¡CÍNICOS..! EL NEGOCIO DE LA POBREZA

Luis Ignacio Palacios 29/12/2012 Comentarios

Uno de los negocios –auténtica industria- más prósperos e inmorales en México y muchos otros países de América latina, es el denominado “combate a la pobreza extrema y a la marginalidad social” puesto que, los miles de millones de pesos que el gobierno de la república suministra para tal fin, no resuelven, no alivian la pobreza, pero en cambio generan corrupción y enriquecimiento ilícito de burócratas, políticos y presidentes municipales.

El caso del municipio de El Nayar es paradigmático; mucho del dinero que se provee para tal fin, “abatir la pobreza” viene del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo; y a lo largo de cincuenta años se ha demostrado que el dinero que se entrega a los gobiernos no llega a los más necesitados; se dilapida en burocracia, contratos a consultorías  y se desvía en las manos de los gobernantes y de los presidentes municipales.

Los gobernantes, no son el pueblo, dar ayuda a los gobiernos no es ayudar a la gente; y los criterios gubernamentales para medir la pobreza han sido erráticos, porque se refieren a una sola medición, cuando en la inmensa mayoría las zonas de pobreza extrema en México, tienen factores multidimensionales; puesto que analizar solo el ingreso como una aproximación del bienestar económico de la población, no es lo adecuado.

No ha sido conveniente definir un umbral o línea de pobreza (que representa el ingreso mínimo necesario para adquirir una canasta de bienes considerados indispensables) y se compara con el ingreso de los hogares para identificar a la población que carece de las condiciones necesarias para satisfacer sus necesidades, siempre y cuando se puedan adquirir a través de los mercados de bienes y servicios.

La Ley General de Desarrollo Social, en su artículo 36, establece que para la medición de la pobreza en México deben considerarse, de manera simultánea, los derechos sociales y el bienestar económico.

De esta forma, derechos sociales y bienestar (asociados al principio universal e inalienable de libertad individual) reflejan el espíritu de una ley que considera un vínculo social contractual entre el Estado, la comunidad y los individuos con el propósito fundamental de garantizar el acceso de toda la población al desarrollo social y humano que la sociedad es capaz de generar.

Pero como siempre sucede en nuestro país, del texto legal con todas sus buenas intenciones, ni se consolida esta política gubernamental, merced a los altos grados de ineficacia, cinismo y corrupción que prevalece en las autoridades municipales, en los delegados de Sedesol y gobiernos estatales, que han hecho in pingüe negocio con los dineros públicos tendientes a paliar la pobreza extrema y la marginalidad social.

EL CASO DE EL NAYAR

Ha sido uno de los municipios al que mayores recursos le remite la federación, su presupuesto de egresos para este ejercicio fiscal del 2012, es de $ 293,510,784.52  DOSCIENTOS NOVENTA Y TRES MILLONES Y MEDIO..! para una dispersa población de 34,300 habitantes; en relación a otros municipios locales, comparemos sus presupuestos:

San Pedro Lagunillas su presupuesto para este año es de $ 49,905,015.00 casi cincuenta millones con una población decreciente de  7,510 habitantes.

Amatlán de Cañas tiene un presupuesto de  $ 46,055,275.28 con una población de 11,118 habitantes; en ambos municipios, su gente tienen índices de bienestar social superiores a los de El Nayar, ¿porqué..? por que sus pobladores han emigrado a la Unión americana y les envían remesas de dólares a sus familias.

En el presupuesto del municipio serrano, está contenido el presupuesto que el corresponde por el Fondo de Infraestructura Social Municipal, que está destinado “para abatir marginalidad y pobreza extrema..”, por la cantidad de $ 81,305,870.04.

En cambio este mismo FISM para Amatlán de Cañas es de $ 3,206,176.67 TRES MILLONES y feria..! y para San Pedro Lagunillas, solo le remiten $ 2,208,260.49 DOS MILLONES y miles de pesos.!

A estos recursos para el municipio serrano, la delegación de la Sedesol, le remite millonarios recursos del ramo 20, destinado “para combatir marginalidad y pobreza” que se ejercen directamente los presidentes municipales mediante convenios con los municipios para programar las partidas presupuestales; en los cuales por cierto el gobierno del Estado no interviene.

¿Con tanto dinero disponible no se abate la pobreza..?

Después de Tepic y Bahía de Banderas, El Nayar es el tercer municipio  que más recibe participaciones federales, más que Ixtlán del Río, que Acaponeta, San Blas y Tecuala; con mayores poblaciones y con vocaciones productivas diferentes a las que se tienen en la sierra.

¿Porqué bajan sus etnias y sus caciques a causar lástimas en el Congreso..? con sus plantones y letreros con el texto “el hambre nos ha unido..” ¿es humanitario donar dinero, medicinas, ropa, comida en la mesa de recepción que tienen instalada en la plaza bicentenario..? ¿qué nos dicen los dictámenes de las auditorías que el OFS le ha practicado a este municipio..? la del 2011 apenas se publican en el próximo mes de noviembre.

La de 2010, fue hecha por la Auditoría superior de la federación, de la Cámara de diputados federal; y le imputa malos resultados a la gestión municipal, dado que “no se cumplen los objetivos de los programas sociales y se dejaron de aplicar sus presupuestos..” y

“El municipio no difundió entre sus habitantes, en su página de Internet y en otros medios locales de difusión, el monto recibido del FISM, las obras por realizar, su costo, ubicación, tipo de obras, acciones, metas y beneficiarios, así como los resultados alcanzados.” Además en

“En dos acciones fuera de rubro; mezcla de recursos de otras fuentes de financiamiento en la cuenta bancaria del fondo; normativa no cumplida para incrementar la transparencia del ejercicio del fondo, y falta de un programa de desarrollo institucional, para que fuera convenido entre los tres órdenes de gobierno.”

El actual presidente municipal, el ingeniero agrónomo Manuel Rivera Taizán, que ya presume en su currícula maestrías en pedagogía y un doctorado en “ciencias de la educación” mucho tiene que informarle a la opinión pública qué es lo que hace con las cifras millonarias que la federación y el gobierno estatal le remiten.

Ladino como pocos, con el talante huidizo y desconfiado de los hombres de la sierra, mantiene un bajo perfil en sus acciones que lleva a cabo en el Congreso y con los miembros del gabinete del gobernador Roberto Sandoval; el hecho de ejercer un presupuesto anual de casi 300 millones de pesos, sin que tenga opositores políticos que lo critiquen o fiscalicen su ejercicio, careciendo de prensa y de organizaciones sociales o políticas que vigilen la marcha del Ayuntamiento, tiene como corolario una opacidad mayúscula.

Millones y millones de pesos echados a un barril sin fondo! Esta circunstancia que priva en el municipio de El Nayar, es de una sinvergüenzura mayúscula, presidentes municipales, ineficientes y cínicos.., sale más caro, el caldo que las albóndigas…

Contacto: luisi48@prodigy.net.mx

 

 

 

 

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido