LA CONSTRUCCIÓN DEL ESCENARIO ¿O DE SUS PROTAGONISTAS..?

Luis Ignacio Palacios 20/05/2013 Comentarios

La razón de ser de las instituciones de nuestro sistema implica que sus detentadores cumplan de manera perfectible el compromiso para el que fueron electos; Roberto Sandoval Castañeda, conforme a sus expectativas generadas con su llegada al poder ejecutivo, diseñó un Plan de desarrollo para su sexenio; son líneas y proyectos generales en los cuales, nadie puede estar en desacuerdo; todos los nayaritas queremos el desarrollo de nuestras vocaciones productivas, el privilegio del gobernante, es conforme a su formación y entendimientos, señalar lo proritario.

En esas anda Roberto, y las pruebas materiales que dan constancia del quehacer gubernamental ahí están, en la ciudad, en los municipios y en el intangible gubernamental, es decir, en la obra administrativa y jurídica que no es mensurable, pero de la cual, sus efectos son ahora lo que está remodelando la vida pública y actividades productivas de la entidad.

La coordinación inter institucional, con el Congreso del Estado y el Poder Judicial,  ha sido llevada de una manera práctica, funcional y sin –al parecer- roces políticos; son una generación política-administrativa que se ha conformado en tiempos de mutación del gobierno y de su partido en la entidad; que de una u otra forma refleja en lo local, los avatares que sucedieron en el contexto nacional, con la alternancia y dos sexenios presidenciales de gobernantes panistas.

Eficacia demostró esta administración al llevar a cabo la reingeniería financiera para superar el ocultado trago amargo del endeudamiento mayúsculo que dejó el sátrapa gobernador anterior; y he aquí que posteriormente conocemos, que el despacho “Protego” de consultoría que llevó a cabo exitosamente este reestructurar la deuda pública del gobierno de Nayarit, de empréstitos nuevos y pagos anticipados en unos y revalidar plazos en otros, es ni más ni menos que dirigido por Pedro Aspe, el ex poderoso Secretario de Hacienda y Crédito Público del gobierno de Carlos Salinas.

¿Qué tiene que ver este dato..? pues si lo concatenamos con que el actual titular de la SHCP, Luis Videgaray, cercanísmo del presidente Enrique Peña Nieto, salió precisamente como excelente financiero que es, de este despacho, se le considera como el mejor alumno de Pedro Aspe; y este dato revela una parte de la astucia política con que se conduce el gobernante de los náyaros.

Al resolver la deuda y la falta de liquidez, se dedicó en su primer año, a apretar las tuercas sueltas de los convenios de publicidad gubernamental, a acotar la liviandad de prácticas nefastas del anterior gobierno, e insertar a muchos de sus activistas los que lo llevaron a ser gobierno. Y sobre todo, actuando con responsabilidad inmediata en la implementación del nuevo sistema de justicia penal.

LOS NUEVOS CUADROS

Es común que los gobernadores en ejercicio, en el momento en que tienen que visualizar la reproducción del poder –desde el poder que detentan- expresen: “tengo mucha tropa, lo que me faltan son generales” algo así nos dicen que ha externado el gobernador Sandoval, cuando de manera paulatina despliega su hegemonía política en reacomodos de todo tipo para darles oportunidad a verdaderos noveles en los dos escenarios, la administración pública y los espacios partidarios.

Nos encontramos en este momento, en el procesamiento de la formación de quienes serán en su momento los abanderados del Pri a las regidurías, sindicaturas, presidentes municipales y diputados locales; la pregunta es ¿tienen todos ellos, la cabal conciencia de lo que implica su responsabilidad de estar al frente del poder y reproducir su esquema..?

Conozco a algunos de los debutantes, personas con un mucho de ambición y carencia de preparación profesional para los trabajos que les encomiendan; pese a ello, sabedores del cobijo del gobernante que ha asumido la tarea de desmantelar la estructura política y administrativa creada por anteriores gobiernos, corriendo el riesgo de no cuajar sus intenciones, los debutantes, se comportan bajo un inusitado patrón: son desdeñosos y mal educados; torpes y sin respeto a las elementales formas del quehacer político y en las entidades administrativas; y lo grave, carecen de cultura política.

Este es el escenario, y no recuerdo en que libro leí una frase de Sócrates (recurrido varias ocasiones en esta columneja) que dice: “nadie es capaz de hacerle frente a un trabajo si no se siente competente, sin embargo, muchos piensan que son capaces de controlar el más difícil de los trabajos: el gobierno..!”

Y este es el problema que los nayaritas apreciamos, ¿a este precio se debe de reproducir el modelo de gobierno de Roberto Sandoval..? sin saber la respuesta correcta, siguen muchas interrogantes al respecto, ¿y la escuela de cuadros del CDE del Pri..?  ¿y los comités municipales siguen abandonados y solo ven como se instrumentan estructuras paralelas..? ¿y la Fundación Colosio..? ¿¡quienes son los artífices de preparar a los nuevos cuadros!!??

Tres, tres ejemplos del espontaneísmo de los hombres del gobernante, que por la buena de Dios y San Judas Tadeo, ya son los actores en este escenario de candidaturas anticipadas; Roy Gómez, en su función sustantiva como diputado federal, se les dado el activismo político para sí; Gianni Ramírez, descubrió que sabe hacer “clic” con la gente al mover los recursos de la campaña presidencial y rindió buenas cuentas; Edgar Veytia, habiendo logrado la hazaña de apaciguar a sangre y fuego la entidad, se ha dejado seducir por el canto vano de quienes lo presentan ahora en la más pura cultura del narco, como el presente y futuro salvador de los nayaritas.

Ellos tienen potencialidades, sí; pero sus acciones son elementales, rudimentarias e inconsecuentes, de esta manera no se le ayuda al gobernante para la reproducción del poder, y de facto son ellos quienes se están anticipadamente descalificando.

La cultura política no se da en píldoras; y Roberto Sandoval solo existe uno, no se puede clonar…

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido