sector; el análisis comparativo  del presupuesto que ejercen las Baja Californias, Sonora, y Campeche, la relación recursos que la federación les envía y lo que Conapesca ejerce en proporción a la población económicamente activa y la posible de incorporar a esta actividad.

La propuesta consistió en actualizar la estructura operativa de la entidad que el gobierno del Estado tiene para ejercer sus recursos destinados para estimular este rico filón de las vocaciones productivas que tenemos; se sugería transformar la oficina de pesca en una subsecretaría, con un poco mas de presupuesto para tener el organigrama que reclama Conapesca, y aumentarle su presupuesto anual, de dos millones de pesos que tiene, a unos ocho o diez, para que, conforme a las reglas de coinversión productiva de la federación, se obtuvieran de esta forma –de menos- unos treinta millones de pesos adicionales.

Y qué creen ustedes que pasó..? tanto Lucas Vallarta como Carlos Carrillo, recibieron el trabajo del escriba, lo leyeron, les pareció estupendo, pero no tuvieron la oportunidad de cabildearlo con el gobernador Roberto Sandoval para llevarlo a buen fin; tampoco pagaron su coste.

En este sector de la producción siempre presente tenemos un constante, la consustancial güevonada de los pescadores de la entidad, tanto de los cooperativistas que explotan el camarón de las zonas estuarinas, y lo acomodaticio de sus ricos líderes; como los siempre financiados por el gobierno que se dedican a la pesca de escama en la ribera del oceáno; no tenemos pesca de altura, vienen barcos de Sonora, Sinaloa, de Estados Unidos y hasta de Japón a llevarse los ricos mantos de flora marítima de nuestra plataforma continental.

Y cierro este episodio, con la anécdota que describe el talante de los pescadores náyaros; cuentan que en Sanbolas, echado en una hamaca, con ballena en ristre un pescador le pregunta a su mujer  “vieja…! ¿tenemos suero anti alacrán..?” la aludida le grita asustada “¡ya te picó…??!” y el guevonazo le contesta, “no, todavía nó, ay viene por la hamaca..” tal cual me la contaron, os la replico.

LA PROPUESTA DE CARLOS

Ahora, me entero que el ya diputado independiente, Carlos Carrillo Santana mediante la comisión que preside, dictaminó favorablemente la iniciativa que reforma diversos artículos de la Ley de Pesca y Acuacultura para el Estado de Nayarit.

La iniciativa tiene la autoría del propio Carrillo Santana, que en términos generales tiene como finalidad fortalecer el marco normativo en materia pesquera, enfatizando la concurrencia entre los tres órdenes de gobierno, estableciendo mayor claridad a las bases legales para que el Estado de Nayarit y sus municipios cuenten con instrumentos establecidos en la Ley que doten de mayor eficacia las acciones y programas que inciden en el desarrollo sustentable de la pesca y la acuacultura.

La Ley de Pesca y Acuacultura, misma  que fue expedida en mayo de 2011, fue objeto de una dura crítica por la irresponsabilidad en la dilapidación de recursos en su manufactura en el sexenio precedente, nunca una ley salió tan cara para el Congreso; se hizo una medición de los resultados que hasta la fecha ha generado, por ello, por conducto de la Comisión Legislativa competente se determinó la pertinencia de reformar dicho marco normativo y con esta medida actualizar la materia de pesca y acuacultura con la realidad prevaleciente en nuestro estado.

Al parecer no toma la parte medular de la medianía del sector, toda vez que pretende impulsar la participación efectiva de las organizaciones de pescadores en coordinación con las autoridades municipales que al tenor de las disposiciones vigentes no cuentan con una regulación pormenorizada, y el proyecto de Carlos estima que su inclusión se favorece la vinculación con los tres órdenes de gobierno federal, estatal y municipal.

Esperemos que no suceda una vez mas lo mismo como con otras áreas de las actividades económicas que tenemos en la entidad, y no se repita el fenómeno típico de todos políticos y legisladores  mexicanos, que a fuerza de leyes y decretos pretenden modificar la conducta de quienes tienen taras e incapacidades ancestrales, creadas por el paternalismo de lustros, culpa de los gobiernos que los tratan como alineados.

Al igual que los ganaderos, los pescadores cuando les hablan de mejorar la organización para la producción, ponen su cara de ladinos, estiran la mano y dicen: “y el gobierno con qué nos va a ayudar…”

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido