ANNUS CRUEL E IMPUNE

Luis Ignacio Palacios 02/01/2013 Comentarios

Uno de los mayores crímenes sociales, ( y es que no podemos llamarle de otro modo) ha sido recurrente en este 2012 que feneció; a todo lo ancho de nuestra geografía, con la renovación de los poderes estatales y municipales, aflora la cloaca pestilente del sistema político mexicano; la impunidad de alcaldes y gobernadores de los Estados, que sin freno alguno, de la manera más irresponsable posible endeudaron las entidades a su cargo. Y ahí siguen, tan campantes, en una desvergüenza mayúscula que nos convierte en un país de cínicos.

Ahora, varios ex gobernadores y ex alcaldes están de plácemes, con un presidente de la república emanado del Pri, estiman –y quizás tengan razón- que nunca se verán denunciados ante las autoridades correspondientes para que paguen sus rapacerías, de nuevo la corrupción y la impunidad institucionalizada.

Este es la percepción que se generó cuando el titular de Hacienda Luis Videgaray, junto a los coordinadores parlamentarios del Pri y del Prd, concibieron la posibilidad de instrumentar una especie de “Fobaproa” para las entidades de gobiernos endeudadas de manera descomunal que de facto les impide el cumplimiento de sus funciones públicas.

La deuda pública de estados y municipios de todo el país, asciende a más de 409 Mil millones de pesos; la cual, dijeron no pone en peligro la funcionalidad del Estado mexicano, pero sí asfixia la prestación de servicios públicos; nada mencionaron del daño moral causado, el pésimo ejemplo de rampante impunidad que produce esta corrosiva práctica de aprovecharse de los recursos públicos de manera indebida.

En Tabasco, Granier (gobernante del Pri) le hereda a Arturo Núñez (proviene del Prd) un deuda superior a los 10 Mil millones de pesos, de los cuales 4 Mil millones son para pago de proveedores a corto plazo; mas o menos el mismo fenómeno similar en cantidades que heredó el sátrapa ex gobernador gonzález a Roberto Sandoval.

El municipio de Cuernavaca, tiene el 73% de las participaciones “amarradas” para el pago de sus empréstitos, el restante para gasto corriente; cero inversión pública y cero prestación de servicios adecuados para la otrora bella ciudad de la “eterna primavera”.

El problema fundamental de esta impiedad financiera, radica en que se origina en la perversión política de los gobernantes, ediles que llegan y se endeudan para ascender a las gubernaturas, y gobernantes que salen enriquecidos de manera notoria y como en el caso náyaro, aún tienen el descaro mayúsculo de aspirar a puestos del gobierno federal, poner consultorías y hacer vida social.

PESE A LA ALTERNANCIA

En México, los procesos de la alternancia política ocurrido hace doce años, no cambiaron nada de los vicios endémicos de nuestro sistema; se generaron grandes expectativas con la salida del Pri de la presidencia de la república; tenemos los mismos problemas sistémicos, ineficaz rendición de cuentas, la impunidad como norma, el clientelismo político que impide el inicio de la voluntad de la ley para castigar a quien la vulnera de manera voluntaria.

Y sobre todo, padecemos una abulia mayúscula en la ciudadanía cuya participación se ve difuminada por el status quo; si gobernantes y ciudadanos no tenemos una real cultura de la legalidad, todas las instancias de gobierno seguirán funcionando –pese a los procesos electorales democráticos- con enorme deficiencia, ante el azoro inaudito de un pueblo inerme ante la desmesura de sus gobiernos estatal y municipales.

Muchos son los especialistas que lo han dicho en todos los tonos; sin considerar la densidad del narcotráfico y de qué manera incide en la construcción del imaginario colectivo de la gente, los problemas fundamentales que tenemos en México son, por su magnitud, el soborno en los contratos de los gobiernos estatales y municipales, en la obra pública y en sus adquisiciones; la malversación de los recursos públicos, generado por la liquidez que les genera el endeudamiento sin freno de ediles y gobernadores.

La gravedad de la recurrencia de estos delitos, sin duda es la impunidad de los ediles y gobernantes que aún en activo, inciden en la inmovilidad política y poco o nada realizan para al menos ejercer acciones punitivas para medio cumplir políticamente ante los reclamos sociales.

Y si a este pantanoso y feo asunto le aunamos con que tanto la Contaduría mayor de hacienda de la Cámara de diputados federal y los Organos de fiscalización estatales, en sus informes de resultados de fiscalización, están cortados por la misma tijera, el uso y abuso de un lenguaje críptico, cifrado y no apto para legos, quedando como oscuros documentos que pocos tienen la paciencia de estudiar para actuar en consecuencia; de hecho no pocos hemos pensado que esta circunstancia pareciera que está hecha a propósito..!

Este es el saldo negativo de este annus horribilis del 2012, herencia maldita que permea en toda la sociedad, y el corolario es, la enorme impudicia que genera, y que impacta de manera brutal en la disminución de la confianza de la sociedad, en las nuevas generaciones para con las instituciones de gobierno locales, y que ante tal panorama, deciden ser esta clase de hombres públicos, sin ética, sin moral en una democracia de caricatura. Gobernantes corruptos, solo producen gobiernos ineficaces…

Contacto: luisi48@prodigy.net.mx

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido