IGNORANTIA LEGIS NON EXCUSAT

Un estimado periodista, del género de opinión, chismes, confronta, adulación y demás yerbas, el día de ayer, en el prestigiado diario en que participa, le dio cuerda, larga cuerda a una información equívoca, grave yerro porque su fuente es un abogado presidente de una organización de letrados; el tema es el ingreso de los magistrados del Tribunal Superior de Justicia, señaló que su pensión es vitalicia.

Al no ser ratificados por el Congreso, conforme al procedimiento que la Constitución local establece, se ubican en el párrafo décimo primero del artículo 81 de la misma Carta local, que a la letra establece:

“Si el Congreso del Estado resuelve la no ratificación, el Magistrado cesará en sus funciones a la conclusión del periodo para el que fue designado, teniendo derecho a un haber por retiro en los términos que señale la Ley Orgánica del Poder Judicial; y se procederá a realizar un nuevo nombramiento en los términos del artículo 83 de esta Constitución”.

Precepto que nos remite al numeral 53 de la Ley invocada, que en su apartado 2 señala con claridad: “y al vencimiento de su periodo tendrán derecho a un haber por retiro, que consistirá en el pago mensual íntegro de las percepciones que correspondan a los magistrados en activos durante un año”.

Existen muchas inequidades presupuestales dentro del sistema político mexicano; en los tres poderes, en los tres niveles de gobierno, y en las entidades para estatales, los salarios de los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, son, junto a los que perciben los vocales del Instituto Federal Electoral, absolutamente espeluznantes, porque son complementados con altos sobre sueldos, fondos de ahorro, de retiro y demás.

Los ingresos de los servidores de un gobierno como el de Nayarit, son en cierta medida proporcional con sus presupuestos de egresos, los tres poderes estatales, tienen menores ingresos que los funcionarios de tercer o cuarto nivel de la federación.

La responsabilidad de los magistrados del poder judicial, impone restricciones a sus actividades profesionales, si son Notarios, están impedidos para ejercer su Fiat, solo les queda las labores docentes; en caso de que sean sujetos de un procedimiento de responsabilidad, quedarán marcados para toda su vida.

En el caso de nuestro buen amigo, el influyente columnista de opinión, otro yerro es que señala que el ingreso de los magistrados es de cien mil pesos mensuales; la verdad es que brincos dieran por tal cantidad, hay que revisar la Ley de Egresos estatal; y pues sí, no caer en la tentación de periodismo estridente con tan expósita ignorancia del cuerpo legal que rige la existencia de las instituciones públicas del Estado.

Artículo anteriorCREAR, SABER, OBJETIVO DE LA FERIA DEL LIBRO
Artículo siguienteCOHESIONAR LAS REFORMAS
Incursiona en géneros periodísticos, hace reportajes e investigación; es abogado, en “La Voz de Nayarit” como analista político. Los avatares del periodismo de opinión lo llevan al extinto “El Nayar”; posteriormente al revivir el diario como “Meridiano” es uno de sus columnistas principales. El gobierno de Celso Delgado y las organizaciones de periodistas le entregan el Premio Estatal de Periodismo 1993 en la modalidad de “Crónica”. Hace treinta y cinco años nace el periódico regional “Avance” y desde entonces es miembro de su página editorial como analista político. Pionero en Nayarit de periodismo en Internet, publica una página en la web “Crónicas del Sexenio”; se muda un par de años a Nuevo Vallarta y publica en los periódicos “Vallarta Opina” y “Nayarit Opina”. De regreso a Tepic incursiona en la Televisión pública como analista político. Establece una Consultoría Jurídica-Política y retoma el espacio en Internet, como periodista de opinión y reportero entrevistador.