¿Y QUE HACEMOS CON DEUDA Y SINDICATO.?

Luis Ignacio Palacios 10/01/2013 Comentarios

Eran los tiempos del gobernador Rigoberto Ochoa, siendo líder del Sutsem, Agueda Galicia inter actuaba con este escribano, merced a la asesoría que le prestaba sobre los montos reales que por cada ramo recibía el gobierno estatal vía participaciones federales; y pujaban en serio con los pelos en la mano, para demandar sus incrementos salariales. Rigoberto permanecía inmutable, decía que nones, no procede.

En una de esas reuniones en su despacho, donde revisaba su estrategia de pláticas con el entonces gobernador, Agueda me comentó que, “con Celso Delgado no había problema, nada más le hacíamos una grita y amenaza de paro y doblaba las manitas…, pero con este cabrón ni madres..!” Rigoberto sabía que los sindicatos pueden estirar la liga, pero no llegan a romperla, en su sexenio contuvo al sindicato y al igual que todos sus precedesores, cometió excesos al final, al basificar a sus incondicionales, aumentando la planta de sindicalizados.

Entonces, el siguiente gobernador y el subsiguiente han hecho lo mismo, con sus peculiares formas de inter actuar, el sindicalismo nayarita es uno de los pocos en México que contempla una serie de canogías inexistentes en la mayor parte de la entidades del país.

Fue una ocurrencia del caudillo Emilio “eme” González, dotar a los maestros jubilados del sistema estatal de una jubilación dinámica, y esta circunstancia es una enorme sangría al presupuesto; y recientemente, en los delirios del sátrapa, perturbado por su rampante impunidad aumenta a 90! días el aguinaldo para los trabajadores sindicalizados, y aumenta en más de dos mil nuevas plazas la planta laboral, desde meses antes que entregara la administración.

ROMPER EL CICLO VICIOSO

Una de las primeras reuniones que tuvo el gobernador Roberto Sandoval con los actuales diputados, entre otras cosas les pidió que “hagan el favor de decretar que ningún gobernador puede ya basificar gente, esto ya no aguanta ni una plaza mas..”

Si volteamos al pasado, veremos de qué manera se perdió una espléndida oportunidad de crear una financiera estatal con activos para que nunca sufrieran las administraciones con los incrementos salariales; el gobernador Rogelio Flores Curiel, creó el Instituto de Pensiones del  Estado, muy al estilo del que tienen en Jalisco, que, con buena administración y a lo largo de los años, es una entidad que resuelve este tipo de problemas.

El primitivismo del sindicato y de su líder de entonces, impidió su concreción, los trabajadores no quisieron que les descontaran de sus salarios para hacer la aportación proporcional; Flores Curiel, había conseguido fondos especiales de la federación para que en unos cuantos años, el instituto fuera viable.

Hoy, es realmente espeluznante la condición financiera del gobierno del Estado y de muchos municipios; pareciera que esa era la constante, con un presidente panista, todos los mandatarios estatales y ediles, habían de endeudarse hasta el tope; y el caso de Nayarit es todo un paradigma,  somos la entidad bajo el criterio per cápita, que mas adeuda.

Y si siguiéramos esa lógica, pues hay que ir a las escuelas privadas o los hospitales en donde se invirtieron parte de estos empréstitos, toda vez que el sueldo aún alto y exagerado del sátrapa que nos gobernó, definitivamente no alcanza para justificar su exultante riqueza.

Roberto Sandoval y Héctor González tienen un verdadero problema en sus manos, las empresas calificadoras ya no autorizan mas empréstitos, hemos llegado al terreno del no regreso; se imponen acciones de racionalidad financiera, del modo que pueden iniciar con estudios socio económicos de la alta burocracia en todas las dependencias, para percatarse que tales personas, que no dan los perfiles que se reclaman para sus trabajos, son absolutamente innecesarias.

Y en la planta de sindicalizados por igual, cientos, miles de basificados son un perverso lastre para la administración pública de los dos niveles de gobierno, fueron beneficiados por sus acciones de proselitismo político, no tienen porqué sangrar las nóminas.

Y de plano, que el sindicato, con Agueda enfrente la dura realidad de la cual en su momento ha sido cómplice; se tienen que modernizar las relaciones de los poderes con su burocracia, no mas paros locos, se impone el estricto cumplimiento de la Ley, del Estatuto Jurídico, son del siglo pasado estas prácticas de presión delincuencial a lo loco.

Empiecen con levantar las actas de responsabilidad y descuenten el día al trabajador que se ausente; hagan los estudios de factibilidad sin criterios políticos, hemos avanzado en la tecnología y métodos en la administración pública, sin duda cerca del 50% de la actual planta de basificados, son innecesarios.

A grandes males, grandes remedios, construyan una sociedad de emprendedores y acabemos con las rémoras improductivas que impiden la mejoría de la administración pública. Se ocupa, sesos y güevitos, alguien debe hacer punta, ¿a menos que…?

Contacto: luisi48@prodigy.net.mx

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido