DISOLUCIÓN O RECONSTRUCCIÓN DEL PODER

Luis Ignacio Palacios 10/12/2012 Comentarios

Ennegrece al gobierno de Roberto…

Son muchos los signos, demasiados los factores que inciden en el escenario del poder que ejerce el gobernador Roberto Sandoval, que nos indica una circunstancia que le impide concretar su hegemonía en la paradójica condición de que siendo un gobernador sin Némesis, pareciera que es rehén de la herencia perversa que le dejara el sátrapa que le precedió y con la cual se encontró, y, conforme las percepciones generales, aún no ha podido o querido desembarazarse del todo.

La quiebra financiera ha sido el leit motiv de uno y de todos los conflictos que se han generado en esta naciente administración, comenzando con los cientos de empleados innecesarios que fueron basificados en los últimos dos años del gobierno anterior, la engorda de la nómina de manera artificiosa, ha sido considerada como la primera gran perversidad del esquizoide de la Mololoa, cerrarle el margen de maniobra para que Roberto instrumentara su particular diseño de los hombres y mujeres a quienes le debe algo para hacerlos merecedores de estar en la administración a su cargo.

El gobernador Sandoval, en lugar de reaccionar por instinto político y lo que le aconsejaría el librito, dejó su sentir su encabronamiento pero hasta ahí, e impulsó una medida que trajo y sigue trayendo las mas acres descalificaciones para su naciente administración, promovió en el Congreso del Estado, un nuevo endeudamiento de cientos de millones de pesos con el objetivo de reestructurar la enorme deuda que le heredaron con pagos a corto plazo; y según los argumentos de la necesidad de la medida, obtener mejores plazos y menores tasas de interés.

Tal cual fue la argumentación y tal cual, el diputado presidente de la comisión de gobierno Armando García hizo lo correspondiente para obsequiar, ante las críticas de los medios y la gente lastimada por el engendro del caudillo, el nuevo empréstito que, para los efectos políticos y jurídicos, con este decreto y la consiguiente reestructuración de la mega deuda, se le favorece al ex gobernante.

Dado que, es el propio ejecutivo y el Congreso local, quienes, con este decreto convalidan  la validez de la deuda y la asumen en la normalidad legal, quitándole todos los agravantes de haber ejercido el poder de manera irresponsable, y la única causal inimpugnable en el supuesto de haberse generado en su oportunidad, una demanda de juicio político; esta es la primera convicción que prevalece en la gente de la iniciativa privada y de las gentes que tiene el grupo del ex gobernador, incrustados en el actual gobierno en funciones estratégicas.

Todos nos seguimos preguntando, ¿qué clase de cosas son las que le impiden a Roberto Sandoval dar el lógico y natural “golpe de timón” para recomponer el ejercicio del poder, sin los enclaves administrativos y financieros del sátrapa gonzález..?

NO BASTA EL DESLINDE VERBAL

Dos fueron las ocasiones en las cuales, públicamente Roberto Sandoval se deslinda políticamente de quien le precedió, incluso -imo in pectore- dijo que “este gobierno sí da la cara, no es cobarde ni hace payasadas como el anterior..” frase que fue aplaudida por sus corifeos y hasta por sus detractores; otros, le recomendaron que no se quedara solo en el deslinde verbal, que hiciera lo que todo gobernador en plenitud debe de hacer.

La gente, el pópulo quiere sangre, existen demasiadas irregularidades cometidas por los funcionarios del anterior gobierno, su colaborador, el responsable de la Contraloría estatal, Roy Rubio, en unas cuantas semanas debió tener listos los expedientes para actuar en contra de algunos de ellos, sin duda los más connotados, como el secretario de finanzas, o el exultante Florencio Román Mesina, y tres o cuatro personajes menores que fueron quienes operaron con opacidad la concreción y el manejo de la deuda.

Apenas hace unos días el gobierno del Estado filtra en los medios, puesto que no se ha convocado a una conferencia de prensa que explicite todos los alcances de tal procedimiento, que han sido citados a la Contraloría cinco de  los ex funcionarios que manejaron las tripas de los movimientos financieros del anterior gobierno; mal y tarde se percibe esta medida.

Sobre todo, que en cualquier dependencia, llámese Salud, Sepen, fondos de pensiones, aportaciones a la  UAN, aportaciones a convenios con la burocracia, a los municipios y un largo etcétera, existe el registro de la sustracción indebida de los recursos públicos que llevó a cabo el sátrapa de la Mololoa; y sin embargo este año de pasividades políticas, administrativas y jurídicas es la peor de las señales que puede mandar el gobierno de Roberto a una sociedad que ve con azoro la incómoda condición en que se le diluye el ejercicio del poder al actual gobernante.

No basta pues el deslinde verbal, es menester una acción contundente y ejecutiva para que se entienda, -la eutanasia del grupo político, la disolución de las huestes de la ola roja- que este gobierno no tiene complicidades con el pasado, y quiere construir un serio pacto con las fuerzas productivas de la entidad.

Roberto Sandoval ha llevado a cabo, de manera paulatina su personal estilo, mesurado, desconfiado y con imaginación ha resuelto la impronta de la astringencia financiera; sin embargo, en este tamiz  ya trascienden “cosas” ¿otra vez el poder se ejerce de manera endogámica…? Si pudo recomponer el escenario de partidos, difuminando al Pan y a otros adversarios menores, ¿a qué obedece esta inacción política, a qué..? ¿ a que no tiene partido.., o todos los resortes del poder..?

El gobierno anterior y su titular, es quizás la historia más vergonzosa que ennegrece al Nayarit de hoy, al gobierno de Roberto que sin duda merece mejor suerte…

Interactúa con el autor, deja un comentario u opinión »

Ir al contenido