EN LA FISCALÍA SENTIDO DE PERTENENCIA

Luis Ignacio Palacios 28/05/2013 Comentarios

He visto en varias ocasiones al titular de la Fiscalía General, como el hombre que soporta los impactos morales y anímicos de lo que le sucede a las personas que trabajan para esta institución; en su oficina de facto se transforma en el centro neurálgico de la toma de decisiones de cada una de las dependencias que la integran; los casos de violencia de alto impacto, los ya esporádicos enfrentamientos con la densidad delincuencial.

Y los trágicos accidentes, como el de este fin de semana pasado, cuando fallecen de manera inopinada cuatro agentes adscritos a la policía estatal investigadora; un fatal accidente, que por la naturaleza de su trabajo y las sustancias que usan, produjo el incendio inmediato de la cabina de la pick up en que viajaban; un accidente como muchos de los que se sucitan a diario en las carreteras de este país.

Adscritos a la unidad de investigación de autos robados e irregulares que transitan en la entidad, se dijo de manera extraoficial que los solventes que utilizan en sus prácticas fueron la causa del incendio que los consumió; una muerte atroz y en el cumplimiento de su labor; el impacto se apreció de manera sensible entre todos sus compañeros de todas las dependencias de la fiscalía.

Y esta condición es la que me llamó la atención; Edgar Veytia en las proyecciones de su trabajo, no solo como titular de la institución del Ministerio Público, de facto aplica las medidas alternativas para la solución de conflictos, ésa importante función que viene ya implícita en el Nuevo sistema de justicia penal; en este cometido, el fiscal de hierro, aplica su natural olfato para de manera eficaz descubrir los meandros de la motivación delincuencial.

Ahí, en su despacho, los confronta, los intimida y con el laborioso Pavel Valdéz a un lado, auxiliado por José Manuel Delgadillo, se le da forma jurídica a los acuerdos que dirimen la comisión de delitos menores; se está creando una forma eficaz de justicia restaurativa; y en ocasiones es casi un símil al proceso abreviado que nos anuncia la reforma penal inminente, la que se practica por parte del Fiscal general del Estado.

Y esta condición, agarrar el toro por los cuernos y no andar con simulaciones, liviandades o frivolidades tan propias en el sexenio precedente, ha dimensionado otra condición que quizás no lo hayan esperado en el personal de la Fiscalía; se aprecia ya a la distancia de casi dos años del sexenio de Roberto Sandoval, un sentido de pertenencia de todos ellos, la certidumbre de sentirse parte de un grupo, identificado con el resto de sus integrantes, a quienes entiende como pares.

EL HOMENAJE A LOS CAIDOS

Fue emotivo el homenaje que se les hizo a los agentes recientemente fallecidos; ahí en la explanada de la fiscalía; las palabras recias, con elocuencia sencilla describieron el fervoroso estado de ánimo que prevalecía entre estos hombres y mujeres duros, acostumbrados a lidiar en circunstancias peligrosas, con emociones encontradas, se la juegan de continuo en los operativos que realizan en el cumplimiento de sus responsabilidades.

Y al darle el sentido testimonio histórico de que su muerte no ha sido en vano, sino que sus vidas serán el normatipo a seguir por los ahí presentes; y ahí, quedó el impacto de ver a las viudas, a los hijos huérfanos; y en la reciedumbre del acto de reconocimiento, un sentimiento de pertenencia envolvía a todo el personal que testimonió el homenaje a los caídos.

Un poco más tarde, en el privado de su oficina, platicando de los trabajos que nos unen, pude ver en sus ojos la mirada de íntima afectación que le produjo el emotivo acto previo; ¿y cómo te sientes..? –le inquiero; “bién, chambeando, no podemos aflojar el paso…, estas broncas se sienten  y se sienten en la gente.., así que debemos estar con todo, para seguir entregando buenas cuentas al gobernador y a la gente…”

Y es ahí, en ese momento en que confirmo que en la Fiscalía general se desarrolla entre su gente, con el ejemplo de Veytia, el sentido de pertenencia, que nos supone que todos ellos desarrollan una actitud consciente –o asáz inconsciente- respecto de las otras personas, en quienes se ven reflejados al identificarse con sus valores y actitudes.

¿En cuántas otras dependencias del poder ejecutivo estatal se puede considerar que sucede lo mismo..? esa mística en el desarrollo de su trabajo, sabedores de que se está trabajando contra el tiempo en el seguimiento de todos los ambiciosos programas para la implementación del Nuevo sistema de justicia penal.

Con el “destroyer” de Roy Rubio en la secretaría de la contraloría, ¿hay algo de eso..? con el inasible y siempre oculto Gerardo Siller, cuya presencia se difumina por la multiplicidad de acciones que en finanzas se desarrollan.., lo ignoro, no he podido amarrarlos a su escritorio para entrevistarme con ellos en meses.

Lo que sí, es que podemos sacar como corolario, de que la única manera en que se puede prestigiar un régimen como el de Roberto Sandoval, que es tan afecto al cuidado de las cosas sensibles que le suceden a la gente, y sobre todo, a la gente humilde, y a los suyos, los que trabajan en estos menesteres difíciles y peligrosos; la única forma es actuar con ese emotivo pragmatismo que le impone a diario a su responsabilidad el fiscal de hierro…

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido