NUEVA ÉLITE JURIDICA

Luis Ignacio Palacios 17/05/2013 Comentarios

¿Porqué me es tan fascinante la profesión de Abogado..? desde niño, mucho tiempo antes de conocer el rostro torvo de las policías del viejo y represor Estado autoritario mexicano, estudiando a las instituciones de griegos y romanos, me inicié en esta extraordinaria aventura intelectual; el ejercicio del pensar, el duelo de las inteligencias y las variadas formas de enfrentar un conflicto de intereses, y del cómo resolverlos; años de litigio, de estudio permanente, de conocer al monstruo por dentro y conocer las graves obsolescencias del sistema penal mexicano.

Conocer y entender que toda forma de organización social tiene en sí mismo el germen de la violencia, soterrada o desatada, dependiendo del grado de opresión sobre el individuo, de la inequitativa distribución de la riqueza y si es o nó un estado de bienestar social; y es imperioso apreciar, que pobre de aquel que no tenga el conocimiento histórico de la evolución de nuestras instituciones de derecho, su visión será simplista, sin la amplitud del entendimiento que se adquiere con el ejercicio pleno de las facultades cognitivas.

Hemos dicho que para conocer a cabalidad una sociedad, debemos de estudiar sus códigos penales y visitar sus cárceles; ahí está una realidad que impone la naturaleza obsoleta del viejo sistema de justicia penal inquisitivo y mixto; tuvo que llegar al Congreso federal desde el año 2007, el reconocimiento de la gravedad del viejo sistema para que, en un acto dignificatorio los legisladores federales asumieran el protagonismo de la reforma constitucional, que viene a proponer soluciones a las iniquidades y debilidades del modelo anterior de procurar y administrar justicia.

El día de ayer, grato fue escuchar al magistrado presidente en su disertación que este ejercicio de competencia de universitarios sobre litigación oral, se inserta en el conocimiento y experimentación del Nuevo Sistema de Justicia Penal, que tiene ya cinco años de vigencia y que nos restan unos cuantos para que se instaure en todo el país; Pedro Antonio Enríquez, señala que es imperioso la formación de una nueva élite jurídica, una nueva generación de abogados que se preparen en los nuevos paradigmas del derecho.

Al reconocer la eficaz y discreta labor que hace Miguel Ahumada como secretario técnico de la comisión local para la implementación del NSJP, se conoce la congruencia y responsabilidad con que actúa en esto el gobierno de Roberto Sandoval.

Ayer colegimos que  los nuevos abogados no tienen que contaminarse del viejo sistema; los actuales integrantes del foro, difícilmente pueden mutar su deformación intelectual que les ha dado la práctica de sistema inquisitivo, será difícil que puedan “desaprender” y no llevar sus viejos vicios al conocimiento y la práctica del NSJP.

LOS BUENOS PROPÓSITOS

Los personajes que intervinieron en la inauguración del evento de ayer, señalaron la pertinencia de que la Comisión nacional de tribunales superiores de justicia del país, haya convocado a este concurso nacional, para crear los escenarios en dónde los universitarios tengan la oportunidad de practicar y experimentar las instancias de la litigación oral; esta la que se desarrolla en la parte media y final de los juicios penales que se instruyan con el NSJP.

Empero para “sembrar la semilla..” del nuevo sistema en las nuevas generaciones de estudiantes de derecho, se reclama un enorme esfuerzo no solo de los gobiernos federal y estatales, sino de la sociedad en su conjunto, en donde los poderes, las universidades y lo mejor de la inteligencia de cada entidad, puedan y deban aportar sus luces para que esto se haga una realidad que opere de manera perfectible.

El conjunto de retos son enormes, enfrentarlos reclama un mucho de buena voluntad y no permitir que el escenario de los trabajos para implementar el nuevo sistema en la entidad se troque en un espacio de envidias y disputas entre los representantes de los poderes, gente del foro y los enclaves perversos de la procuración y administración de justicia.

Esta reforma constitucional podemos definirla como la transformación más profunda del proceso penal mexicano moderno; desde el constituyente de Querétaro de 1916 no hemos tenido una reforma que tenga la amplitud de miras y las mas altos objetivos; nos encontramos en los primeros peldaños de la construcción del nuevo edificio del NSJP, ahora la bronca es la implementación de principios y directrices de la reforma en el ámbito del proceso ordinario de procuración y administración de justicia.

Y tenemos que reconocer que, los actuales protagonistas del sistema, poco pueden responder a estas expectativas, esta es la más delicada de todas las acciones que desarrollen los operadores jurídicos del país, y algo de enorme trascendencia es la actitud que han asumido los abogados del foro; los policías, peritos, defensores de oficio y agentes del MP, están azorados de la magnitud del reto.

Se reclama un proceso amplio de conocimientos y discusión del NSJP, para que todos, hablen y conozcan el mismo lenguaje y comprendan la practicidad de los nuevos paradigmas del derecho judicial; debemos de asumir de manera integral la reforma.

Ayer, constatamos que las expresiones trémulas de los universitarios en  su experimentación, generan un discreto optimismo; es toda un revolución cultural, que debe insertarse en la comunidad; el gobierno y algunas universidades está haciendo su tarea, es tiempo que la sociedad haga la suya.

Contacto.- luisi48@prodigy.net.mx

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido