BITÁCORA DEL MÉDICO VETERINARIO 3

Festivales, ferias, futurities, derbys, campeonatos nacionales charros etc. Otoño es una gran época del año, en lo que a actividades ecuestres se refiere, muchos dirán que los caballos se comportan mejor en este tiempo, lo que es cierto es que también tenemos que adaptar a nuestros equinos a estos cambios de clima. Días pasados recibí la llamada de un entrenador de caballos de carreras que «tiene toda su vida en esto» a que le ayudara con un potrillo dosañero bruto que iba a participar en un futurity regional, «hay dinero en juego» por eso quería hacerle «todo» . Antes de que me presentara al potrillo ahí estaba recitando todo lo que le estaba metiendo de productos, la lista era de como 10 o 12 entre vitaminas, hormonales, suplementos para articulaciones y cascos, ha, eso mas sus «sueros» medico.

El motivo de la consulta fue que quería limar las muelas ya que a pesar de «todo» lo que le metía al caballo este como que «no se agarra muy bien». El plazo para la carrera era menos de tres meses, para un potrillo dosañero, bruto que no sabe nada puede ser suficiente, pero al primer intento de querer examinarlo me doy cuenta que este potrillo es mas desconfiado y  nervioso de lo normal, no está acostumbrado a ningún tipo de manejo, en su historia clínica el entrenador es el encargado junto con el dueño de llevar su calendario de vacunación y desparasitaciones. Nunca se le han hecho copros, ni biometrías, eso ahorita no es importante (¿?!!). Con mucha paciencia y cuidado después de dos intentos pudimos rebajar odontofitos y retirar los dientes de lobo.

Por esas mismas fechas me toca revisar en unas caballerizas de un arrendador famoso un caballo que lo estaban haciendo al baile, potro español de 4 años y medio, castaño con unos orígenes que pocos se ven aquí en México, al preguntar cuál era el problema con él me dicen que lo único que quieren es «ponerle sueros» porque en una semana va a ver un concurso de baile, ya está listo y quieren que vaya «bien puesto».

Al igual que el anterior ejemplo el dueño y el arrendador son los encargados de las vacunas y desparasitaciones, ya tiene «todo». Al menos en este caso se hizo una biometría para conocer el estado general del animal. La biometría no muestra un animal con una gran condición, sino al contrario que el stress al que ha sido sometido puede llevar a una infección, todo lo contrario a lo que me había dicho el manejador.

Caso similar ocurrió con un caballo de rienda charra, estaba ya por irse al nacional charro en Zacatecas, con uno de los equipos que ya han sido campeones nacionales amigos del dueño se lo habían pedido. Los orígenes de este macho de 6 años vienen de USA con premios en rienda, con sus progenitores ganadores de más de 3 millones de dólares. El caballo tiene «todo» y se le ha cuidado muy bien lo único que le hace falta es darle una limada de muelas.

El desenlace de estas 3 historias fue que el potro dosañero faltando una semana para la carrera cae enfermo de problemas respiratorios no comió bien y llegado el compromiso corrió, pero quedó en ultimo, sorprendiendo al dueño y al entrenador ya que había enseñado mas. Al caballo de baile cuando regresé con los resultados de la biometría, lo noté con problemas respiratorios los cuales se agravaron después del concurso al cual le fue mal. Y al caballo de cala ni siquiera llego al congreso nacional ya que días antes se enfermo de «garrotillo».

La conclusión que podemos sacar de estos tres casos es que los dueños, manejadores y entrenadores subestimaron el calendario de vacunación ya que ninguno se acordaban de cuáles y cuando fue que se vacunaron los animales pero ellos estaban seguros de que tenían «todo», junto con el stress y cambio de clima hicieron un medio adecuado para que los virus y bacterias les provocaran un problema respiratorio. Casos similares vemos con las yeguas de cría, que después de hacer el esfuerzo de cargarlas y hacer un diagnostico temprano de gestación, las sueltan a potrero esperando a vuelta de año regresen con un potro, sin embargo esto no sucede.

Muchos factores intervinieron para que estos animales no tuvieran un optimo desempeño el día en que se requería, lo que podemos señalar es que se pudieron de alguna forma prevenir.

Ahora que las temperaturas empiezan a disminuir es necesario contemplar las recomendaciones necesarias para que nuestros caballos se mantengan en la mejor forma posible. En algunos casos los caballos permanecerán mayor tiempo en caballeriza, la humedad, el amoniaco y el polvo predisponen a cierto tipo de alergias y problemas respiratorios crónicos.

Con el agua fría el caballo toma menos agua, ello puede llevar a cólicos por impactación. Otra condición que ocasionan las bajas temperaturas es la baja de peso, debido a que el caballo quema más calorías para mantener su temperatura normal, esto no quiere decir que debes de sobrealimentar o sobrecargar de  grano sus dietas, checa con tu veterinario el tipo de dieta lleva y así se pueden hacer recomendaciones sobre qué es lo que debemos de incrementar o mantener durante estos meses de otoño-invierno.