LA ENCRICIJADA DEL “TORO” GON-CURI

Luis Ignacio Palacios 23/01/2013 Comentarios

El ingeniero Héctor González Curiel, está pasando el trago más amargo de su existencia como servidor público; heredero de una mega deuda que impone casi el 45 % de sus recursos para pagar su servicio, con una nómina exagerada de trabajadores basificados, cientos, miles en semanas anteriores a terminar el trienio precedente, y con el compromiso político implícito que no es políticamente recomendable irse contra los fantasmas del pasado para medianamente justificar el catastrófico estado financiero que le fue heredado.

La capital del Estado, en sus nueve años previos a la llegada del “Toro” inició su camino del endeudamiento hasta el límite financieramente recomendable, culpa de la ambición de los banqueros, culpa de los ediles previos que con la autonomía política de la que gozaban fueron audaces en grado extremo para aprovechar su capacidad de endeudamiento en pos de mejoras materiales de su municipio.

Pese a la carga financiera y sus inherentes aspectos políticos, el “Toro” no abandona la práctica de su política social, sigue visitando  las comunidades rurales, platica con sus gentes, analiza la conflictiva que padecen y busca con imaginación e inteligencia soluciones y alternativas dado el momento social y económico que vive el Municipio y el Estado de Nayarit.

¿Cómo promover las alternativas para financiar proyectos de infraestructura..? con calificaciones en contra, con dificultades para conseguir financiamiento para el desarrollo comunitario, vuelve la vieja encrucijada, ¿es recomendable financiar el crecimiento del municipio con inflación o empréstitos..? o ¿quedarse con los brazos cruzados sin accionar políticamente y sin enfrentar las resultas de la debacle financiera..?

Con problemas de diseño en su política de comunicación social, apreciamos desde fuera que los regidores de su partido han sido comodinos y cobardes, no han asumido como propios los graves conflictos que hoy tiene el Ayuntamiento, atejonados y medrosos, junto con el síndico, su falaz función ha sido la resistencia a los ajustes financieros que ha implementado el presidente municipal.

Cuando los gobiernos estatales, municipales se endeudan, están decidiendo utilizar en el presente los ingresos que les corresponden a las administraciones futuras, con el objetivo de satisfacer las necesidades actuales de obras y servicios de la población; entendemos entonces que los endeudamientos a largo plazo, debiera ser una acción debidamente justificada frente a la sociedad.

LAS MEDIDAS ALTERNATIVAS

La deuda pública ha sido importante para las finanzas de los gobiernos, les ha permitido realizar proyectos de inversión e intentar satisfacer necesidades de la población, sin  esperarse a recaudar los fondos fiscales que se requieren para ejecutarlas, y esta condición no solo es propia del municipio de Tepic, sino de decenas de Ayuntamientos que padecen la misma condición.

En el caso de Tepic, al sobregirarse su capacidad de endeudamiento, tenemos como resultado que casi el 50% de sus recursos vía participaciones se destinan al pago de intereses y capital a corto plazo; hoy, se le limita seriamente su capacidad de prodigarle bienes y servicios a la población ; se ha puesto en peligro las funciones de la tesorería para pagar a proveedores y deuda de corto plazo, a lo que está obligado a cumplir.

Mientras los legisladores federales y el nuevo presidente de la república se percatan de la necesaria reforma al marco constitucional de los Municipios, (artículo 115)  para que se les dote de capacidad recaudatoria propia, dado que los municipios no pueden fijarse sus leyes de ingresos ni sus reglamentos que imponen rubros fiscales escondidos a los contribuyentes; Ayuntamientos como el Tepic, con esta administración, se enfrentan al imperativo de modificar sustancialmente su esquema de servidores públicos.

Y también hacer una profunda revisión de las relaciones que se tienen con el Sutsem, dado que la vigencia del Estatuto Jurídico que regula las relaciones de los gobiernos estatal y municipal de sus trabajadores de base; al modificar su capacidad reglamentaria incidiría en el ámbito de los poderes federal y estatal, lo cual sería un factor para que el gobierno de la república ya no de palos de ciego sobre las deudas de Estados y Municipios.

Al “Toro” le ha correspondido la coyuntura de iniciar el fin de esta época de dispendios y de irresponsabilidad política de sus predecesores; políticamente peligroso y nada recomendable; debemos entender que el presidente municipal con su formación de técnico y con la experiencia que tiene en el servicio público, se le plantea el escenario un tanto complicado.

Puede actuar como lo indica la racionalidad política y financiera; enfrentarse a los fantasmas del pasado y apretar las tuercas a su cabildo; y la tarea más ardua, enfrentarse al sindicato para desprenderse del innecesario personal sindicalizado; es una era de sacrificios, financieros y políticos; porque solo de esta manera, el Ayuntamiento de Tepic podrá salir avante de la debacle en que se encuentra…

Contacto: luisi48@prodigy.net.mx

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido